El lugar que inspiró una de las comedias románticas más recordadas de los años noventa, la librería «The Travel Shop» que regentaba Hugh Grant en la película «Nothing Hill«, cierra sus puertas tras 32 años de vida vendiendo libros de viajes, biografías de exploradores y guías de todo el mundo.