John Byrne se hizo cargo de Wonder Woman en el apogeo de la anterior etapa que la había elevado a los altares, gracias al trabajo de un veterano guionista como William Mesner-Loebs. La llegada de Byrne daría lugar a una Segunda Génesis.

Wonder Woman: Segunda génesis (Grandes autores de Wonder Woman: John Byrne)
Edición original: Wonder Woman vol. 2 núms. 101 a 112 USA
Guión: John Byrne
Dibujo: John Byrne
Color: Patricia Mulvihill
Formato: Libro cartoné, 296 págs. a color.
29,5€

La princesa Diana vuelve a ser Wonder Woman y necesita empezar de cero. Así pues, se muda a su nuevo hogar, Gateway City… pero los problemas no tardarán en encontrarla. Desde Darkseid hasta Morgana Le Fay, pasando por Sinestro y Juicio Final, la amazona más poderosa de Themyscira se enfrentará a numerosos adversarios sola o acompañada por viejos conocidos… y también nuevos, como la joven Cassandra Sandsmark, que tendrá un gran peso en el futuro próximo de nuestra heroína.

John Byrne revolucionó como guionista y dibujante el contexto de Wonder Woman a lo largo de tres años muy intensos que tocaron todo tipo de temas. Este volumen recopila el primero de ellos con los números del 101 al 112 de la serie original. ¡Nueva entrega de la línea Grandes autores de Wonder Woman, en la que recuperaremos las etapas más destacadas en los 75 años de historia del personaje! Aproximaciones que, por diferentes razones, dejaron una huella indeleble en su mitología.

Si cuando quieres… te lo curras.

Recientemente tuvimos la suerte de poder reseñar la etapa de John Byrne en Hulka, las dos en realidad, y fue una experiencia más que gratificante. Hace unos días, también, reseñamos los números que llevaron a la princesa amazona al número 100 en la etapa de William Messner-Loebs, así que parece justo que sumemos ambas vertientes analizando el trabajo del propio Byrne en el volumen Grandes autores de Wonder Woman: John Byrne. Segunda Génesis. Este ¿primer? volumen recoge los primeros 12 números de la etapa de Byrne y cómo el autor intenta dejar atrás el trabajo de Messner-Loebs en la serie para llevar a Diana a su esencia… en Gateway City.

Pues sí, casi lo primero que hizo Byrne al llegar a Wonder Woman fue trasladar a la princesa amazona a otra ciudad, una nueva e inventada, convencido de que eso era parte de la esencia de los héroes DC. El caso es que a partir de ahí reconstruye la vida de Diana dándole un nuevo elenco de secundarios, entre los que estará Donna Troy, y comenzando sus nuevas aventuras contra un enemigo de “su calibre”: Darkseid. Así, en estos primeros doce números (de los 36 que realizó) veremos a Diana visitar Themyscira, enfrentarse en un par de ocasiones a Darkseid y sus tropas, a la (casi) inevitable Morgana LeFay y a un enemigo más propio de la realidad virtual.

¿Qué necesidad había?

Lo cierto es que recuerdo que tras la etapa de Messner-Loebs lo único que yo quería ver es cómo continuaba esa etapa, por lo que me molestó bastante que Byrne pusiese sus ojitos en Wonder Woman y omitiese mayormente la etapa anterior, volviese a destruir el hogar natal de Diana y, por decir algo, se mudase a Gateway City. En realidad todo forma parte del plan de Byrne para intentar ensalzar a Diana como se merecía, pero… no voy a intentar endulzarlo, sobre todo porque aún recuerdo la polémica que fue la etapa de John Byrne en Wonder Woman para mi, y es que el final de la etapa anterior resultó totalmente épico y Byrne, por los motivos que sea, la obvió durante demasiados números para mi gusto. Aún así se nota que intenta acelerar sus tramas, dar por sobreentendidos unos aspectos argumentales “de trámite” que le hace no profundizar en exceso en sus personajes, ni en la propia Diana, algo que sí había hecho en anteriores etapas con otros personajes. No es un Byrne en estado de gracia, pero tampoco es un Byrne en decadencia como he leído por ahí.

Capaz sigue siéndolo.

El dibujo de John Byrne, aunque no está a la altura de algunas grandes obras que le hemos visto dibujar en el pasado, como esa Hulka que mencionábamos antes, o la Patrulla-X, o los Vengadores, o Superman, o…, comenzó a sufrir altibajos en torno a estos años. Así veíamos cómo, dependiendo del entintador (o del interés de Bryne), la calidad de sus páginas finales se resentía y no estaba al nivel que se esperaba (aún estando bastante por encima de tanto hot artist de los años 90). En Wonder Woman sucede lo mismo, hay grandes planos y viñetas… y otras en las que recurre a los trucos de los dibujantes que tanto criticaba entonces para no dibujar fondos o dotar a sus dibujos de profundidad y detalle. Y si alguien duda de por qué bajó así la calidad de su dibujo… bueno, es que no ha leído los últimos trabajos que realizó para IDW o no ha visto su Pinterest porque anda que no se “curra” ahí los dibujos ni nada…

En cuanto a la edición de ECC Cómics reconozco que me gustan estos volúmenes, quiero imaginar que se publicarán los otros dos volúmenes de la etapa de John Byrne en Wonder Woman y aplaudo que se incluyan artículos específicos del propio volumen como este.

En definitiva, aunque tengo sentimientos encontrados con este Byrne no puedo olvidar que es el que nos ha ofrecido tantísimos momentos de diversión en el pasado, siempre tardaba en desarrollar sus tramas así que lo justo sería juzgar su etapa en conjunto, y no en una tercera parte. De momento veo recomendable este volumen a sus fans y a aquellos que quieran ver otras versiones de Diana.