linea_separadora

Hay dos películas que no deberían faltar en ninguna lista con las diez mejores películas de zombies de la historia del cine: «La noche de los muertos vivientes» de George A. Romero y «Tren a Busan» de Yeon Sang-ho. Los ocho lugares restantes de la lista pueden debatirse y estoy abierto a hablar sobre ello.
La película coreana del año 2016 «Tren a Busan» («Busanhaeng«) nos cuenta como un virus letal se expande por Corea del Sur, provocando violentos altercados y que la mayor parte de la población se convierta en infectados ansiosos de devorar carne humana, pero la historia se centrará en los pasajeros de un tren de alta velocidad que viaja de Seúl a Busan, un recorrido de 442 km. en el que tendrán que luchar por su supervivencia, y la de sus familias, frente a la horda de infectados.
La atmósfera claustrofóbica del tren, unos magníficos efectos especiales, la fotografía de Lee Hyung-Duk, cierta crítica social y un ritmo frenético digno de los mejores thrillers encumbraron la séptima cinta del director Yeon Sang-ho, la primera con actores reales pues con anterioridad solamente había hecho largometrajes de animación y se había consagrado como autor del cine de animación más adulto. La película estableció un récord en su país al convertirse en la primera película en superar los 10 millones de espectadores, y arrasó en nominaciones y galardones en los premios de cine asiático. En el Festival de Cine Fantástico de Sitges del año 2016 se hizo con los galardones al mejor director y a los mejores efectos especiales.
«Tren a Busan» es una película de género hecha con habilidad, sin renunciar a la espectacularidad y el entretenimiento que ofrecen los blockbusters, y nos demuestra como aún existe la posibilidad de innovar y ofrecer cosas diferentes en las películas de este género.

linea_separadora