Fernando Ruiz-Goseascoechea se anima a continuar su periplo por los cinco sentidos y así, tras «Los sabores de la memoria«, ahora nos llega «¿A qué huelen los recuerdos? Marcas que dejan huella«, publicado por Diábolo Ediciones. Un recorrido nostálgico y divertido por aquellas marcas cuyo aroma es parte de la historia de nuestra vida.

¿Quién no recuerda que un poco de pasta basta, si se utilizaba determinado detergente? ¿Y qué decir de la cuchilla de afeitar que daba gustirrinín?, según aseguraba Gila en un anuncio inolvidable de la España predemocrática. ¿Qué tal? ¡Muy bien con Okal!, fue durante una época la manera de saludarse de millones de españoles.
Las pastillas de jabón Lagarto, la botella de Mistol, el limpia metal Netol, la lejía Conejo, el tubo de pegamento Imedio, el cartón de Norit, el insecticida de Orion, la crema Nivea antes de ir a la playa, son productos, junto a los olores de colegios, hospitales, iglesias… que el autor asocia a sus recuerdos imborrables, tanto de su hogar familiar como de las ciudades en las que vivió de pequeño.
En esta biografía olfativa, no exenta de humor, tienen tanta importancia los olores inconfundibles que emanan de los productos, como las marcas que los fabricaban y comercializaban, así como su evolución a lo largo de los años.

Fernando (cuyo apellido no repito por cuestiones obvias) posee un superpoder que consiste en una memoria olfativa prodigiosa, tal y como relata el prologuista Juan María Calvo Roy. Gracias a este don ha sido capaz de extraer el máximo jugo al tema expuesto en este bonito libro. Una mezcla de biografía y arqueología moderna que encaja a la perfección, sobre todo por el modo en que está escrito, donde prima el entretenimiento por encima del didactismo.
El autor comenta las marcas y los productos con los que hemos convivido en la mayoría de los casos. Detergentes, colonias, medicamentos, limpiadores, objetos escolares… Muchos de ellos agazapados en el pequeño armario del baño, o en la alacena próxima a la lavadora, o en ese cajón que al abrirlo deja escapar aromas a tutiplén. un sinfín de cosas, de las que se nos cuenta el origen, desarrollo y fin, aportando datos y más datos de gran interés.
Fernando acompaña la descripción de cada marca con de anécdotas relacionadas con el producto en cuestión y que sucedieron durante la niñez y juventud del escritor, lo que confiere un aspecto autobiográfico a este libro. Además, para hacerlo más interesante, no se para en los objetos, ya que contextualiza cada uno de ellos con sucesos de aquellos tiempos e incluso hay secciones en las que se habla de la música de la época, de la locomoción o de cómo nos atraían los quioscos de la esquina, con sus atractivos reclamos.
Okal, Netol, Vicks, Colgate, Denticolor, Ese, Kanfort, Norit, Atkinsons, Bic, Ajax, Pond’s… Son tantas las marcas aquí referidas, que seguro que el aroma de alguna de ellas se ha quedado en nuestro olfato a perpetuidad. Como dije antes, el hecho de que se nos obsequie con esta profusión de datos de empresas que abren y cierran, que se fusionan o que quiebran, supone un aliciente porque como se suele decir, el saber no ocupa lugar.
A casi todos nos ha pasado alguna vez entrar en un sitio y oler algo que de repente nos traslada a una experiencia lejana de nuestra vida. A mí me ha pasado cientos de veces y la verdad es que es una sensación placentera y que activa un recuerdo enterrado en la memoria. Desconozco si alguien realizó un libro de temática similar, pero he de descubrirme ante la originalidad y el buen hacer de Fernando, puesto que este es de esos libros que calan hondo y nos hacen rememorar escenas de nuestra juventud.
Además, supone un edificante viaje por la España de nuestros abuelos, nuestros padres, e incluso por la nuestra, repleto de interés, ya que nos muestra cómo se transformó la sociedad desde lo material. Cómo cambiaron nuestros hogares gracias al descubrimiento de nuevas sustancias, a la publicidad y a la moda.
Diábolo Ediciones sigue con su buen hacer editorial en esta publicación. El libro está encuadernado en tapa blanda con solapas y contiene cientos de imágenes necesarias para disfrutar más la lectura. Tras el epílogo, encontramos a página completa una pequeña selección de imágenes de marcas muy evocadoras y que, al igual que el resto del libro, nos hacen viajar embargados de nostalgia.

¿A qué huelen los recuerdos?
Autor: Fernando Ruiz-Goseascoechea
Fecha de publicación: Septiembre de 2020
ISBN: 978-84-18320-08-8
Formato: 17x24cm. Tapa blanda. Color.
Páginas: 312
Precio: 25,95 euros