linea_separadora

Los héroes de acción más populares de los años ochenta y noventa se reunieron, con menos pelo y más canas, con menos músculos y más quilos, en la más macarra aventura de Sylvester Stallone a ambos lados de la cámara. En «The Expendables» («Los Mercenarios» en castellano, aunque su traducción más exacta sería «Los Prescindibles») Sly se rodeó de un extenso reparto de actores de cine de acción de los años ochenta y noventa, su «grupo salvaje» particular, Danny Trejo, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lungdren o Mickey Rourke, con Bruce Willis y Arnold Schwarzenegger haciendo cameos, para contarnos la misión de un grupo de mercenarios veteranos, y expertos en sus respectivas especialidades, contratados para derrocar a un despiadado dictador y narcotraficante de una pequeña isla caribeña que se verán atrapados en una telaraña de engaño y traición. Una vez fracasada la misión en la isla de Vilena, tendrán que enfrentarse a un reto aún más difícil: salvar sus vidas, recuperar la unidad del grupo y la amistad que los ha unido durante largos años. Acompañados por Eric Roberts, Steve Austin, David Zayas y Charisma Carpenter, la película resultaba ser una vuelta de tuerca a los grandes héroes de acción y un homenaje a los films de un género que explotó entre los años ochenta y noventa. Entre los nombres previstos inicialmente, Kurt Russell y Jean-Claude Van Damme rechazaron sendos papeles, Brittany Murphy murió antes de iniciar los rodajes y Wesley Snipes fue arrestado por evasión de impuestos. Y Arnold Schwarzenegger prefirió reducir su participación a un simple cameo debido a su, por aquel entonces, carrera política como gobernador de California.

La película es exactamente lo que promete: adrenalina y masculinidad. Curiosamente la taquilla respondió cuándo, en el año 2010, los conceptos en los que se basaba el cine de los años ochenta y noventa, el festín VHS de machos, explosiones, disparos y peleas ya no era un plato del gusto de la mayoría de los espectadores.

El éxito de «Los mercenarios» propició dos secuelas tan desenfadadas como geniales, «Los mercenarios 2«, de Simon West en 2012 y «Los mercenarios 3«, de Patrick Hughes en 2014, en la que otras reconocidas figuras del cine de acción (Jean-Claude Van Damme, Chuck Norris, Mel Gibson, Antonio Banderas, Wesley Snipes, Harrison Ford,…) se sumaron a la fiesta. Para nuestra sorpresa, Steven Seagal no ha formado parte del cóctel explosivo de los machos mercenarios de Stallone, pero no descartamos que si se rueda una cuarta parte el actor de «Alerta Máxima» se incluya en el reparto.

linea_separadora