Esta es una historia de ciencia-ficción donde destaca su asfixiante y apabullante diseño. Una narración inspirada por los clásicos de la ciencia ficción distópica, que Mathieu Bablet ejecuta milimétricamente para Anikama Editions y que traduce la editorial Dib·buks para nuestro país.

En un futuro lejano, post-apocalíptico de cientos de años, la tierra ya no es habitable y un pequeño grupo de supervivientes viven en una estación espacial sometidos a la hegemonía de una multinacional que ha logrado imponer el consumismo entre los ciudadanos. A simple vista parece que estamos ante una “sociedad perfecta” donde nadie se hace preguntas y todos están satisfechos con el devenir de su vida. Pero la realidad es bien distinta, los humanos no aceptan a la nueva especie de animales humanizados (animoides), los científicos quieren empujar sus límites y convertirse en dioses creando vida de la nada a partir de antimateria y, un grupo rebelde, romperá la paz instaurada con manifestaciones y panfletos.

Nos encontramos en el futuro, fecha indeterminada pero muy lejana. La humanidad vive en una estación espacial a kilómetros de distancia de la Tierra. Las gentes que allí habitan lo hacen bajo el mando de una corporación multinacional, Tianzhu Enterprises, adorada por todos. Consideran que se trata de una sociedad perfecta, y los científicos quieren dar un paso adelante y convertirse en los dioses de la humanidad. Para conseguirlo idean un programa capaz de crear vida de la nada a partir de la antimateria. Pero alguien está saboteando los centros de investigación, un grupo rebelde que prenderá la mecha de una revolución inminente.
Todo ello está contado con el derroche de medios propios de su autor, pues la historia incluye multitud de elementos que se van añadiendo a la trama principal. Uno de ellos es la inclusión de los animoides, una especie de animales humanizados. Estos animoides protagonizan los momentos más crueles de la historia que enriquecen este agobiante universo creado por Bablet.
Se trata de la tercera obra de Mathieu Bablet (Luxeuil-les-Bains, Francia, 29 de octubre de 1983), que había debutado con «Aastrée» y continuado su incursión en las viñetas con «La Belle-Mort». Dib·buks había publicado su historia corta en el álbum «Doggy Bags», con guion de RUN. «Shangri-La» (como el título de la novela de Hilton) es su obra más ambiciosa y espectacular hasta la fecha.
«Shangri-La» una gran superproducción con la que reflexionar, repleta de situaciones que nos suenan por ser traslaciones de costumbres actuales a una sociedad del futuro, pero además en una historia llena de acción al más puro estilo manga, sin escatimar detalles visuales que se alargan las viñetas que son necesarias para que impacten más. El arte de Bablet es prodigioso en la creación de arquitectura y de ambientes, además de escenas multitudinarias. Es en los edificios y en las maquinarias donde el autor ha echado el resto. Una obra de este calibre merece un «Cómo se hizo» para ver trabajar al autor en estos detallados escenarios.
Mi único ‘pero’, y es una apreciación personal, se lo pondría en los rostros tanto de hombres como de mujeres. El uso del color es usado con inteligencia para separar escenas y hechos relatados. Si bien, la historia suena a contada, son los elementos antes descritos los que aúpan a esta obra por encima de muchas otras. Bablet consigue remover conciencias con este relato de ciencia ficción de lejana inspiración en maestros como Philip K. Dick o J.G. Ballard. Un futuro que tiene visos de no ser tan ficticio de aquí a unos años (… aunque esperemos que sean muchos).
Dib·buks edita esta obra como se merece, en gran formato y papel de calidad. La reproducción es precisa, adecuada para el deleite visual del lector.
Una obra altamente recomendable para los amantes de la ciencia-ficción y de las obras importantes.

Shangri-La.
Autor: Mathieu Bablet
Fecha de publicación: Septiembre de 2017
ISBN: 978-84-16507-81-8
Formato: 24x32cm. Cartoné. Color.
Páginas: 224
Precio: 28,00 euros