Con el primer álbum de «Shaker Monster» conocimos a los hermanos Justin y Gwen, que siempre están discutiendo, descubrimos la sorprendente coctelera de monstruos y los secretos que esconde en su interior, y constatamos las catástrofes que puede llegar a provocar si no se usa con cuidado. Ahora veremos lo que sucede cuando la coctelera va al cole…

Después de convertir su casa en un campo de batalla, en el primer tomo, Justin y Gwen deciden llevar su increíble hallazgo, la Coctelera de Monstruos, ¡a la escuela! No es una buena idea, porque los monstruos que salen de ella son definitivamente una interminable fuente de problemas. ¡Especialmente cuando están en la biblioteca o bajo las narices del director!
La vida escolar con Darwin, el monstruo que devora enciclopedias, o con PassPass, el monstruo que puede atravesar las paredes, promete muchas aventuras para este travieso dúo de hermanos… ¡que no paran de discutir!

En el primer álbum de «Shaker Monster» conocimos a Justin y Gwen, dos hermanos que se llevan a la greña. Él es todo un terremoto, un niño travieso, incorregible e indomable, y ella es una chica más responsable, aunque muy intransigente y que se irrita con facilidad. En el desván de su casa descubrieron una vieja reliquia, la coctelera de monstruos, que abre un portal dimensional a un mundo habitado por criaturas extrañas y singulares, que provocaron el caos en su hogar. Sus padres no los pillaron por los pelos. ¿Qué sucederá cuando Justin esconda la coctelera en la mochila y se la lleve al colegio? Nada bueno, por supuesto. Y una vez más, para arreglar el desastre que provocan los monstruos que surgen de la coctelera, los dos hermanos deberán superar sus habituales rencillas, cooperar a regañadientes y encontrar la solución que evite una catástrofe mayúscula en la escuela.

Monstruos de todos los colores, tamaños y formas, niños y los consecuentes desastres son la fórmula de «Shaker Monster«, escrita por el guionista francés Antoine Dole ‘Mr Tan‘ («Escuela de monstruos», «Mortelle Adèle») y dibujada por Mathilde Domecq («Paula Crusoe», «Basile et Melba»). ¿Se puede pedir algo más para que los lectores más pequeños de la casa se lo pasen de rechupete leyendo y descubran que los cómics pueden ser tan o más entretenidos que ver la televisión o jugar con la videoconsola? En Francia la serie «Shaker Monster» ya está más que consolidada, y es todo un éxito que ya va por el cuarto álbum en cuatro años (del primer álbum «Tous aux abris!» de 2016, pasando por este «Zigotos incognito» de 2017, hasta «Joyeux bazar» de 2018 y «Bivouac attack!» el pasado verano de 2019), cosa que nos permite vaticinar que Nuevo Nueve seguirá publicando esta obra si el público responde favorablemente. Y no dudamos que los pequeños lectores lo harán.

En resumen, que esta segunda entrega de «Shaker Monster» ofrece lo mismo que la primera, y eso es bueno. Es una obra simpática, fácil de leer, con una historia ingeniosa que hará las delicias de los más jóvenes de la casa, donde podran encontrar aquello que andan buscando y que no suele ser nada fácil encontrar: entretenimiento, diversión y mucha imaginación. Y es que, en general, no es fácil encontrar cómics para los más pequeños de la casa. La amplia oferta de ocio y entretenimiento que tienen los niños y niñas hoy es día es tan abrumadora que encontrar un hueco para que lean un cómic o que dediquen un rato a descubrir las maravillosas historias que se esconden entre las páginas de un libro es una tarea muy difícil para padres, madres… y editores. Por fortuna en Nuevo Nueve han encontrado un filón con «Shaker Monster» y, en general, con su línea de cómics infantiles.

Shaker Monster #2: Cigotos de incógnito
Autores: Mathilde Domecq y Mr Tan
ISBN: 978-84-17989-32-3
Formato: 26x19cm. Cartoné. Color
Páginas: 48
Precio: 15,00 euros