linea_separadora

El título de la película del noruego Tommy Wirkola ya es toda una declaración de intenciones de lo que el espectador va a encontrar cuando se apaguen las luces de la sala. No hay ambigüedades, y ni siquiera el espectador despistado se confundirá. No hay dudas del género al que uno debe ubicar el film. Sí, “Zombis Nazis” es una comedia gore​ repleta de muertos vivientes comecerebros con esvástica que tiñen de color rojo sangre la blanca nieve noruega.

El mundo de los zombis, de los muertos vivientes, de los comecerebros, ha dado para programar infinitos ciclos sobre el asunto. La vuelta de tuerca que propuso el director noruego Tommy Wirkola posiblemente es de las más divertidas y originales que nos han llegado en los últimos años. Tronchante y sin líneas rojas, tan divertido como pasado de rosca, “Zombis Nazis” (“Død snø” en su original en noruego que sería, literalmente, “Nieve Muerta“) nos cuenta como un grupo de siete amigos y amigas, estudiantes de medicina, se prepara para pasar unas vacaciones geniales en la montaña, y cuentan con todo lo necesario para pasarlo bien: esquíes, motos de nieve, trineos y mucha cerveza. Sin embargo, un escuadrón nazi de la Segunda Guerra Mundial que ha vuelto de entre los muertos para seguir luchando por el Tercer Reich tienen otros planes para nuestros incautos protagonistas… Pocos de ellos saldrán vivos de sus vacaciones, gracias a las ingeniosas muertes que tiene preparadas para ellos por su director y guionista, y que nos harán desternillarnos de risa en el sofá.

Protagonizada por Vegar Hoel, Stig Frode Henriksen, Charlotte Frogner, Lasse Valdal y Evy Kasseth Rösten, entre otros, esta película podría haber sido un thriller sobrenatural, o una película de terror al uso, pero la elección de Tommy Wirkola fue la mejor posible: una comedia terrorífica. Humor negro con mucha mala uva, bañado en litros de sangre roja, que escandalizará a los espectadores más sensibles y deleitará a los acérrimos fanáticos del género. Y el éxito de la propuesta, como no podía ser de otra manera, alumbró una secuela unos años después (“Zombis Nazis 2: Rojos vs Muertos“, en 2014) que pasó por la 47a edición del Festival de Sitges, donde fue recibida con entusiasmo y aplausos.

linea_separadora