Segunda entrega de la saga de Kris Longknife, una serie de space opera militar que abrió fuego con “Rebelde” y que ahora regresa con este “Desertora“, un libro en el que se acentúan las diferencias con los referentes más inmediatos del género: Miles Vorkosigan y Honor Harrington.

 

//www.via-news.es/images/stories/libros/factoria/desertora.jpgDESERTORA
Mike Shepherd
Titulo original: Deserter
Autor: Mike Shepherd
Traducción: Raúl García Campos
Formato: 23 x 15 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 320
PVP: 20,95 €

Kris Longknife no eligió ser una niña rica y consentida. Cuando pudo decidir por sí misma, se alistó en los marines.

Cuando el mejor amigo de Kris desaparece, esta toma la primera nave hacia Turántica, el último lugar donde se lo vio con vida. Pero el rescate no será tan sencillo como cabría esperar. Turántica no es solo el agujero más infernal de la galaxia, sino que además se encuentra en cuarentena a causa de una plaga letal. Y tras una repentina y sospechosa caída del sistema de comunicaciones con el exterior, Kris comprende hasta dónde están dispuestos a llegar sus enemigos a fin de tenderle una trampa mortal. Pero ella está decidida a ir aún más lejos, y a seguir profundizando en los secretos de Turántica para sobrevivir.

En mi reseña de Rebelde fui tan original como para comparar a Kris con Miles y Honor, los dos personajes más destacables de la space opera militar del panorama editorial español. Son los dos primeros nombres que saltan a la palestra y, naturalmente, resultan en una comparación injusta, ya que entre ambos copan el mundo corporativo, el de lo militar, el de las conspiraciones, traiciones, mercenarios, marines… no parece que Lois McMaster Bujold y David Weber hayan dejado mucho espacio para la originalidad a Mike Shepherd, a pesar de que él esté intentando crear un personaje tan interesante como éstos. Eso sí, Shepherd quiere que veamos cómo Kris Longknife se convierte en una leyenda y nos va mostrando sus primeros pasos en el escenario de los 600 mundos que conforman este “pequeño” escenario. Así, en Desertora podremos ver cómo la acción se orienta más a intentar adivinar la mano que tiene la jugada enemiga más que a la pura acción, este es un libro donde pesa más el aspecto estratégico político que la acción por acción (de la que, siendo honestos, hay muy poca).

En Rebelde vemos como Kris se lanza de cabeza en mitad de una trampa, en Turántica un sector espacial con cierto desequilibrio político, para rescatar a un amigo de la infancia y para ello recurre a su papel como princesa Longknife, lo que elevará la tensión debido a que se relacionará, directamente, con los principales actores del complot.

Entiendo la jugada que quiere hacer Mike Shepherd, sacar a Kris del terreno conocido y ya explorado por Honor, Miles y Jack Geary (La Flota Perdida) y entrar al mundo de las intrigas políticas aderezado con toques de romance (hay un trágico triángulo amoroso que evoluciona ligeramente a mitad del libro) y otros toques con los que no estoy nada de acuerdo (en serio, no necesitaba tantos detalles sobre el atuendo que iba a vestir Kris y lo fascinada que se sentiría con “ropa bonita”). Eso sí, la jugada le sale bien a Shepherd que nos muestra a un personaje con varias facetas, inexperto y novato aún (no en vano poco a poco va descubriendo la dura realidad) aunque ese final nos hace pensar que veremos a Kris en plena acción… o no, porque Mike ha demostrado que nos puede sorprender notablemente con el desarrollo de la acción.

Sobre la edición de La Factoría de Ideas habría que decir que conviene un repaso a la traducción, no es que haya cosas que chillen demasiado pero recuerdo que hablan del “presidente de la unión” o algo así… cuando es obvio que se refieren al sindicato. Hace falta una revisión más detallada de los textos para que no se cuelen errores así. Por lo demás estoy agradecido de haber tenido otro libro más de ci-fi militar que leer y que cumple con la regularidad de sus salidas.

En definitiva, sí, me gustaría continuar con la saga de Kris Longknife, tengo mucha curiosidad por saber cómo se desenvuelve Kris en la nueva situación que deberá afrontar aunque Desertora me ha resultado menos interesante e intenso que Rebelde.