Nueva sesión de nueve carteles de películas de próximo estreno, donde nos esforzamos por incluir cualquier película que haya acaparado elogios de la crítica, los premios más importantes y grandes recaudaciones en la taquilla… aunque no nos olvidamos de las que se han ganado, de forma justa y merecida, todo lo contrario: Blancanieves y la leyenda del cazador, El canguro, Infiltrados en clase, MS1: Máxima Seguridad, Prometheus, La sombra de los otros y Sombras tenebrosas.

Como recordábamos cuando presentábamos la «Blancanieves» de Tarsem Singh, no era la primera vez que dos películas con argumentos muy similares llegaban a la vez a las salas de cine. Ya pasó con «Robin Hood: Príncipe de los ladrones» de Kevin Reynolds con Kevin Costner o el «Robin Hood» de John Irvin con Patrick Bergin en el año 1991, y con el Cristobal Colón de «1492: La conquista del Paraíso» de Ridley Scott o «Cristóbal Colón: El Descubrimiento» de John Glenn: las comparaciones entre ambas cintas serán inevitables, se encumbrará a una y fracasará la otra.
En el caso de Blancanieves tenemos la revisión amable y colorista del cuento de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm protagonizada por Lily Collins, en la que la verdadera estrella es la madrastra interpretada por Julia Roberts, y la versión oscura y épica protagonizada por Kristen Stewart, con Charlize Theron como madrastra. ¿Cuál se llevará la victoria en este estúpido enfrentamiento que las productoras podrían haberse ahorrado si hubiesen modificado sus agendas y calendarios?
En la segunda película en llegar a los cines, titulada «Blancanieves y la leyenda del cazador» («Snow White and the Huntsman»), existe una sola mujer que supera en belleza a una reina tan malvada, que está dispuesta a acabar con ella. Pero la pérfida soberana ignora que el cazador que debía haberla matado, no sólo le ha salvado la vida, sino que le ha enseñado a defenderse. Poco después, aparecerá en escena el príncipe azul que queda hechizado por la belleza y el poder de Blancanieves.
Dirigida por el debutante Rupert Sanders, un reputado realizador publicitario que salta a la gran pantalla, esta película con un presupuesto propio de una superproducción de 200 millones de dólares se enfoca desde un aspecto más oscuro, violento, épico y fantástico que la propuesta de Singh, y tiene como protagonistas a la delicada Kristen Stewart de la saga «Crepúsculo» en el papel de Blancanieves, al poderoso australiano Chris Hemsworth de «Thor» y «Los Vengadores» en el papel de cazador y a la actriz sudafricana Charlize Theron, ganadora de un Óscar por su papel en «Monster», como de la perversa reina Ravenna. Junto a ellos, Sam Claflin, Ray Winstone, Ian McShane, Eddie Izzard, Bob Hoskins, Toby Jones, Eddie Marsan, Stephen Graham, Nick Frost y Joey Ansah, entre otros. Entre estos nombres, por supuesto, se encuentran los indispensables siete enanitos, muy alejados de la película animada de Disny y también de la decepcionante producción infantil de Singh.
«Blancanieves y la leyenda del cazador» está previsto que se estrene en Junio y, si la taquilla responde, está pensada como la primera parte de una ambiciosa trilogía que ya tiene a David Koepp, el guionista de «Parque Jurásico», escribiendo la segunda entrega. (www.quieneslamashermosa.es)

Con pocos días de diferencia, apenas dos o tres semanas, la cartelera de nuestro país recibirá dos películas protagonizadas por el orondo actor norteamericano Jonah Hill. Son dos comedias, empezando por «Infiltrados en clase» de la que ya os hemos avanzado alguna información con anterioridad en esta misma página y siguiendo con esta «El canguro» («The sitter»), una retorcida y depravada historia del director de «Caballeros, princesas y otras bestias» y «Superfumados», David Gordon Green.
La historia de «El canguro«, con guión de Brian Gatewood y Alessandro Tanaka, comienza con un simple favor que con el tiempo se transforma en algo terrible y nos presenta a Jonah Hill como el peor canguro del mundo, que embarca a los traviesos tres niños que tiene a su cargo en una precipitada aventura nocturna por las calles de la ciudad de Nueva York.
Subversiva. Vulgar. Excesiva. Y tales adjetivos son sólo para los primeros minutos de la comedia, que va incluso mucho más allá en términos de escatología verbal, así como en un amplio catálogo de trapicheos de droga, peleas de bar y episodios de hurto mayor. El grupo de personajes que conforman el reparto del filme incluye un capo de la droga, su locuaz socio, una mujer sexualmente egocéntrica y ávida de cocaína, un trío de niños realmente perversos y un descerebrado al que han expulsado de la universidad y que se merece el apelativo de «peor canguro del mundo» a los pocos minutos de aparecer en escena.
Junto a Hill el reparto lo completan Max Records («Donde viven los monstruos»), Ary Gaynor («Dime con cuántos»), Sam Rockwell («Iron Man 2»), J.B. Smoove («Un lugar para soñar»), Method Man, Kylie Bunbury, Erin Daniels, Jessica Hecht y Bruce Altman, entre otros.
Es conveniente señalar que Hill se encuentra en plena transición desde el género de la comedia gamberra hacia cimas más elevadas, películas de prestigio como «Moneyball» que le supusieron alcanzar una merecida nominación al Óscar como actor secundario o «The Wolf of Wall Street», la próxima película de Martin Scorsese, protagonizada por Leonardo DiCaprio, que cuenta el ascenso y caída de dos amigos en el Wall Street de los años noventa. Esta senda, llena de peligros y trampas, es un camino complejo que algunos deberían haber recorrido y no se atrevieron (Steve Martin), otros la andaron con éxito pero luego cogieron el atajo hacia el cine de acción (Will Smith) y algunos otros llegaron al final de la senda con todo merecimiento para caer luego en el olvido (Robin Williams) o para volver hacia el punto de partida (Jim Carrey). Nosotros no nos atrevemos a vaticinar cual será el futuro de Jonah Hill si se atreve a asumir el riesgo de coger este camino, pero no pondríamos la mano en el fuego por su éxito.

Dirigida por Phil Lord y Christopher Miller («Lluvia de albóndigas»), y protagonizaa por Jonah Hill («Todo sobre mi desmadre», «Moneyball», «Una noche en el museo 2», «Supersalidos»,…), Channing Tatum («Todos los días de mi vida», «Indomable», «La Legión del Águila»,…), Ellie Kemper (la serie de televisión «The office», «La boda de mi mejor amiga»,…), Brie Larson, Dave Franco, DeRay Davis, Ice Cube,… y un breve cameo de Johnny Depp, «Infiltrados en clase» (caprichosa e incomprensible traducción de los distribuidores de la película en nuestro país del «21 Jump Street» de la versión original en inglés) es la adaptación cinematográfica de la popular serie de televisión de los años ochenta creada por Patrick Hasburgh y Stephen J. Cannell «Jóvenes policías» (justamente titulada «21 Jump Street»), protagonizada entonces por un jovencísimo Johnny Depp que aún no había dado el salto a la pantalla grande, y que nos contará las aventuras de un par de policías que se infiltran en un instituto para luchar contra la delincuencia juvenil y para acabar con un narcotraficante.
En «Infiltrados en clase», Schmidt y Jenko son dos tipos que han sido enemigos acérrimos en el instituto, pero que posteriormente se encuentran en la academia de policía y terminan haciéndose amigos. Puede que no sean los mejores agentes, pero les llega su gran oportunidad de demostrar lo que valen cuando se unen a la unidad de la policía secreta «Jump Street», comandada por el Capitán Dickson. Su objetivo es infiltrarse en el instituto para desmantelar una red de tráfico de drogas, un lugar que representa algunos de los traumas de su pasado, del que creían conocer todo y que se parece poco al que ellos conocieron.
A medio camino entre la comedia más simplona de la factoría Apatow, las películas de acción de los años ochenta y las ya clásicas buddy movies con un personaje cómico como partenaire del rudo protagonista, «Infiltrados en clase» promete diversión sin compromiso. (www.21jumpstreet-movie.com)

«MS1: Máxima Seguridad» («Lockout» o «MS One: Maximum Security») es un thriller futurista surgido de la febril imaginación del director y productor francés Luc Besson («El quinto elemento», «Arthur y los Minimoys», «Taxi», «Juana de Arco»,…) y protagonizado por Guy Pearce («Prometheus», «El discurso del Rey», «En tierra hostil», «Memento»), Maggie Grace (de la serie de televisión «Perdidos»), Peter Stormare, Joseph Gilgun, Vincent Regan, Lennie Jame y Tom Hollander.
Dirigida por los noveles James Mather y Stephen St. Leger,  que han escrito el guion a partir de una idea de Luc Besson, «MS1: Máxima Seguridad» nos traslada al año 2079 y nos cuenta como los quinientos criminales más peligrosos del planeta se encuentran retenidos en una prisión experimental en el espacio, la MS1 que da título a la película, en un estado de letargo permanente inducido artificialmente. A la cabeza de una misión humanitaria, la hija del presidente de los Estados Unidos, Emilie Warnock llega a bordo de la prisión justo antes del estallido de un motín de una violencia inaudita. Emilie y los trabajadores de la MS1 son tomados como rehenes por los violentos internos amotinados. El presidente Warnock decide enviar al agente Snow, acusado falsamente de conspiración y espionaje, a la prisión MS1 con la única misión de salvar a Emilie a toda costa, y a nadie más… (www.lockoutfilm.com)

«Prometheus» es la última película dirigida por el norteamericano Ridley Scott, un cineasta único y visionario, infravalorado e injustamente tratado por Hollywood, que es responsable de dos obras maestras del cine contemporáneo como «Alien» y «Blade Runner», que dieron forma a un nuevo género y son merecidas películas de culto imitadas y homenajeadas hasta la saciedad. En su curriculum se mezclan de forma desordenada e incomprensible los éxitos y los fracasos, las joyas y los detritus, donde destacan títulos como «Los duelistas», «Legend», «Black rain», «Gladiator» o «Black Hawk Down» que cualquier director hubiera soñado con incorporar a su carrera cinematográfica. Ninguno de ellos, lamentablemente, a la altura de «Alien» y «Blade Runner», pero con «Prometheus» parece que, por fin, ha vuelto el mejor Ridley Scott.
Y es que con esta película Ridley Scott regresa al género que ayudó a definir, al universo oscuro y peligroso de «Alien», creando un original y épico título de ciencia-ficción situado en los lugares más remotos y peligrosos del universo. La expectación que ha levantado la película es mayúscula, los actores que ha contratado son de altísimo nivel, y los trailer que han salido a la luz han dejado a los espectadores sin aliento.
La película nos traslada hasta el año 2058, cuando unas excavaciones arqueológicas en África revelan los restos que demuestran que los humanos fueron creados genéticamente por una raza alienígena avanzada. Estos «dioses» también modificaron el terreno de nuestro planeta para hacerlo habitable a sus creaciones humanas. Además, entre los hallazagos se encontrarban también las coordenadas del planeta de nuestros creadores.
Meses más tarde la Weyland Corp. lanza su nave espacial Prometheus al espacio para hacer un primer contacto. Gracias a la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz llegan años después al sistema solar Zeta Riticuli. Los humanos están agrecidos a sus creadores y los alienígenas orgullos de sus «hijos», su primera creación con tal nivel de inteligencia.
Como recompensa comparten parte de su asombrosa biotecnología con los humanos. Sin embargo, para un miembro de la tripulación del Prometheus esto no es suficiente, y en un acto traicionero les roba el biocódigo fuente de la terraformación, una tecnología que podría dar a los humanos poderes similares a los dioses. Los creadores, además de científicos, son también seres despiadados y destructores de mundos que no aceptan a los humanos como iguales, y por ello liberan su arma biológica favorita, un ser que usan para «limpiar» los mundos antes de colonizarlos. Pero algo sale mal en el proceso y los humanos consiguen utilizar este arma biológica contra sus creadores, dando lugar al nacimiento de una criaturas más inteligente, desagradable, grandes y devastadora… y que provocará el fin del paraíso alienígena.
Algunos supervivientes del Prometheus se las ingenian para lograr escapar del planeta… En su camino, un dios alienígena superviviente en una nave muy familiar con una última misión: llevar la furia de los dioses hasta la Tierra…
«Prometheus» es, de facto, una precuela de «Alien: El octavo pasajero», está protagonizada por Michael Fassbender, Charlize Theron, Noomi Rapace, Idris Elba, Logan Marshall-Green, Guy Pearce, Patrick Wilson, Rafe Spall, Sean Harris, Emun Elliott, Kate Dickie y Benedict Wong, entre otros, y su estreno está previsto para el verano, el 10 de Agosto. ¡Dos meses más tarde que en los EE.UU! Que lejos aún… (www.prometheuslapelicula.es)

En «La sombra de los otros» («Shelter») de los directores suecos Måns Mårlind y Björn Stein («Storm», «Underworld: El despertar») Cara Harding, interpretada por la actriz cuatro veces candidata al Óscar Julianne Moore («Hannibal», «Misteriosa obsesión», «Lejos del cielo», «Las horas», «Next», «El gran Lebowski», «Jurassic Park», «Magnolia»,…), es una psiquiatra forense especializada en desenmascarar falsos casos de personalidad múltiple. Al enfrentarse a un nuevo caso, descubre que todas las personalidades de su último paciente, al que pone rostro el actor Jonathan Rhys Meyers («Match Point», «Desde París con amor»,…), son víctimas de asesinato y tratará de encontrar lógica a este posible engaño, que le lleva a descubrir un siniestro misterio con décadas de antigüedad que pone en peligro su propia vida y la de todos los que la rodean.
Tensa, inteligente y realmente aterradora, «La sombra de los otros» es un nuevo thriller enmarcado en este subgénero sobrenatural de los productores de «La señal» y «En el valle de Elah» Emilio Diez Barroso, Neal Edelstein, Darlene Caamano Loquet y Mike Macari, y del guionista de «Identidad» Michael Cooney, que pretende llevar a los espectadores a la difusa frontera que separa la ciencia de lo sobrenatural. Una más del estilo M. Night Shyamalan, vamos.
El montaje corre a cargo de Steve Mirkovich («La pasión de Cristo») y el diseño de producción de Tim Galvin («Borderland»). El director de fotografía es Linus Sandgren («Storm»). En el reparto, junto a los mencionados Moore y Rhys Meyers, Jeffrey DeMunn, Frances Conroy, Brooklynn Proulx, Nathan Corddry, KatiAna Davis y Michael Graves, entre otros.
Si podemos confiar en la distribuidora Aurum, que ya ha aplazado el estreno en varias ocasiones, parece que «La sombra de los otros» llegará por fin a las salas de cine de nuestro país en Junio,… con dos años de retraso respecto a su estreno en los EE.UU. Una razón más para confiar poco, menos que poco, en este canto del cisne de un género moribundo. (www.lasombradelosotros.es)

Algunas de las críticas más recurrentes sobre el trabajo de Tim Burton empiezan a tener algo de sentido. Un autor de su talento, demostrado una y otra vez en decenas de películas, tendría que atreverse a romper las cadenas que él mismo se ha fabricado, a ir un poco más allá de ese estilo suyo tan propio e inconfundible que mezcla colores contrastados, el negro como emblema, ambientación gótica, personajes extremos cercanos al grotesco, el romanticismo (en referencia al movimiento cultural y político originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII), su icono Johnny Depp, viejas referencias catódicas, clásicos del cine pulp,… Seguro que el genio de Burbank es capaz de mucho más, que su capacidad trasciende su sello característico y que, si quisiera y le dejaran, podría llevar la marca Burton hasta el infinito tal y como ya lo hizo en su momento, por ejemplo, el Rey Midas de Hollywood Steven Spielberg al que nadie creía capaz de dejar la senda del cine de palomitas para embarcarse en el cine de alto standing y ganar Óscars como un Martin Scorsese, David Lean, Joseph L. Mankiewicz o Miloš Forman. Pero tendremos que esperar, pues su última película, «Dark Shadows», no parece que prometa nada nuevo.
Basada en una serie de televisión creada por Dan Curtis que emitió la cadena norteamericana ABC en los años sesenta en la que se dejaban ver habituales criaturas del mundo del terror como fantasmas, zombies, vampiros, licántropos o brujas, en «Dark Shadows» Burton vuelve a contar, como siempre, con un reparto envidiable que cualquier director desearía para él formado por su indispensable Johnny Depp, con el que ha colaborado en más de media docena de films (empezando por «Eduardo Manostijeras», pasando por «Ed Wood» o «Sleepy Hollow» y terminando con «Charlie y la fábrica de chocolate», «Sweeney Todd» y «Alicia en el país de las maravillas»), Michelle Pfeiffer, Eva Green, Jonny Lee Miller, Chloë Grace Moretz, la esposa del director Helena Bonham Carter y Jackie Earle Haley, entre otros.
«Dark Shadows» nos traslada al año 1752. Joshua y Naomi Collins, con su joven hijo Barnabas, zarpan de Liverpool, Inglaterra, para iniciar una nueva vida en América. Pero incluso un océano tan vasto no es suficiente para escapar a la misteriosa maldición que ha supuesto una plaga para su familia. Pasan dos décadas y Barnabas tiene el mundo a sus pies, o por lo menos la ciudad de Collinsport, Maine. Barnabas es rico, poderoso, el dueño de Collinwood Manor, e un inveterado playboy… hasta que comete el grave error de romper el corazón de Angelique Bouchard. Angelique, que es una bruja en todos los sentidos de la palabra, le condena a un destino peor que la muerte: le convierte en un vampiro y después le entierra vivo. Dos siglos después, Barnabas Collins sale de su tumba y emerge en 1972 en un mundo muy distinto del que conocía. Regresa a Collinwood Manor para encontrar que lo que en su tiempo era una gran casa solariega, está ahora en ruinas. A los restos disfuncionales de la familia de Collins no les ha ido mucho mejor que a la casa, y cada uno de ellos encierra oscuros secretos. Allí encuentra una nueva familia, los Collins con su matriarca Elizabeth al frente, y un nuevo mundo al que tendrá que adaptarse todo lo bien que puede hacerlo un desfasado vampiro del siglo XVIII que ha estado bajo tierra más de doscientos años.
Depp interpreta a Barnabás Collins, Michelle Pfeiffer da vida a Elizabeth Collins Stoddard, Eva Green interpreta a la bruja Angelique Bouchard que hechiza a Barnabas, Jonny Lee Miller es el holgazán Roger Collins, Chloe Moretz interpreta a la rebelde hija adolescente Carolyn, Gulliver McGrath es el precoz hijo David Collins, Jackie Earle Haley da vida al singular conserje Willie Loomis y Helena Bonham Carter a la doctora Julia Hoffman, una psiquiatra que vive con los Collins para tratar las disfunciones familiares.
La música, como siempre, es obra de Danny Elfman. (http://darkshadowsmovie.warnerbros.com)

{gallery}cine/ensalada404{/gallery}