Antes de Astérix, la excepcional pareja de creadores Albert Uderzo y René Goscinny se encargaron de pilotar las aventuras de otra pareja, joven en este caso, Benjamín y Benjamina. Un recado que trae problemas, un inventor loco, un conflicto entre dos desquiciadas sectas, y un viaje al árido Oeste americano componen el integral que Salvat (Grupo Editorial Bruño) agrupa en Todo Benjamín y Benjamina (Benjamin et Benjamine l´integrale).

Todo Benjamín y Benjamina
Guionista:  Rene Goscinny
Dibujante:  Uderzo
Traductor:  Alejandro Tobar Salazar, Isabel Soto, Xavier Senín
Libro · cartoné · álbum
Tamaño:
28,8 x 21,8 cm · 220 págs. más cubiertas
Color
ISBN: 978-84-696-2452-4
24,90 €

Una plancha voladora, un acalorado conflicto entre los terribles buduchús y los temidos bobós, billetes que caen del cielo… íCon Benjamín y Benjamina todos los días son trepidantes! Este álbum reúne por primera vez todas las divertidas aventuras del tándem de héroes creado por René Goscinny y Albert Uderzo poco antes de que empezaran a trabajar en Astérix y Obélix, quien heredó de Benjamina la famosa frase -íEstán locos…!-. El libro contiene cuatro aventuras y además un dosier de treinta páginas inéditas sobre los trabajos realizados por René Goscinny y Albert Uderzo hasta llegar a la creación de la revista Pilote; y las aventuras de otros héroes de cómic imaginados por los creadores de Astérix: Antoine el invencible, la familia Borrego, Nené y Chucho, la familia Cordero…

En este libro de 220 páginas hay mucha tela que cortar. Al principio se nos ofrece una plancha inédita de los personajes que dan título a la recopilación y que los autores realizaron para el número cero de Top Reálités-Jeunesse. Seguidamente, un completo dossier de 26 páginas nos pone en antecedentes y relata la trayectoria profesional de Uderzo y Goscinny desde el año 1956, cuando trabajaban en la agencia de prensa de Bruselas llamada Worldpress, hasta el mismo momento en que, una vez fundada la revista Pilote, crean a dos famosos galos.

Fueron años convulsos y repletos de trabajo para el tándem. En enero de 1956 varios autores de historieta entre los que se encontraban Franquin, Morris, Uderzo, Goscinny, Will, Charlier y algunos otros, redactan un acuerdo para hacer constar el nacimiento de un sindicato autónomo de dibujantes y guionistas. Esto provocó la furia de Troisfontaines, director de World Press que despide a varios trabajadores, entre ellos Goscinny. Charlier y Uderzo abandonaron la empresa en solidaridad con su compañero. Desde entonces, y en calidad de vetados por la industria, comienza una fructífera etapa para ambos, trabajando en publicidad y en todas aquellas revistas que aceptaban su participación, pues habían creado dos sociedades para gestionar su trabajo. EdiPresse (contenido para revistas) y EdiFrance (publicidad).

En cuanto a Benjamín y Benjamina, todo surge cuando el equipo de la publicación para jóvenes Benjamin contacta con ellos en 1956. Esta revista fue creada en 1929 por Jean Nohain y un año atrás Christian Godard comenzó las aventuras de los dos jóvenes héroes. Como le tocaba hacer la mili, pasó el relevo de estos personajes a Uderzo y Goscinny que pergeñaron cuatro aventuras de entre 24 y 50 páginas, a razón de una página por número, y que se encuentran entre lo más divertido de su producción (lo que no es poco).

Decir que René Goscinny (1926-1977) es el mejor guionista de historietas humorísticas de la BD francesa se ha vuelto algo normal. Yo añado que es el mejor guionista de cómic de humor de todos los tiempos y de todo el globo terráqueo. En este integral, que contiene material inédito en nuestro país, vuelve a conseguir que su máquina de hacer gags funcione a la perfección. Quizás la portada del tomo lleve a engaño, ya que el contenido está lejos de ser tan inocente o infantil como se podría pensar en un principio. La cadena de gags de la que somos testigos, que comienzan con la pareja viéndose involucrada en una aventura por culpa de terceros, es tan ingeniosa y genial al mismo tiempo, que no da un respiro al lector. Goscinny usa todos los recursos del humor clásico demostrando ser un maestro con mil recursos: la reiteración, los equívocos, los trompazos, las reacciones de transeúntes… por acortar, el absurdo más alocado. Esta retahíla de gags está tan bien hilada, que no provoca cansancio y sí carcajadas constantes.

Ya sabemos que Albert Uderzo (1927) dibuja como los ángeles, y en Benjamin y Benjamina no se queda atrás. Una meticulosa ambientación, que llega a su máxima expresión en la aventura “y los Vaqueros” y una narración impecable, con su estilo tan particular, detallista y vivo, que ni es Franquin ni Hergé, no es Spirou ni Tintín… ¡es Pilote! Desde la tercera aventura vemos un cambio en el formato, que permite a Uderzo completar unos fondos de quitar el hipo.

Estas cuatro locuras tienen toda su miga. Náufragos del aire sirve para transportar a los héroes a una parodia de régimen sudamericano en continua revolución. ¡Pajaritos a volar! Nos presenta a un genio llamado Pajarito que enredará a la pareja en una aventura repleta de acción. El Gran Buduchú es la más divertida de todas, con una historia absolutamente demencial que no tiene desperdicio, con dos sectas enfrentadas, una de ellas con el atribulado Benjamín como líder, al habérsele cedido el cetro regidor. La última de ellas nos traslada a unos Estados Unidos de los que Goscinny era conocedor, ya que había residido allí por un tiempo. La escena de la elección de guardaespaldas es absolutamente maravillosa.

Benjamina usa la frase “¡están locos!” luego tan característica de Obélix. Otros detalles, reseñados en el dossier, también sirven de precedente a futuras anécdotas de los galos.

Para realizar este libro se han usado documentos provenientes de los archivos de Uderzo y de la hija de Goscinny, Anne. Podemos observar en una página de muestra el proceso de restauración de cada plancha y su posterior coloreado, que resalta el resultado final.

Por si esto fuera poco, se añaden páginas de otros personajes de los autores, nunca vistas desde su publicación hasta ahora: Nené y Chucho y La familia Borrego (renombrada Cordero más tarde). En Nené y Chucho vemos historietas casi mudas en las que un gran perro debe cuidar a un bebé revoltoso. De los adultos solo vemos los pies al estilo Tom y Jerry. Van firmadas por Uderzo. La familia Borrego/Cordero, de ambos autores, están dotadas de un humor blanco con el abuelo como eje de los gags en muchos casos. Algunas páginas son reproducción de la revista en la que fueron publicadas, y otras planchas son facsimilares de los originales, y aquí podemos apreciar el arte de Uderzo al detalle.

Todo Benjamín y Benjamina, que viene a unirse a Todo Juan Pistola y Todo Umpa-Pá (y esperamos que en un futuro cercano a Luc Junior), es un libro recomendable para todo el mundo, divertido de principio a fin, y compra obligada para los amantes del cómic de humor.