He estado retrasando esta reseña durante un par de semanas porque, francamente, es un poco embarazoso reconocer que he comenzado a leer la saga de Rachel Morgan. Concretamente “Bruja mala nunca muere” y “El bueno, el feo y la bruja“,… que me está gustando y que no tiene nada que ver con lo que imaginaba que era.

Había un motivo por el que nunca había considerado la posibilidad de leer la saga de Rachel Morgan: pensaba que era fantasía romántica paranormal, al estilo de las moñeces que tan de moda están gracias a Crepúsculo. Pero me acabé decidiendo a leer el primer libro por culpa de las acertadas recomendaciones de uno de los redactores de esta página, así que si me vais a llamar moñas que conste que el culpable está en esta otra web, jejeje.

 

"Bruja mala nunca muere" y "El bueno, el feo y la bruja" (Kim Harrison, La Factoría de Ideas)BRUJA MALA NUNCA MUERE
EL BUENO, EL FEO Y LA BRUJA
Kim Harrison
Saga de Rachel Morgan 1 y 2
Precio: 16,95 €/16,95 €
La vida es dura para una cazarrecompensas independiente como la bruja Rachel Morgan, que debe patrullar entre las sombras más oscuras del centro de Cincinnati en busca de delincuentes sobrenaturales.
Puede con los vampiros vestidos de cuero e incluso consigue meterse con algún que otro astuto demonio; pero un asesino en serie que se alimenta de expertos en el tipo más peligroso de magia negra parece demasiado para esta brujita.
Enfrentarse a un mal arcaico e implacable no es juego de niños y en esta ocasión, Rachel tendrá suerte si logra escapar con su alma intacta.

Todas las criaturas de la noche se reúnen en el barrio de los Hollows para esconderse, merodear, divertirse… y alimen-tarse.
Los vampiros son los amos de la noche en un mundo en el que impera la ley del más fuerte, plagado de peligros ini-maginables, y el trabajo de Rachel Morgan es precisamente mantener a raya ese mundo.
Cazarecompensas y bruja con un indiscutible atractivo sexual y un fuerte carácter, Rachel los atrapa vivos, muertos… o no-muertos.

 

"Bruja mala nunca muere" y "El bueno, el feo y la bruja" (Kim Harrison, La Factoría de Ideas)Os pongo en antecedentes, Rachel Morgan es una bruja que, descontenta con su trabajo para el Gobierno en Seguridad del Inframundo (SI), decide abandonarlo y trabajar por cuenta propia como cazarrecompensas. Desgraciadamente nadie abandona la agencia sin que una sentencia de muerte pese sobre tu cabeza, y más si contigo te llevas a la mejor agente de la agencia: Ivy, una vampiro aún viva (en estos libros los vampiros pueden ser “activos”, ya muertos, o “pasivos”, seres humanos con el virus vampírico en su sangre) y a un pixie, Jenks, también muy valioso para el SI. Este primer libro se limita a explicarnos cómo Rachel consigue abandonar su trabajo en el SI y salir con vida (es un decir porque la verdad es que acaba medio muerta, pero nadie daba un duro por ella) mientras que nos adentra en el universo de la saga de Rachel Morgan (que, en total, estará compuesto por trece libros) y a explicarnos las relaciones entre humanos y demás seres (hadas, pixies, vampiros, hombres-lobo, etc). Y la verdad es que Bruja mala nunca muere engancha, pero el personaje de Rachel recuerda, muchísimo, a Harry Dresden, no sólo porque podrían convivir en el mismo universo literario, sino porque Rachel viene a ser Harry, pero en mujer y bruja en vez de hombre y mago. Supongo que ese es el motivo por el que me gustó tanto el libro y me decidí a continuar con la lectura de la saga, porque, a pesar de lo que parece NO es un libro de vampiros moñas, puede que esas citas y comparaciones de la portada le hayan conseguido a La Factoría de Ideas más ventas, pero a mi me han privado de la lectura de unos libros que tienen más en común con el Harry Dresden detectivesco y mágico que con vampiros que brillan a la luz del sol y buscan jovencitas a las que enamorar y no desangrar. De hecho el primer libro tan sólo nos ofrece un sencillo interés romántico sin más vueltas de hoja, y a cambio también ofrece un más que interesante villano, grandes dosis de acción y una Rachel Morgan absolutamente vapuleada.

Es decir, Bruja mala nunca muere me ha gustado tanto como para leer el siguiente libro, El bueno, el feo y la bruja, donde la trama avanza más y donde Rachel se consolida como personaje pupas, y Trent Kalamack como un malo de esos que hacen grande al héroe, el caso es lo de menos, lo interesante es ver como Harrison profundiza en el mundo de Rachel Morgan, cómo cambia Ivy, cómo descubrimos que Jenks mola y cómo acabas cogiéndole tirria al gili del novio de Rachel. Eso sí, hay un par de escenas sexuales pero no llega al nivel moñas y recuerda a otros momentos de Harry Dresden, vamos, que mis temores sobre esta saga parecen totalmente injustificados.

A decir verdad estos dos libros me han demostrado que la saga de Rachel Morgan está, casi, al nivel de la saga de Harry Dresden, y ambas son del palo de una serie como Supernatural. Soy un adicto a las dos últimas, así que mientras mato la espera al siguiente de Harry Dresden, pues, ¿por qué no leer a Rachel Morgan? Son dos libros muy entretenidos y adictivos que te hacen pasar un más que buen rato. Animaos a darle una oportunidad, no es lo que parece, puede que se publique en la Colección Pandora, puede que La Factoría la publicite como romance paranormal, pero en realidad estamos ante una muy buena fantasía urbana.