Me subo a la colección de «Fábulas» con el segundo volumen de su edición de lujo y me he enamorado, tanto que ya estoy pensando en adquirir, cuando pueda pagarlo, el primer volumen. Y es que ya conocía «Fábulas«, desde luego, pero una edición tan redonda como esta hace que lo aprecie más aún.

Fábulas (Edición de lujo) 02
Edición original: Fables 11-18, Fables: The Last Castle USA
Fecha de edición: noviembre de 2012
Guión: Bill Willingham
Dibujo: Mark Buckingham, Lan Medina, Steve Leialoha, Bryan Talbot, Linda Medley
Tinta: Steve Leialoha
Color: Sherilyn Van Valkenburgh
Formato: Libro cartoné, 264 págs. a color.
24,95€
Érase una vez…
Imagina que todos los personajes de las historias más queridas fueran reales y vivieran entre nosotros, con sus poderes intactos. ¿Cómo sobrellevarían la vida en nuestra realidad mundana y sin magia?
La respuesta se encuentra en Fábulas, la aclamada versión que Bill Willingham ha hecho del venerable canon de los cuentos de hadas. De Blanca Nieves a Lobo Feroz, pasando por Ricitos de Oro o Chico de Azul, las gentes de los viejos cuentos renacen aquí como exiliados que viven camuflados mágicamente en la Villa Fábula de Nueva York.
Este segundo tomo de Fábulas: Edición de lujo recopila los números 11 a 18 y el especial Fables: The Last Castle.

Desde que Fábulas salió a la venta, allá por el año 2003, tuve bien claro que se merecía una edición de lujo, que estas historias se merecían un contenedor mucho más vistoso que el de un TPB normal. Se merecían cartoné, se merecían sobrecubierta y se merecían un papel de calidad y textos de apoyo. En definitiva, todos los que amamos esta serie estábamos deseando que alguna de las tres editoriales (Norma, Planeta y ECC) que la han publicado se decidiese a publicarla en el formato definitivo. Las sensaciones que tienes al desprecintar el tomo, retirar la sobrecubierta y ver la ilustración, sin textos, de las tapas… el olor, la calidad del papel, la introducción de Bill Willingham y las historias de Fábulas… Como decía, no pude comprar el primer volumen, pero está en la lista de compras futuras, en el primer puesto. Y es que las sensaciones al releer este segundo arco argumental han sido tan excelentes que no he podido quitarme al Lobo Feroz, al Príncipe, a Blanca, de la cabeza.
Argumentalmente hablando nos encontramos a las Fábulas tras el golpe de Ricitos de Oro (y los sucesos vistos en el volumen anterior que agrupa los 10 primeros números USA) y con un intento de Barbazul por hacerse con el poder eliminando a Blanca y a Lobo (lo que propicia algunas de las mejores escenas del volumen), a Príncipe buscando su camino, etc, y, por supuesto, mil pequeñas historias (como la de los lillipituenses) que van surgiendo y retroalimentando la Historia de estas particulares fábulas.
Mención aparte merece el especial El Último Castillo, una de esas historias épico-románticas capaces de arrancar una lágrima al más pintado, y más si el dibujante se llama P. Craig Russell. Impecable.
No entro a explicar demasiado la historia de las fábulas (personajes de cuentos de hada que vinieron a nuestra realidad hace siglos huyendo del Adversario que había conquistado todas sus Tierras y que viven, ocultos, entre nosotros) porque a estas alturas no creo que nadie desconozca el título de Willingham y Buckingham, ni la maravilla de la que estamos hablando. Para que os hagáis una idea es algo así como coger la serie de televisión Érase una vez… (Once Upon a Time) y hacerla bien, sacando todo el jugo que podría dar (no es de extrañar, los creadores de ésta reconocen haber leído «un par de grapas de Fábulas») y más aún.
Eso sí, me gustaría hacer justicia al dibujo de Mark Buckingham, y es que da igual al dibujante que pongas a sustituirle, NADIE es capaz de recrear la magia de sus diseños, nadie sabe expresar y narrar tan bien como él, y es que las caras de Feroz son… impresionantes, es imposible no enamorarse de sus personajes, no sólo por su diseño, sino por su expresividad, por la calidad de su dibujo, por sus fondos… La colección sufre cuando él no dibuja, por mucho que sus sustitutos sean de calidad, y es que Fábulas es territorio Buckingham.

Por cierto, este volumen incluye un relato especial en el que se explica con mayor detalle los dos primeros encuentros entre Lobo y Blanca. Una demostración de porqué Bill Willingham es un genio y porque Fábulas tiene cuerda para rato. Este relato vendría a ser un broche de oro a una edición de diamante que nos recuerda lo interesante que sería que alguien publicase el libro de Fábulas de una vez.

En definitiva, estamos ante una edición de lujo para una serie de lujo. No es que sea recomendable su lectura, es que es obligatorio. Ah, si no conociáis Fábulas, de verdad, ¿a qué estáis esperando?