¡Olvidaos de la película del «Escuadrón Suicida»! Os garantizo que un solo tomo de Harley Quinn es muchísimo más satisfactorio que tragarse esa “película”, y el séptimo tomo de su serie regular es el ejemplo perfecto de ello. Hay que quitarse el trabajo ante el trabajo de Jimmy Palmiotti, Amanda Conner, Chad Hardin y John Timms.

Harley_Quinn_7Harley Quinn núm. 07
Edición original: Harley Quinn núms. 20 a 24 USA
Guión: Jimmy Palmiotti, Amanda Conner
Dibujo: Chad Hardin, John Timms
Color: Paul Mounts, Alex Sinclair
Formato: Libro rústica, 128 págs. a color.
12,5€

En vísperas del esperado estreno de la adaptación cinematográfica del Escuadrón Suicida, Harley Quinn y Deadshot, integrantes del grupo de antihéroes, se ven las caras en esta nueva entrega de la serie más divertida y gamberra de DC Comics.

La serie de Harley Quinn, conducida por Amanda Conner y Jimmy Palmiotti, me tiene absolutamente encantado, número a número el matrimonio de guionistas ha ido “estabilizando” la personalidad de Harley hasta un punto que se podría definir como “salvajemente adorable” y de una forma en la que no nos queda otro remedio que disfrutar al viaje de la psique enferma de Harley.

Este séptimo volumen nos permite comprobar cómo trabaja Harley Quinn de cazarrecompensas en Los Ángeles, lo que le da la excusa de meterse un poquillo con el séptimo arte, y de paso recibir la visita de Deadshot (y darle una buena paliza). Después tocará regresar a la “normalidad” para ver cómo cierta espía rusa regresa a la vida de Harley o como intentan asesinar a su querido novio Mason… para acabar con una sorpresa que se venía esperando desde el número 1 de la serie y que Palmiotti y Conner han sabido dosificar con maestría. No es coña, el octavo tomo será de esos que no se pueden dejar pasar.

Harley_Quinn_7-1Fantástico trabajo el que están haciendo Jimmy Palmiotti y Amanda Conner, de verdad, maravilloso, no he podido dejar de disfrutar y divertirme con este tomo, posiblemente el que más he disfrutado de toda la serie, y de aplaudir mentalmente el trabajo que ambos venían haciendo en la serie.

Por otra parte, y aunque nunca dejaré de recordar que Conner es muchísimo mejor dibujante (qué pedazo de portada en homenaje al Resplandor, señores, qué pedazo de portada) tengo que aplaudir el trabajo de John Timms y Chad Hardin, cada uno con su estilo, pero han sabido captar a la perfección el alocado ambiente que Harley genera y son capaces de hacernos sentir ternura por Harley Quinn y sus socios… y una absoluta lástima por sus víctimas.

En cuanto a la edición de ECC, insisto: necesitan incluir Spot-On en sus títulos, nunca lo he tenido más claro que tras acabar una superagradable lectura, alcanzar la página final, ver lo que ví y… ¡¡no había ningún texto, ningún correo de lectores que nos hablase con complicidad sobre lo que vendría en el octavo volumen!! Y es una lástima, porque hubiese sido un broche de oro a un cómic genial.

En definitiva, inicialmente me acerqué a la serie de Harley Quinn con ciertas reservas, pero éstas han quedado atrás hace mucho tiempo, tanto que ahora sólo espero, ilusionado y emocionado, el siguiente volumen de la “Deadpool” de DC Cómics.