Esta madrugada ha llegado el final de Game of Thrones, Canción de Hielo y Fuego o Juego de Truenos, como se prefiera, dado que en el propio capítulo se hace un guiño al nombre original de la saga, y tengo que reconocer que a mi me ha gustado mucho este final y que, al contrario de la horda de haters que recorren Internet desde las 4:15 AM estoy dispuesto a defender este final del que ahora voy a hablar con SPOILERS.

Antes de entrar a saco os diré que me estoy hartando de que todo el mundo critique a Jon Nieve con estupideces como que “no ha hecho nada”, o que “no ha matado al Rey de la Noche”… ¿perdonad? El éxito de Jon Nieve es que ha sido él, y ningún otro, el que primero dio la voz de alarma, el que investiga junto a los salvajes y el que, a la postre, reúne a los ejércitos, e información, para atacar y acabar con la amenaza del Rey de la Noche, es decir, sin él, el Rey de la Noche hubiese arrasado con todo Poniente. Y, por si os parece que hace poco, además, es el que acaba con la nueva amenaza: Daenerys (y cumple la profecía de la Casa de los Eternos). Lo sacrifica TODO, lo pierde TODO y al final es recompensado volviendo al Norte, NO a la Guardia de la Noche, sino como Rey tras el Muro, liderando a los salvajes, junto a Tormund… y junto a Fantasma con el que, esta vez sí, hay contacto y cariño.

En cuanto a Daenerys, el propio Tyrion lo deja bien claro, mientras ha ejercido su sed de venganza y sangre contra los villanos y malvados nos parecía bien que fuese una sanguinaria, pero al final se le acaba de girar la pinza y ataca a los inocentes y no hay otra opción que matarla y Jon, porque la ama, no está dispuesto a que la mate alguien que la odie, sino que lo hará él, ya que es responsable en parte del éxito de Daenerys y es quien más la ama, aunque ella no lo sepa ver. Jon, como decía, lo ha sacrificado todo por los Siete Reinos, normal que después deje la Guardia de la Noche y regrese al verdadero Norte.

Me encanta que Tyrion le haya echado dos coj… y mande a Daenerys a la mierda, que después lo vuelvan a convertir en Mano del Rey es algo que aún me gusta más, porque aunque por un lado lo disfruta por otro es su penitencia por los errores que ha cometido.

Aunque a lo largo de las temporadas ha ido cayendo peor y peor a muchos fans para mi Sansa es uno de los personajes más redondos y brillantes de Juego de Tronos y el que saque al Norte de la Rueda me parece algo genial, pocas palabras, pero las justas para demostrar cuánto y cuán bien ha crecido, lo que le llevará a convertirse en la Reina en el Norte. Un gustazo.

En cuanto a Gusano Gris, en fin, se convierte, con facilidad y rapidez, en un personaje odioso al que sólo mueve la venganza e incluso cuando al fin parte de Poniente lo hace en dirección a la Isla de Narth… hogar natal de Missandei, quizás buscando la expiación de sus pecados o proteger la isla natal de su amor.

En cuanto al desarrollo y ¿final? de Arya sencillamente me encanta, aunque me gustaría que se plantease, en algún futuro, regresar al Norte, pero es un cierre que considero perfecto, recuperar su deseo de aventuras, ser una mujer aventurera INDEPENDIENTE y LIBRE.

A pesar de que en el anterior capítulo perdimos a ser Jamie Lannister aún nos queda el epílogo que le brinda una Brienne, que forma parte de la Guardia Real reescribiendo las memorias de la Guardia Real. Es una escena de la que se puede decir que emotiva es poco, los pelos como escarpias y se cierra, perfectamente, el hilo de redención del personaje que se hubiese traicionado de abandonar a Cercei.

Una de las críticas que más vengo leyendo es que Drogon no mata a Jon y no queda claro por qué… estooo, ¡¡queda clarísimo que no lo mata porque Jon es Aegon Targaryen!! ¿De qué sino las olfateadicas que le echa? ¿O la rabia con la que destruye el Trono de Hierro? Nos dejan apuntes para que los desarrollemos, a ver si le damos un poco más a la neurona y rellenamos los huecos narrativos porque si bien es cierto que los guiones podían haber sido mejores también lo es que se nos exige algún esfuerzo como espectadores, algo más que simplemente ver el capítulo, hay que unir las piezas y, sinceramente, no cuesta tanto.

¿Tiene sentido hacer que Bran Stark sea el futuro Rey de los Seis Reinos? TOTALMENTE, no sé si os suena “aquellos que olvidan su historia están condenados a repetirla”. Pues Bram lo recuerda TODO, como bien dice Tyrion no hay mejor rey, además de que vivirá cientos de años y, como se deja caer, va a wargear a Drogon. ¿Qué mejor rey se puede tener? ¡Si ni siquiera va a tener hijos, o bastardos, que lo enreden todo! Llevamos TODA la temporada preguntando qué va a hacer Bran, pues aquí lo tenéis.

Por cierto, ¿os habéis dado cuenta de que ha nacido la democracia en Poniente?  Mucho reírse de Sam cuando lo propone pero al final… los reyes se eligen, es el germen de la democracia. Se ha roto la Rueda y después del reinado de Bran se elegirá un nuevo rey.

Hay que saber fijarse en los detalles, me ha sorprendido, muchísimo, ver que la mayoría de gente no pillaba detalles como que Varys intentaba envenenar a Daenerys, o que los espectros del Rey de la Noche sí “hacían algo” (convocar la tormenta), etc. Detalles que con un poco de atención y seso se entienden sobradamente, pero la mayoría de los espectadores y algunos podcasters parece que lo quieren todo mascadito y no saben ir más allá y luego lo utilizan en sus mensajes repletos de odio.

Y para finalizar un detalle que quizás no hayáis visto, la promesa de una primavera naciente: un brote de brizna que crece entre la nieve.

Impresiones personales sobre el final de "Juego de Tronos"