Una nueva entrega de la Colección Runas de Alianza Editorial y un nuevo título al que prestar mucha atención porque, aunque nos exija un pequeño esfuerzo inicial, nos sorprenderá con una lectura adulta en la que las intrigas palaciegas se ven reforzadas por los Assassini que deberán hacer frente a un ejército de hombres-lobo en una Venecia que nunca existió, pero que os robará el corazón. No, no dejéis pasar la oportunidad de leer, y disfrutar, con “La Espada Maldita” de Jon Courtenay Grimwood, la primera entrega de la “Trilogía de los Assassini”.

 

"La Espada Maldita" (Jon Courtenay Grimwood, Alianza Editorial)La Espada Maldita
Trilogía de los Assassini 1
Jon Courtenay Grimwood  
Alianza Editorial / Colección Runas
ISBN: 9788420648866 
20.00 €

Es el siglo XV y Venecia está en la cima de su poder. En esta ciudad, mezcla de opulencia y hedor a cloaca, aparece el primer vampiro en Europa, setenta años antes que Drácula.

Atilo, el jefe de los Assassini del duque Marco, descubre a un muchacho agachado sobre un hombre al que acaba de matar. La velocidad a la que huye el muchacho le asombra. Y Atilo sabe que tiene que encontrarlo, no para matarlo, sino porque finalmente ha encontrado a alguien digno de ser su aprendiz.

La Espada Maldita nos presenta una Venecia ficticia a comienzos del siglo XV, una ciudad-imperio que basa todo su poderío en su flota comercial y en sus rutas con el lejano Oriente. Conviene recordar que, asentados sobre una gran flota naval los venecianos fueron, durante siglos, la potencia naval del Mediterráneo. Una gran ciudad enemistada con las ciudades estados italianas, y el resto de naciones, que sobrevivieron gracias a su amplitud de miras, sus tratos con cristianos y musulmanes y su despiadada política de alianzas que hacía que el aliado de hoy pudiese ser el enemigo de mañana. ¿No os parece una maravilla de escenario para una novela de fantasía?

El libro comienza con un adolescente, Tycho, encerrado en una cruel prisión donde es torturado por la propia esencia de su prisión. Después, el comienzo del libro es exigente para el lector, saltamos a las calles de Venecia, donde una joven Giuletta intenta escapar de un matrimonio de conveniencia con el rey de Chipre… al que, por política, deberá envenenar poco a poco… a fin de situar a un heredero de los Millioni (familia gobernante en Venecia) en el trono de Chipre, creando así lazos más sólidos con Venecia. Giuletta, asqueada, intenta escapar, sólo para darse cuenta de que ha caído en una trampa y que la persiguen hombres-lobo al mando del príncipe Leonold, bastardo del emperador alemán (como veis la trama se complica enseguida). Por suerte es rescatada por Atilo, la Espada secreta de Venecia, líder de los Assassini y pieza fundamental en los sucesos por venir y gran personaje de La Espada Maldita.

{spoiler title=Spoiler a lo bestia opened=1}Giuletta es rescatada, pero su fuga ha diezmado las filas de los assassini, que han muerto en gran número enfrentados a los hombres-lobo. Este suceso propiciará que, más tarde, Atilo decida tomar bajo aprendizaje a Tycho, el misterioso joven de comienzos del libro que será rescatado del barco en el que está encerrado, accidentalmente, por el capitán de la guardia veneciana, Roderigo quien mandará asesinar a todos los ocupantes del barco y prenderle fuego. Tycho escapa, pero no lo hace una princesa mameluca que viajaba a bordo del barco.

La fuga de Giuletta, el asesinato de la princesa mameluca y Tycho son los pilares sobre los que gira la historia, aunque como quedará claro al final del libro, la política veneciana y las traiciones que trae consigo son la verdadera piedra angular de la historia.

Entre medio tenemos traiciones y luchar por el poder en una Venecia que se encuentra en manos de Duque Marco IV, aunque su demencia ha hecho que la ciudad sea gobernada por su madre, Alexa, una oriental que vive en la corte de Venecia y que cuenta con una bruja entre sus servidoras, y el tio de Marco, Alonzo, un gran estratega y político. Ambos, Alexa y Alonzo gobiernan la ciudad junto al Consejo de los Diez, mientras intentan mover piezas para hacerse con más y más poder con un objetivo final: Venecia.{/spoiler}

 

No os voy a negar que la trama argumental se complica bastante y más aún conforme profundizamos en la historia de esta gran Venecia, así como se complican los complots y sus participantes. Además, tenemos otros arcos argumentales “secundarios”, de importancia también, pero no excesiva para la trama principal, pero que también nos atraparán. y que aportan más sustancia al libro que así no se centra tanto en Tycho y Giuletta y sí en Venecia, sus complots, sus luchas interiores… algo muy interesante y que “obliga” a buscar referencias históricas reales para comprobar que el trabajo de documentación histórica de Jon Courtenay Grimwood ha sido muy bueno.

Otro tema interesante es el de la “familia Polo”, los Millioni, que, en esta novela, se convierten en la clase gobernante de Venecia, lo que nos da el elemento de “culebrón” por las rencillas que hay en esta “noble” familia.

El libro tiene varios giros argumentales interesantes, la acción, al final del libro, incluso se traslada a Chipre donde vemos como se combinan las tramas argumentales más sólidas que se han venido desarrollando a lo largo del libro para ofrecernos un agridulce final… que deja las espadas en el aire de cara al próximo libro: The Outcast Blade.

Mucho he hablado sobre la trama, pero hay un detalle que apenas he mencionado y es la propia naturaleza de Tycho, un ¿vampiro? ¿ángel caído? ¿demonio?… un misterio sobre el que el autor nos va dando pistas miguita a miguita. Creando así un cierto ansía por saber qué es exactamente Tycho… y qué hacía atrapado en una habitación secreta de un barco mameluco al mando de una princesa… tan sólo se resolverá una pequeña parte del misterio, suficiente como para que queramos saber más sobre la familia Millioni, sus intrigas y… Venecia.

Naturalmente, en un libro que suma la novela histórica y la fantasía hay muchos más temas que explorar, pero me parece especialmente interesante lo bien que combinan los assassini, los hombres lobo, las brujas y los ¿vampiros? ¿ángeles caídos?, con Venecia. Supongo que es mérito del autor, el saber ambientar en esos años oscuros (al menos por nuestra formación académica lo son) seres fantásticos, pero lo cierto es que se crea un mundo de posibilidades para nuevos libros y que esta ambientación tan bien lograda es muy atractiva para el lector.

La Espada Maldita recuerda, en cierto modo, a libros como El Camino de las Sombras, de Brian Weeks (por aquello del entrenamiento del asesino, aunque La Espada Maldita resulta más “creíble”), en otros momentos no puedes evitar pensar en Vampiro: La Mascarada, especialmente en Los Años Oscuros. La ceremonia de desposar al mar también recuerda a Tigana y a la Leyenda del Navegante, de Rafa Marín, pero, claro, es que la ceremonia es veneciana…

Aunque no sólo de fantasía bebe este libro y libros El príncipe, de Maquiavelo, también parece por nuestros pensamientos al leer este libro, no puedo evitar pensar que los Polo y Venecia hubiesen “inspirado” más a Maquiavelo que Florencia. Por supuesto, y dada la ambientación, el propio Shakespeare asoma por nuestra mente en algunos momentos del libro, así como libros de novela histórica de ambientación naval (Corsario, de Tim Severin, por ejemplo).

Es una novela coral, donde el protagonismo tiende a caer en manos de Tycho, principalmente, y de Giuletta, y aunque al principio Tycho pueda parecer un muñeco en manos de los acontecimientos y de los que le rodean, poco a poco se nos va ganando para su causa y se va convirtiendo en un personaje más sólido, interesante y sorprendente. La verdad es que quiero ver por dónde van los derroteros que Grimwood ha imaginado para el próximo libro.

Estamos ante un libro capaz de explotar la fiebre por la novela histórica, por los asesinos, por los hombres-lobo (aunque sea de refilón), por la mezcla entre los vampiros y los ángeles, gana puntos por ambos géneros (hasta que Grimwood se decida), y la historia de amor entre Tycho y Giuletta le da el toque romántico para enganchar a otro tipo de público. Además me parece un acierto su publicación de la Colección Runas por lo bien documentado que está el libro, porque no se pierde en explorar en exceso hombres-lobo, vampiros, ángeles, amores… sino porque va  lo sucia que es la política, a lo que puedes llegar a hacer para librarte de un “enemigo” como Alexa mientras te alías con un enemigo más lejano como los mamelucos. Es un libro de fantasía adulta que, para mi gusto, le pega a una colección que tiene a Joe Abercrombie como gran autor.

La Espada Maldita es una novela muy atractiva, no sólo por lo que contiene, sino porque supone un punto de partida que, bien aprovechado, puede regalarnos libros muy interesantes. Una demostración de que se puede escribir sobre fantasía histórica y hacerlo bien.