linea_separadora

La pandemia del Covid19 nos obligó a encerrarnos en nuestras casas durante unos meses angustiosos, que han quedado marcados en fuego en la historia de la humanidad. El maldito virus despertó el interés de los espectadores por películas relacionadas con epidemias, y descubrieron que había tantas que eran incluso un género cinematográfico con sus códigos y sus tópicos: “12 monos“, “28 dias después“, “Contagio“, “A ciegas“, “El puente de Casandra“, “Estallido“, “Hijos de los hombres“, “La amenaza de Andrómeda“, “Tren a Busan“, “Soy leyenda“…. La mayoría de ellas tienen tintes apocalípticos pues acercan a la humanidad a su final y llenan el planeta de zombies comecerebros que van diezmando a los escasos supervivientes, pero los autores también aprovechan la ocasión para imaginar como reaccionaría el ser humano ante una crisis global de este tipo. Y en la mayoría de los casos, la teoría es que el hombre siempre es un lobo para el hombre…

28 dias después” (“28 days later“), del director Danny Boyle y con un guion del escritor Alex Garland, es una historia que encajaría perfectamente en el género de las películas sobre virus infecciosos pero lo más aterrador de todo se presenta al principio de la película: Jim se despierta de un coma en un hospital y descubre que está solo. Que no hay nadie en el hospital. Que Londres es un cementerio. Las calles de la capital inglesa están desiertas. Reina un silencio total. Su terror comienza al darse cuenta que no está tan solo como parece… Tras la incursión en un laboratorio por parte de un grupo de defensores de los derechos de los animales, un virus mortal se extiende por todo el país, acaba con la mayor parte de la población y convierte a los infectados en máquinas de matar. Sólo queda un puñado de supervivientes, mientras el resto del mundo aísla Inglaterra.

Insisto: el brutal arranque de “28 dias después“, su poderoso prólogo, es lo mejor de la película. El periplo de Cillian Murphy por un Londres vacío sigue siendo una de las imágenes más potentes del cine contemporáneo.

Protagonizada por Cillian Murphy, Naomie Harris, Christopher Eccleston, Brendan Gleeson, Megan Burns y Noah Huntley, entre otros, “28 dias después” es una película sobre virus y pandemias que no rehuye los tópicos del género pero que los reintepreta. Y lo que nos ofrece no es una película de zombis al uso, sino la obra en la que un cineasta enorme que juguetea con los conceptos sobre los que se construyen este tipo de películas, nos ofrece una película con un acabado visual con aspecto de documental y protagonizada por un acertado reparto donde no hay estrellas. No esperábamos menos del director de “Slumdog Millionaire” y “Trainspotting“, y responsable de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres.

Pocos años después llegó una secuela, “28 semanas después“, dirigida por Juan Carlos Fresnadillo, que nos trasladaba después de los hechos de la primera, cuando la epidemia que había afectado Gran Bretaña seis meses atrás parecía haber remitido, y el ejército controla la única zona de Londres libre de contagio y zombis donde se amontonan los escasos supervivientes de la tragedia. Inferior a su predecesora, aunque no está nada mal.

linea_separadora