Dramático episodio este «Más allá del Muro«, penúltimo capítulo de la séptima temporada de «Juego de Tronos» en el que las emociones no pueden estar más en vilo tras lo acontecido y que nos deja con un agridulce sabor de boca para lo que vendrá el lunes. No hace falta que lo diga pero… SPOILERS a tutiplén.

Más allá del Muro comienza con el equipo suicida adentrándose más allá del Muro, podemos ver que se ha añadido algo de carne de cañón y un Gendry que está sufriendo el frío del Norte mientras que Jon y Thormund presumen de aguante ante el frío. Ya desde la primera conversación el humor impregna la marcha mientras el grupo estrecha lazos. El siguiente turno es para que Gendry discute con Beric Dondarrion y Thoros de Myr, con el Perro como moderador, aclaren posturas y demás. Hilarante.

Poco después tenemos a Jorah Mormont hablando con Jon Snow, la cosa va tan bien que Jon le quiere devolver a Garra, pero Lord Friendzone no la acepta, al no creerse digno de ella.

Y salto a Invernalia donde Arya y Sansa tienen tiempo para recordar los viejos buenos tiempos… y para que Arya le muestre a Sansa su carta en la que pedía a Robb que hincase la rodilla ante Joffrey. Y yo quiero creer que están escenificando este rencor para pillar desprevenido a Meñique.

De vuelta más allá del Muro tenemos a Tormund Giantsbane hablando con el Perro… donde de nuevo vemos que ambos personajes son de esos compañeros que hacen bueno al actor que se ponga a su lado… y aquí es cuando Tormund confiesa su amor por Brienne de Tarth, quien casi mató al Perro.

Otra nueva conversación (sí, es que aunque se infiltren en territorio enemigo estos no callan ni bajo el agua, algo hay que hacer cuando se está Más allá del Muro) en este caso entre Jon y Beric Dondarrion momento en el que aprovechan para poner en común que ambos han sido resucitados por el Señor de Luz, aunque ninguno entiende sus motivos para ello.

En RocaDragón, mientras Danny y Tyrion hablan sobre la heroicidad de éste, Daenerys deja escapar que Jon Snow es frustrante para ella por… bueno, porque está empezando a sentir algo por él. Es genial ver la confianza que existen entre ambos en esta escena, donde hasta Tyrion reprocha a Daenerys lo de los Tarly. Danny aún está aprendiendo… a ver si escucha también. Naturalmente cuando Tyrion quiere hablar de la sucesión… el tema queda pospuesto para cuando sea reina.

En el Norte un oso corre hacia el escuadrón suicida… aunque es un oso muerto que se las hace pasar canutas y hiere a Thoros de Mir de gravedad, bueno, y mata a un pringaillo que iba con ellos. Ahora parece que en vez de 7 son 13, aunque en alguna toma se cuentan sólo 10 miembros de la misión. Mola muchísimo ver a Beric Dondarrion y Thoros de Myr con sus espadas de fuego, aunque parece que Thoros busca la muerte, al apartar a Beric del ataque del oso y ponerse él en su lugar. Queman, con la espada de fuego de Beric, las heridas de Thoros y a seguir. Muy Rambo style, sí señor. Esta escena de Más allá del Muro mola muchísimo porque nos prepara para lo que vendrá al ver que el Rey de la Noche no sólo resucita a humanos y gigantes, sino también animales.

Meñique y Sansa se preguntan de dónde ha sacado Arya la carta de Sansa y hablan sobre la posible lealtad de los norteños hacia Sansa si se hace pública la carta mientras Meñique intenta que no se le escape un ataque de risa mientras Sansa sufre. Se le da bien tergiversar a Meñique mientras Sansa sigue enfundada en su “armadura”, y es que si os fijáis en esta temporada Sansa no ha mostrado ni un centímetro de piel más allá de sus manos y cara.

En el Norte Jorah y Thoros recuerdan el pasado cuando se cruzan con una patrulla de zombies a la que tienden una trampa. La conduce un Caminante Blanco al que mata Jon, gracias a Garra. Al morir el Caminante Blanco todos los muertos menos uno caen deshechos por lo que es fácil capturar al que queda en pie a la vez que echan a correr porque, bueno, el puñetero ejército del Rey de la Noche, con éste a la cabeza, les pisan los pies (lo cual tiene guasa porque si son tan rápidos… ¿qué habrán estado haciendo mientras Jon estaba de turismo por Poniente?). Gendry es enviado para enviar un cuervo a Daenerys desde GuardiaOriente, aunque es Thormund el que conserva el martillo de Gendry, para gran pesar de éste que parte a toda velocidad mientras sus compañeros se las apañan para que les encuentre TODO el ejército zombi y para quedar aislados en un islote rodeado de un lago de hielo de fina capa de hielo (igual no tan fina, más bien es que se suben muchos al hielo). Las cosas no pintan bien ya que los vivos están en un islote rodeados por zombis y sólo lo quebradizo del hielo les salva… de momento.

Poco después Gendry llega al Muro, pero Thoros de Mir no ha pasado la noche, cuyo cuerpo queman. La única forma de escapar parece ser la de matar al Rey de la Noche, que les observa desde muy cerca, rodeado por cuatro Caminantes Blancos. Como veis en Más allá del Muro se han dedicado a fondo a la acción.

Entre tanto, en Invernalia llega una invitación para acudir a Desembarco del Rey, aunque engañada por Meñique ésta envía a Brienne en su lugar, ya que no quiere volver a ver a Cersei. Con todo lo lista que parece Sansa ahora… y lo tonta que sigue pareciendo (espero que sea porque en el próximo episodio Meñique se va a llevar una ingrata sorpresa).

En RocaDragón Daenerys ha recibido el cuervo de GuardiaOriente y parte con sus tres dragones al rescate, pese a las advertencias de Tyrion quién, impotente, los ve partir. Eso sí, la escena luce espectacular.

Mientras Jorah se desahoga tirando piedras a los zombies… para descubrir que el hielo se ha vuelto a congelar durante la noche por lo que los zombis cargan contra ellos. Os podéis imaginar que con todo el ejército zombi cargando contra ellos la escena de ellos resistiendo en el centro es espectacular, con ninguna posibilidad de poder sobrevivir…

Hasta que llega Daenerys con los dragones y comienza a arrasar a los zombis que da gusto la barbacoa que se hace con ellos, todos van a subir a un Drogon que cada día que pasa es más grande mientras Jon decide que mejor va a darle candela a todos a espadazo limpio (¿estratequé? Más allá del Muro es otra demostración de lo gran general que es Jon… aissss) y el Rey de la Noche aprovecha para MATAR a Viserion de un solo tiro con una jabalina de hielo. Brillantes Jon y Daenerys que consiguen perder a un precioso dragoncito. Se me rompió el corazón en esta escena, como a Daenerys.

Así que Jon decide que pasa de huir y que va a intentar matar al Rey de la Noche que pide otra jabalina y entonces Jon les ordena huir mientras él se da un chapuzón y Danny sale corriendo porque sino fijo que pierde otro dragón. Por cierto, el Rey de la Noche a ha atravesado el fuego de dragón sin inmutarse. Mal asunto.

Aún queda tiempo de ver salir a Jon del agua justo donde está Garra para afrontar la carga de los zombis… hasta que la oportunidad aparición de su tío, Benjen Stark, lo salva de los muertos a costa de su aparente sacrificio. Jon llega al Muro en el caballo de su tio (que debía de ser el único animal con vida más allá del Muro).

Y otra vez a Invernalia donde Sansa registra la habitación de Arya, en busca de la carta, aunque encuentra las caras que Arya ha conseguido. Es una escena realmente chunga en la que Arya no tiene concesiones con Sansa, aunque al final le entrega el puñal de acero valyrio a Sansa. A ver si Sansa se decide a utilizarlo contra quien debe.

Por cierto, no hemos visto a Bram en un tiempo, quizás va siendo hora de que se deje ver de nuevo, ¿verdad?

En el barco de regreso a RocaDragón, tras la breve estancia en GuardiaOriente, Daenerys y Jon comparten un momento romántico, tras ver ésta las heridas que sus hermanos negros le infringieron a Jon, cuando Jon se ofrece a hincar la rodilla tras disculparse por la muerte de Viserion. Estratega no, pero ligón sí. “Ya vas sabiendo algo, Jon Nieve”.

Pero esto no es todo, aún hay tiempo para una escena más, una crueldad cuando vemos que el ejército de los muertos saca del lago helado el cuerpo de Viserion para que el Rey de la Noche lo resucite. Viserion es un cadáver reanimado y la posible montura del Rey de la Noche.

Más allá del Muro ha sido un episodio realmente impactante, con todo tipo de emociones fluctuando y aunque en mi continua el enojo por la muerte de Viserion hay que reconocer que la trama se pone interesante, en especial porque el próximo es el último capítulo de la séptima temporada, todos los personajes vivos de importancia se van a reunir para conferenciar y… no me imagino cómo acabará eso. Sólo sé que el lunes lo veré, cuánto antes.