Que el título no os engañe: tras este rocambolesco texto se esconde una nueva joya de Neil Gaiman, el cuento satírico «Forbidden Brides of the Faceless Slaves in the Secret House of the Night of Dread Desire» que formaba parte de la antología de relatos «Objetos Frágiles«, publicado originalmente en 2006, y que Shane Oakley ha ilustrado con brillantez.

A medianoche, en algún lugar, un cuervo grazna, la pluma de un autor rasga, y un trueno retumba.

Los habituales de ViaNews ya sabéis que el británico Neil Gaiman es un autor por el que tengo cierta devoción y puedo afirmar sin pestañear que ninguna de sus obras me ha decepcionado. Todas ellas nos suelen ofrecer un billete de ida y vuelta a un mundo de fantasía muy particular y personal, inclasificable e inimitable, que seduce tanto como sorprende, un universo propio cargado de miedos infantiles, extraño y desosegante pero, a la vez, cotidiano y nostálgico, cargado de un oscuro sentido del humor y, sobre todo, de una imaginación desbordante y fuera de lo común. Y es que Gaiman es uno de los grandes maestros de la ficción especulativa moderna, de quién siempre nos hemos mostrado incapaces de abarcar la totalidad de su figura, e impotentes ante la imposibilidad de desgranar con justicia su amplio curriculum, su brillante carrera, los numerosos premios que lucen en la repisa sobre la chimenea de su casa victoriana en Wisconsin, las adaptaciones cinematográficas de varios de sus relatos, su capacidad creativa, sus brillantes textos para cómics, obras teatrales, ensayos, novelas de ciencia-ficción y fantasía.

«Esposas prohibidas de siervos sin rostro en la mansión secreta de la noche del aciago deseo» («Forbidden Brides of the Faceless Slaves in the Secret House of the Night of Dread Desire«) es un cuento publicado originalmente en la antología «Gothic!» y recogida luego en «Objetos Frágiles» («Fragile Things: Short Fictions and Wonders«), publicada en castellano por Roca Editorial en enero de 2009, donde también se puede encontrar uno de mis relatos preferidos de Gaiman, «Estudio en esmeralda«, ganador de un Hugo Award como ‘Best Short Story’ en el año 2004 y un Locus Award como ‘Best Novelette’ en el 2005. El cómic de Shane Oakley que adapta la historia que hoy reseñamos se publicó originalmente en Dark Horse Comics en 2017.
La historia de las «Esposas prohibidas» se podrían encajar en el género gótico, entendido éste como un subgénero del terror con raíces en el romanticismo y en la literatura del siglo XVIII y XIX. Y a medio camino entre la parodiay el homenaje, Neil Gaiman incluye en el relato todos los tópicos, clichés y elementos característicos del gótico que hubiese suscrito Edgar Allan Poe en cualquiera de sus obras: la virgen desválida de piel pálida vestida en blanco virginal, la mansión tenebrosa con su correspondiente mayordomo siniestro con un candelabro en la mano, la noche de tormenta, el escritor frustardo ante la hoja en blanco, unos ojos misteriosos acechando tras el retrato de un cuadro, cuervos parlantes, muertos vivientes reclamando el cumplimiento de un pacto ancestral,… Una historia con dos protagonistas, ubicados a los dos lados del papel, una doble narración entre la realidad y la ficción: el escritor que intenta escribir un cuento de terror y Amelia, la protagonista del relato, que huye del fuego para caer en las brasas.
El estilo personal personal de Shane Oakley, que recuerda al pincel de Mike Mignola, encaja como anillo al dedo para dar forma al relato de Neil Gaiman: blanco y negro para seguir a Amelia, color para seguir al joven escritor. El dibujante ha sabido interpretar bien el tono de la historia del autor de «The Sandman» y su trazo contrastado es perfecto para el gótico que nos plantea el escritor en sus «Esposas prohibidas«.
Y no solamente Shane Oakley, pues el talento literario de Neil Gaiman ha permitido que grandes artistas gocen con su universo y lo adapten al cómic. Desde John H. Williams III, Michael Zulli o P. Craig Russell en «The Sandman», Jill Thompson en «El libro de cuentos de los pequeños Eternos», Charles Vess en «Stardust» o John Bolton en «Corazón de Arlequín», hasta su prolífica relación con Dave McKean, el autor inglés ha inspirado a muchos de los mejores ilustradores de su generación.

En conclusión, quizás las «Esposas prohibidas de siervos sin rostro en la mansión secreta de la noche del aciago deseo» no sea uno de los mejores relatos del prolífico Neil Gaiman, y muchos otros hubiesen sido una elección más adecuada para convertirse en cómic, pero el magnífico trabajo de Shane Oakley atenua el golpe y permite al lector disfrutar de una historia que se puede enmarcar en el género del gótico pero a la que no se debe tomar muy en serio.

Esposas prohibidas de siervos sin rostro en la mansión secreta de la noche del aciago deseo.
Guión: Neil Gaiman
Dibujo: Shane Oakley
Traducción: José Torralba Avellí
Editorial: Planeta Cómic
Colección: Biblioteca Neil Gaiman
Titulo original: «Neil Gaiman’s Forbidden Brides of the Faceless Slaves in the Secret House of the Night of Dread Desire»
Fecha de publicación: Febrero de 2018
ISBN: 978-84-9146-738-0
Formato: 18,5×27,6cm. Cartoné
Páginas: 56
Precio: 15,95 euros