Aunque la serie de Los Nuevos Mutantes se viese como una colección secundaria surgida al amparo del éxito de la Patrulla-X, Chris Claremont y Bill Sienkiewicz se esforzaron para demostrarnos que tenían mucho, y muy interesante, que contarnos sobre el grupo de Bebes-X. Y lo consiguieron.

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v80), quality = 90

Los Nuevos Mutantes #2: Fiesta de Pijamas (Marvel Gold) (cartoné)
Edición original: The New Mutants 18-34, Annual 1, Special Edition 1 y The Uncanny X-Men Annual 9 USA
Fecha de edición: julio de 2019
Guión: Chris Claremont
Dibujo: Bill Sienkiewicz, Bob McLeod, Steve Leiahola, Arthur Adams
Formato: Cartoné, 608 págs. A color.
44,95€

A mediados de los ochenta, Bill Sienkiewicz entró a dibujar la colección de Los Nuevos Mutantes, en una etapa diferente a cualquier cosa que nunca hubieran visto los aficionados. Con Chris Claremont a los guiones, nació una obra maestra, ahora recopilada al completo en este monumental volumen.

Panini continua reeditando el material original de Los Nuevos Mutantes, tras el primer volumen editado hace unos meses, y en este volumen, titulado “Fiesta de pijamas” la creatividad de Chris Claremont se ve excepcionalmente incrementada gracias al trabajo de Bill Sienkiewicz, juntos nos regalaron una etapa mítica que está, prácticamente, recogida en su totalidad en este volumen y que algunos aficionados de la época, entre los que me incluyo, no disfrutamos ya que el dibujo nos parecía demasiado “raro”, por suerte los años dan la madurez necesaria para disfrutar del profundo e impresionista trabajo de Sienkiewicz.

En “Fiesta de pijamas” viviremos varios momentos épicos para la mitología mutante, desde la saga del Oso Místico, una de esas idas de olla  que parecen escritas expresamente para lucimiento del dibujante pero que además tiene un poso que desde el primer momento hace que nos demos cuenta de que estos no son los “Bebes-X” con los que Kity Pride se refería a los Nuevos Mutantes, y que pudo hacer daño, de forma inconsciente, a los lectores que seguíamos la Patrulla-X al hacernos creer que estas eran aventuras más ligeras y enfocadas al público infantil. Nada de eso, la Saga del Oso Mística es una pesadilla muy adulta en la que se descubre, plenamente, el giro adulto que sufrirá la colección.

Además tenemos la llegada de Warlock, el ser tecnorgánico que Claremont inventó para disfrute de Sienkiewicz y cuya representación gráfica nadie ha logrado superar en todos estos años. A continación Bob McLeod, con su estilo realista ganando enteros, se encargó de dibujar la llegada de Lila Cheney a la vida de los Nuevos Mutantes y, especialmente, a la de Bala de Cañón. Por si fuera poco el Club Fuego Infernal empieza a hacer de las suyas e integran a una peligrosa enemiga del grupo, Selene, en sus filas.

Pero aún hay más porque, poco a poco, iremos viendo como Magneto se va recuperando de sus heridas y relajando sus opiniones acerca de los humanos. Aún habrá tiempo para reencontrarnos con Capa y Puñal y lo que sus poderes están haciendo a Mancha Solar y a Loba Feroz, y lo que esto implicará para Illyana Rasputín y su destino de convertirse en la encarnación del Mal.

Poco a poco se va fraguando otra historia relacionada con una nueva arena de gladiadores a la que Amara y Mancha Solar serán arrastrados y que tardará en solventarse dado que el Todopoderoso interfiere y evita el rescate de ambos, queda por saber quién se oculta tras esa organización que masacra humanos y mutantes para deleite de las masas enriquecidas. Descubrir quién se oculta tras esa misteriosa identidad es algo que pondrá en jaque a los Nuevos Mutantes, como en su día puso en jaque a muchos lectores que no acababan de creerse quién movía los hilos.

Ah, también tendremos tiempo para conocer al hijo de Charles Xavier, Legión, e involucrarnos en su misión de rescate. Para finalizar este inmenso volumen tenemos los dos anuales de las Guerras Asgardianas, esa mítica aventura que Panini ya recopiló en el volumen de La Patrulla-X El Juicio de Magneto y que se va fraguando en estas páginas.

En conjunto debo decir que la etapa de Chris Claremont y Bill Sienkiewicz es magistral, con ambos artistas potenciando las cualidades del otro y con un patriarca que supo explotar al máximo las capacidades de sus dibujante, Sienkiewicz es el que lleva más fama pero los años me han demostrado que el trabajo de Bob McLeod también era muy disfrutable. La combinación de la definición de personajes con las ilustraciones de Sienkiewicz nos ofrece momentos realmente expresivos e impactantes que sobrecogieron a los lectores de entonces, y que también lo harán con aquellos que, como yo, no disfrutaron de esta etapa en condiciones.

El desarrollo de personajes, la interacción entre ellos y las amenazas que Claremont no dejaba de poner en el camino de los Nuevos Mutantes se ven magnificados y magistralmente expresados por Bill Sienkiewicz, un artista que revolucionó el género con sus aportaciones.

En cuanto a la edición de Panini cómics lo cierto es que es realmente espectacular, es imposible no acabar atrapado por un volumen tan bien editado y con tanta información extra. Quizás algunos encuentren censurable que se vuelvan a reeditar las Guerras Asgardianas pero era necesario que este material apareciese aquí ya que afecta notablemente a la vida de los Nuevos Mutantes.

En definitiva, uno de los mejores tebeos de superhéroes que encontraréis en vuestras librerías especializadas.