El pasado domingo, en la fría New Jersey, se celebró el partido de todos los partidos: la final de la NFL, la liga de fútbol americano. Durante el humillante repaso de los Seahawks a los Broncos, los descansos televisivos aprovecharon la ocasión para ofrecer a los millones de espectadores que seguían el partido los avances de las películas más esperadas de la temporada. Por ejemplo, “Need for speed“.

La saga de videojuegos “Need for Speed” de Electronic Arts ha vendido, sumando todas sus entregas desde 1994, más de 100 millones de copias. Con poco argumento, salvo las carreras entre superdeportivos por escenarios reales y alguna misión que obligaba al jugador a escapar de la policía, este juego se consideraba que era la inspiración de las películas de “Fast & Furious”, y el director de la película “Need for Speed”, Scott Waugh (“Acto de valor”), ya ha asegurado quesu película se basará en los pilares del juego original y dejará algunos aspectos de las películas protagonizadas por Vin Diesel al margen.
Protagonizada por Aaron Paul tras el final de la serie de televisión “Breaking Bad” y de su papel como Jesse Pinkman, además de Dominic Cooper, Michael Keaton, Imogen Poots, Dakota Johnson (hijastra de Antonio Banderas y próxima protagonista de “Cincuenta sombras de Grey”), Rami Malek, Kid Cudi, Ramon Rodriguez y Harrison Gilbertson, “Need for Speed” contará la historia de Tobey Marshall, un mecánico y piloto de carreras callejeras ilegales que es encarcelado por un crimen que no ha cometido por culpa de un adinerado y arrogante ex-piloto de NASCAR y, una vez libre tras dos largos años de encierro, se ve obligado a participar en una carrera de bólidos ilegal, la carrera De Leon, la más emblemática de las carreras clandestinas.
La película se estrenará en marzo de 2014.

{youtube}jeoAfCIg7tY{/youtube}