linea_separadora

Rara avis donde las haya, «El ataque de los tomates asesinos» («Attack of the Killer Tomatoes!«) es una película de bajo (¡bajísimo!) presupuesto escrita y dirigida por John de Bello, estrenada en el año 1978, una comedia de culto disparatada que solamente se puede ver y disfrutar bajo los efectos de grandes dosis de alcohol o pastillas de colores. La premisa de la película es, como poco, delirante: unos tomates modificados genéticamente se convierten en monstruos que atacan a la población y un grupo de agentes especiales son la única esperanza para detener a los frutos dentados de color rojo que amenazan a la humanidad con el exterminio.
Protagonizada por David Miller, George Wilson, Sharon Taylor, Ernie Meyers o Eric Christmas, «El ataque de los tomates asesinos» está considerada como una de las peores películas de la historia del cine, compartiendo este reconocimiento con las películas del director Ed Wood, aunque la película de Bello puede presumir, además, de ser tan mala, casposa y cutre que no merece ni ser categorizada como cine de serie B. Es serie Z, cine trash, pero eso no le impidió convertirse en un título de culto y contar con secuelas («Return of the Killer Tomatoes» en 1988, «Killer Tomatoes Strike Back!» en 1990 y «Killer Tomatoes Eat France!» en 1991), videojuegos, cómics e incluso, en 1990, una serie de animación titulada «Attack of the Killer Tomatoes: The Animated Series«, que se emitió en Fox Kids.
Sí, «El ataque de los tomates asesinos» es una película mala, mala, mala, pero puede llegar a ser divertida, divertida, divertida si uno no se la toma en serio.

linea_separadora