Hay libros que te pasan desapercibidos hasta que algo te llama la atención, y en el caso de «La extraordinaria familia Telemacus«, de Daryl Gregory, lo que me llamó la atención fue un galardón, pero el libro editado por Blackie Books merece toda vuestra atención.

La extraordinaria familia Telemacus
Título original: Spoonbenders
Daryl Gregory
Traducción: Carles Andreu
Ilustrador de cubierta: Marc Torices
Número de páginas: 552 pags
Tamaño: 14 x 21 cm
Encuadernación: cartoné
ISBN: 978-84-17059-52-1
23,90€

Teddy Telemacus es un hombre encantador y un encantador de mujeres. Sus poderes se limitan a tener manos rápidas para trucos y cartas, pero le sirven para manejarse en los bajos fondos mafiosos y para conocer a Maureen McKinnon durante un curso experimental de telequinesis organizado por la CIA en plena Guerra Fría. Ella es una asombrosa mujer con superpoderes que se enamora de él a pesar de que adivina cada uno de sus pensamientos. De esta unión, nacen tres niños prodigio: Irene detecta las mentiras, Frankie mueve objetos con la mente y Buddy, el más joven, puede predecir el futuro.

Son la extraordinaria familia Telemacus y con ese nombre triunfan en espectáculos por todo el país y también en shows televisivos de los años setenta. Dos décadas después la familia está en horas bajas. La matriarca falleció y ninguno sabe seguir con su vida. Entonces el hijo de Irene, Matty, descubre que puede salirse de su propio cuerpo cada vez que se excita pensando en alguna chica. La CIA vuelve a llamar a la puerta de esta estirpe. ¿Es eso una buena o una mala noticia? ¿Regresarán los años dorados del clan?

Daryl Gregory entrega una ambiciosa, memorable y divertidísima historia familiar. Una versión paranormal de Salinger y entrañable de Foster Wallace. Un cruce entre los X-Men y las excéntricas familias de Wes Anderson.

Gracias a la publicación de los premios Kelvin 505 de 2019 descubrí La extraordinaria familia Telemacus, un libro que me había pasado totalmente desapercibido y que ahora, aprovechando la canícula, he recuperado y disfrutado enormemente que, para la edición española, cuenta con una maravillosa portada de Marc Torices que supera notablemente a la edición estadounidense.

La extraordinaria familia Telemacus, Spoonbenders en el original (Doblacucharas), nos habla de la familia Telemacus, una portentosa familia de médiums y otros poderes que a mediados de los años 60 estuvieron a punto de rozar el éxito y la fama a nivel nacional pero que dos décadas y pico después acaban convertidos en una familia disfuncional, con miembros que o bien tienen problemas con la mafia, o bien tienen poderes que les han arruinado la vida o bien sobreviven al día a día. La anteriormente famosa familia Telemacus es ahora un chiste, aunque la CIA sigue interesada en colaborar con ellos por la fama que tuvo la matriarca, Maureen McKinnon, al utilizar sus poderes durante la Guerra Fría a favor de los Estados Unidos. Ahora, décadas después, los nietos de Teddy Telemacus y Maureen vuelven a ser objetivo de la CIA por sus poderes y Teddy, un timador sin poderes, es el único encargado de protegerlos de la CIA, la última petición de Maureen a su marido.

La extraordinaria familia Telemacus es un rompecabezas, un puzzle extraordinario que incluye a seres con capacidad de ver el futuro y, por lo tanto, anticiparlo y evitarlo, aunque no es nada sencillo evitar el futuro, especialmente cuando miembros de la familia Telemacus están involucrados en esos acontecimientos.

Daryl Gregory ha logrado plasmar en La extraordinaria familia Telemacus un rompecabezas gigantesco con distintos puntos de vista de los miembros de la familia, un puzzle que abarca diversos momentos del pasado, de los años 60 y 70, así como del “ahora”, los años 90, y que fija una fecha límite y misteriosa.

La extraordinaria familia Telemacus ha sido finalista de los premios Nebula, Mejor libro NPR en 2017, Selección de los Editores de Amazon Top 20 en 2017 o, ya en España, ganador del ya mencionado Premio Kelvin 505 de 2019.

Estamos ante una grandísima novela de ¿ciencia-ficción? ¿fantasía? En cualquier caso es un libro superrecomendable que, sólo por el disfrute de ver cómo encajan las piezas, ya merece la pena.