linea_separadora

A principios de los años ochenta el éxito de la primera película de Conan, de John Milius, abrió el camino para un montón de productos parecidos de espada y brujería. ‘Exploits‘ los suelen llamar, por no decir imitaciones baratas. Los italianos fueron expertos en este subgénero, con versiones pobres del original que hoy provocan vergüenza ajena. De estas películas de Conan versión azzurri podemos destacar “La conquista de la tierra perdida“, de Lucio Fulci, “Los bárbaros“, de Ruggero Deodato, protagonizada por los gemelos culturistas David y Peter Paul, “Ator el poderoso“, de Joe D’Amato, “Gunan, el guerrero“, de Francesco Prosperi, “La espada salvaje de Krotar“, de Michele Massimo Tarantinio “La guerra del hierro“, de Umberto Lenzi, aunque ni una de ellas es digna de un aprobado. Pero la mejor de todas las imitaciones de “Conan, el Bárbaro” fue “El señor de las bestias“, de Don Coscarelli.

El director Don Coscarelli, responsable del título de culto “Phantasma“, hizo un trabajo más que digno con un presupuesto escaso, actores televisivos y una historia que ofrecía al espectador aventuras de aroma pulp, con mucha fantasía y magia, y pocas pretensiones. Protagonizada por Marc Singer (antes de hacerse popular como el Mike Donovan de la serie “V”), John Amos, Josh Milrad, Rip Torn, Rod Loomis y Tanya Roberts, “El señor de las bestias” (“The Beastmaster“) estaba basada en el personaje de una novela pulp de los años cincuenta de Andre Norton (pseudónimo tras el que se escondía la escritora Alice Mary Norton) y nos contaba como Dar, el hijo del rey Zed de Aruk, secuestrado y abandonado a su suerte, es el único superviviente de la matanza perpetrada por las hordas de salvajes Juns, al servicio del temible brujo Maax, quien buscaba protegerse de una maldición ancestral. El joven Dar tiene la facultad de comunicarse con cualquier clase de animal, y gracias a esta habilidad podrá vengarse de aquellos que asesinaron a su familia adoptiva.

El film, que fue carne de videoclub, tiene dos secuelas: “El señor de las bestias 2. La puerta del tiempo” y “El señor de las bestias 3. El ojo de Braxus“. Las dos son prescindibles y no hace falta que hagáis ningún esfuerzo por encontrarlas. También hubo una serie de televisión de tres temporadas (1999-2002), sin conexión alguna con la película original.

linea_separadora

Where to watch El señor de las bestias