Vivimos en una sociedad tan anodina y gris, dónde todo el mundo va a la suya y el tiempo y el dinero rigen el destino de los hombres, que ya nadie quiere que le cuenten cuentos. Realidades palpables, es lo único que vale. Salvo los niños que, ignorantes de ese mundo hostil que les espera en el mañana, aún se dejan seducir por la historias maravillosas, a menudo mágicas, que ofrecen los cuentos de hadas.

El rey Igor se puso furioso y violento. Uno de sus vasallos, el conde de Rosa Adios, trató de oponerse a sus planes. La reacción del monarca fue brutal: invadió el condado, saqueó y lo destruyó todo. Solo Blanca Flor, la nieta del conde, se salvó, gracias al hermano del rey, el príncipe Serge. Después desapareció sin que nadie supiera qué había sido de ella.
Casi dos décadas después es el rey Serge quien gobierna sobre el reino de los Seis Puentes. Y en este reino todos se preparan para celebrar la boda de la princesa Cecilia. Ana, la posadera, está encantada con el evento, ya que se crió con Cecilia. Pero Ana también es la protegida del rey, que no puede negarle nada. Esto despierta los celos de la reina que odia a Ana.

Es lógico preguntarse si, en el siglo XXI sigue vigente el cuento de hadas como un medio para explicar una historia. Durante siglos se transmitieron oralmente y hace poco más de trescientos años que empezaron a difundirse por escrito, impresos en libros. En el siglo XX el cine recogió el testigo y, de la mano de Walt Disney, los cuentos de príncipes y princesas con mensajes moralizantes y final feliz se trasladaron a las salas de cine. Quizás el cómic es un buen heredero de la responsabilidad de seguir contando cuentos de hadas.

«El Reino de Blanca Flor» («Le royaume de Blanche-Fleur«) es un cuento de hadas escrito y dibujado por el belga Benoit Feroumont, con los colores de Sarah Marchand, publicado originalmente por Dupuis en el año 2019 y que Nuevo Nueve Ediciones nos ha traído recientemente en nuestra lengua. Esta historia forma parte de la colección «El Reino» («Le royaume«), del que Dupuis ya lleva publicados seis álbums que están cosechando un gran éxito en su país de origen pero que no habían llegado en castellano. En concreto este «El Reino de Blanca Flor» sería la séptima entrega, aunque ‘hors série‘ y autoconclusiva, fuera de la continuidad.
«El Reino de Blanca Flor» nos cuenta la historia de Blanca Flor, del Reino de los Seis Puentes, una chica feliz, temperamental y con mil proyectos en la cabeza que vive ignorante de su verdadero origen. Y es que Blanca Flor es la hija del conde de Rosa Adiós, que se enfrentó a la fúria del rey Igor y cayó junto a su castillo a fuego y acero, y ha estado oculta durante veinte años a la espera del momento propicio para recuperar su lugar. Pero para acabar de complicar las cosas, el cuento de Blanca Flor tiene otros muchos ingredientes y variopintos personajes secundarios que hacen de este cuento una lectura maravillosa: una reina celosa y malvada que le desea el mal a Ana la tabernera, un rey benévolo que no ama a su esposa, un cuñado real que ansia ceñirse una corona en su cabeza, un soldado enamorado y tontorrón, una soldado traidora al servicio del enemigo, una bruja cuyas pociones no funcionan, un buen sirviente que ha cumplido con su labor durante veinte años protegiendo a Blanca Flor a petición del rey Serge, unas damas de la corte taimadas y retorcidas que sirven a la reina malvada,… y un par de pájaros parlanchines.

«El Reino de Blanca Flor» es un cuento de hadas, en esto vamos a coincidir todos. Que no es un cómic solo para niños también estaremos de acuerdo, puesto que la historia va a entretener tanto a los adultos como a los más pequeños de la casa. És una obra divertida, de ritmo ágil, y aunque recurre a numerosos tópicos del género y reproduce ciertos dejes de Walt Disney (la presentación de Ana, paseando por el pueblo y charlando amigablemente con sus vecinos, se asemeja mucho a la de Bella en la película «La Bella y la Bestia«), pero se disfruta como algo fresco y original. Además tiene un poco de todo, desde romance hasta acción, golpes de efecto y sorpresas inesperadas, villanos y héroes, y mucho sentido del humor. Todo ello acompañado por el dibujo expresivo de Benoit Feroumont, cuyo pasado como animador (fue el responsable de animación de la película «Bienvenidos a Belleville«, nominada al Óscar como mejor película de animación en el año 2003) se puede comprobar con su control de ritmo y los tiempos. Y para redondear, «El Reino de Blanca Flor» cuenta con una edición espectacular de Nuevo Nueve Ediciones, en tapa dura con repujados, un tamaño grande y con papel de calidad. Un lujazo.

«El Reino de Blanca Flor» es la demostración que el cómic es el formato ideal para contar cuentos de hadas en el siglo XXI.
Es fácil imaginar las dificultades que tuvo Marco Polo, tras su largo periplo por Oriente, al regresar a su hogar veneciano e intentar explicar a sus conciudadanos las maravillas que había encontrado a lo largo de su viaje. La palabra, herramienta esencial en la comunicación del ser humano, no era suficiente para describir los lugares, las personas o las criaturas que había tenido visto y, a su vez, los habitantes de Venecia que escuchaban las narraciones del mercader Polo eran incapaces de hacerse una imagen exacta de lo que había visto el viajero simplemente con las descripciones aproximadas de ellas. De la misma manera, Cristóbal Colón a su regreso del primer viaje a América, sin una bodega repleta de productos, objetos y singulares ejemplos de lo que había encontrado allende los mares, habría sido incapaz de transmitir a los Reyes Católicos la verdadera magnitud de las tierras descubiertas. La misma sensación que podían tener los hobbits de «El Señor de los Anillos» al regresar a su humilde aldea de La Comarca tras pasar varios años viajando por la Tierra Media. ¿Cómo poder explicar lo que habían visto y vivido solamente con la descripción oral y narrada, con la palabra?
El lenguaje, a veces, es insuficiente y por eso la adaptación de los cuentos de hadas transmitidos oralmente a libros, al cine o al cómic les otorga una dimensión más.

El Reino de Blanca Flor
Autor: Benoit Feroumont
Edición original: «Le royaume de Blanche-Fleur»
ISBN: 978-84-17989-70-5
Formato: 30x22cm. Cartoné. Color
Páginas: 112
Precio: 22,00 euros