Bang Ediciones publica una obra singular, “Dormir es morir“, de Gabri Molist, que tiene el aval de haber sido seleccionada entre los títulos Esenciales del último semestre de 2020 por la ACDCómic (Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España).

Aunque lo entendamos mejor, el dormir siempre sigue siendo misterioso y a veces angustioso llegando a poder tener hipnofobia o somnifobia…
¿Dormir es morir? ¿Aunque sea un poquito? Nuestro protagonista se lo pregunta cada noche y piensa que podría morirse sin darse cuenta… ¿Se puede morir sin darse cuenta? Por lo que teme dormirse o más bien teme morirse, ¿o es lo mismo? ¡Qué lío! Después de 3 noches en vela, y al borde de un ataque al corazón, o eso cree, decide verse con un psicólogo. Será una psicóloga. Agnes es una mujer madura, amable y pugnaz, pero al joven le costará abrirse
Si para unos, la noche es sinónimo de paz y descanso, para otros es infierno y angustia. Una inmersión singular en el miedo a morir, a dormir y a su terapia.

Apenas puedo aportar cosas sobre el perfil de su autor, Gabri Molist, del que solo tengo constancia de una obra anterior suya, “Asonancia“, una grapa publicada por Apa-Apa Comics. Su estilo de dibujo y de narrar una historia es muy particular, como analizaremos a continuación.
Dormir es morir” trata de un solitario individuo, del que no se dice nombre alguno, camarero de profesión, que vive su vida angustiado porque piensa que una vez se quede dormido, habrá de morir. Para ello retrasa el sueño viendo series en su portátil y una vez cae en las redes de Morfeo, experimenta un viaje onírico perturbador y extraño. Para remediar esta situación, asiste a varias sesiones de terapia con una psicóloga, que no conseguirá sino agravar la situación.
El argumento, aunque parece simple, una vez plasmado en imágenes, se torna interpretable y de una complejidad formal no apta para todos los públicos. “Dormir es morir” es una obra diferente, muy alejada de lo convencional, tanto en forma como en contenido. Incluso puede revisarse desde una perspectiva freudiana que dé pie a interpretar los paisajes oníricos por los que deambula el personaje.
De un primer vistazo, la portada es realmente impactante y visual, pero el dibujo del interior puede causar rechazo. Gabri Molist juega mucho con las formas, las líneas y las viñetas, a veces creando imágenes abstractas, siempre saliéndose de lo convencional en lo que a dibujo se refiere. Usa óvalos, círculos, elipses para caracterizar a algunos personajes. Sobre todo, el autor se divierte con la planificación de cada página, casi siempre cambiante, que hace que no sepamos qué nos vamos a encontrar al avanzar en la historia: nada es previsible. Esta es una de las grandes virtudes de esta obra, la imprevisibilidad, aunque a veces cueste seguirle los pasos.
Dormir es morir” también está plagado de humor negro, que alivia el asfixiante hilo narrativo. El autor clava ciertas situaciones, que más de uno habrá padecido en su piel. La escena del restaurante, uno de esos ‘rodizios’ argentinos paraíso de carnívoros, representa perfectamente lo que es trabajar en el oficio, tan poco complaciente. Y lo sé por experiencia. La obra me atrapó desde ese primer momento, y me hizo comprender la desazón del protagonista, lleno de complejos y miedos. Le asustan los gatos, el irse a dormir, envejecer y la soledad, que intenta curar adquiriendo una muñeca hinchable, que da lugar a uno de esos momentos de humor cruel que comentaba antes.
Este cómic está publicado en un formato ideal para lucir en la estantería: de tamaño folio, tapa en blanda con lomo, y 260 páginas. Interior en blanco y negro o en color, que aparece en algunos de los sueños del protagonista. El autor también varía las técnicas del dibujo: en algunos pasajes usa líneas finas de tinta china, en otros más gruesas, tramas, aguadas, grises… Todo cabe en esta obra que, como sello personal, abunda en formas geométricas de las que cada lector puede sacar el significado que le convenga.
Quizás el cierre de la historia nos deje un poco decepcionados. Hasta en esto se sale de lo común. Hay que darle una oportunidad a “Dormir es morir” e incluso una relectura para encontrar las claves que Gabri Molist ha ido desperdigando a lo largo de las páginas. Lo que seguro es que no nos dejará indiferentes: ¿Quién no ha sufrido la angustia de pensar que no va a despertarse tras dormir?

Dormir es morir
Autor: Gabri Molist
ISBN: 9788417178222
Formato: 20x27cm. Rustica cosida. Blanco y negro y Color
Páginas: 264
Precio: 20,00 euros