***

Los hermanos Russo firman un guión bastante simple pero que da lugar a una película de acción sin complejos que va directa al grano. La película trata sencillamente de la operación de rescate de un mercenario norteamericano a un chaval hindú que ha sido secuestrado por una mafia local, sin más. El espectador que busque únicamente acción por acción lo disfrutará al máximo porque la puesta en escena es de las más espectaculares que puedan conseguirse en estos momentos con falsos planos secuencia que realzan cada bombardeo, tiroteo. pelea o cada movimiento y huida de los personajes y porque el despliegue de efectos visuales y sonoros es imponente. Eso sí, tiene mucho más parecido al planteamiento de un videojuego que a un argumento bélico o de acción clásico porque prima más en este tipo de cine la inmersión en la situación que los entresijos de lo que sucede. Lo que romperá la cabeza a más de uno es su final, pero es fácil encontrar en internet su justificación y explicación, que por otro lado no me convence demasiado.