Debo reconocer que tenía muchas ganas de leer “Victorioso“, pero lo que no sabía es que lo devoraría en apenas doce horas… Soy un adicto a la space opera militar y Jack Campbell sabe pulsar tan bien las teclas de mi adicción… ¡Ya tengo ganas de más!

 

"Victorioso" (Jack Campbell, La Factoría de Ideas)VICTORIOSO
Jack Campbell
Titulo original: Victorious
Autor: Jack Campbell
Traducción: Raúl García Campos
Formato: 23 x 15 cm
Encuadernación: Rústica con solapas
Páginas: 320
PVP: 20,95 €
ISBN: 9788498008159
Colección: VENTANA ABIERTA Nº: 49
Género: space opera

Tras su regreso al espacio de la Alianza, el capitán Black Jack Geary es ascendido a almirante de la flota, a pesar de que al consejo rector le aterra la posibilidad de que lleve a cabo un golpe de Estado.

El nuevo rango de Geary le otorga la autoridad necesaria para negociar con los síndicos, que han sufrido una cantidad crítica de bajas y podrían, por fin, mostrarse dispuestos a no prolongar la guerra. Con determinación, Geary encabeza el retorno de la flota al espacio síndico. Sabe que la capitulación del enemigo será una empresa ardua. Así, se lanza a la batalla, sin olvidar que los alienígenas, aún más poderosos, acechan en el otro extremo del espacio ocupado por los síndicos.

Con este Victorioso Jack Campbell nos da un cierre apropiado al arco argumental de La Flota Perdida, hemos visto como John Geary las pasaba canutas hasta regresar al espacio de la Alianza, luchando contra los síndicos y, en ocasiones, contra sus propios hombres. El regreso a casa, como un futurista Odiseo finalizó en Incansable, el anterior volumen, y ahora, bueno, ahora debe enfrentarse a unos demonios distintos: los políticos de la Alianza. Lo que quizás no sea sencillo ya que algunos de sus hombres esperan convertirlo en un dictador que rija el destino de la Alianza, dé su merecido a los síndicos y devuelva la grandeza a su nación. Desgraciadamente Black Jack tiene otros planes y, bueno, los síndicos, los políticos, los hombres de Black Jack y los alienígenas también los tienen. Nada de retiro dorado, nada de descanso, la acción no se puede detener y si bien John Geary ha conseguido un milagro al regresar la flota a casa ahora deberá buscar un nuevo milagro: acabar de una vez por todas con una guerra que ha durado cien años y firmar la paz con los mismos enemigos que, cien años atrás, le dejaron atrapado en una cápsula de salvamento.

Naturalmente las cosas no serán tan sencillas para nuestro protagonista, pero él sabrá manejarse de acuerdo al honor y al deber, mentalidad que tanto echamos de menos en nuestros políticos y fuerzas de seguridad y que, tal vez, sean el motivo por el que me gustan tanto este tipo de libros: no es sólo la acción, la lucha contra un enemigo superior, sino el saber vencer “bien”, sin puñaladas traperas, siendo conscientes de que debes vencer con honor y que sólo así la victoria adquiere su razón de ser. No sirve de nada vencer si para ello te conviertes en el enemigo.

"Victorioso" (Jack Campbell, La Factoría de Ideas)

Se ha mencionado que hay algo de crítica social en La Flota Perdida. Es inevitable, estamos hablando de gobiernos corruptos que se lanzan a la yugular del otro sin preocuparse por las vidas de sus ciudadanos, sin buscar otras soluciones menos sangrientas… En fin, lo que suelen hacer la mayoría de los Gobiernos y políticos. Naturalmente que hay crítica social, y me parece muy correcto que, cuando hablamos de la guerra, se refleje también el sufrimiento del pueblo (aunque en Victorioso se hace de una forma tangencial), es como debe ser. No hay guerra sin víctimas.

Pero volvamos a lo divertido, la acción, la emoción, el esperado final… bueno, más bien estamos ante un punto y seguido, porque Jack Campbell es un truhan que sabe engañarnos para, a la vez que nos ofrece un final muy esperado, abre dos nuevas líneas argumentales de peso y calado. De hecho no sólo se conforma con abrir dos líneas argumentales, es que abre dos nuevas sagas dentro de La Flota Perdida. Por un lado tendremos la saga “Beyond the Frontier” (Más allá de la Frontera) de la que han aparecido ya un par de libros, y por el otro “Lost Stars” (Estrellas Perdidas) de la que tan sólo ha aparecido un libro. No quiero contaros demasiado de qué va cada saga, aunque el que haya seguido La Flota Perdida se podrá hacer una idea. Eso sí, conviene destacar que en La Factoría de Ideas han publicado estos seis libros en el plazo de 4 años (desde 2009) mientras Honor Harrington sigue parada desde 2008, aplaudimos el primer punto, pero seguimos mosqueados por el segundo (aunque prometen que en 2013 sí veremos publicado el siguiente libro de Honor). ¿Por qué destaco la publicación de estos 6 libros en apenas 4 años? Pues porque creo que la space opera militar, creo, no debe vender tan mal si una editorial como La Factoría publica 6 libros de la misma saga en 4 años, así que espero que para 2013 se pongan las pilas y nos ofrezcan más libros de Honor Harrington, más libros de John Black Geary, más libros de Kris Longknife y, si es posible, más libros de space opera miliar escritos por David Weber, por pedir que no quede, ¿verdad? No sé si lo he dejado claro, ¡quiero más space opera militar!

Llegado el momento de hablar de la edición de La Factoría hay que decir que estoy muy satisfecho con su decisión de publicar esta saga, así como con la rapidez con la que la han publicado, la edición ha sido fantástica y salivo de imaginar cómo serán los estuches con las 6 primeras entregas de La Flota Perdida (que no tienen por qué existir más allá de mi imaginación, ni ir a salir a la venta, pero ¿os los imagináis? ¿a que molarían?).

En definitiva, brillante punto y seguido de esta saga que cierra brillantemente con este Victorioso el argumento emprendido en Intrépido y deja preparado un más que atractivo escenario para siguientes entregas de la saga. Una delicia que me ha durado demasiado poco, tal vez sea hora de una relectura…