La presencia de actores occidentales en el cine oriental siempre había sido algo exótico, una curiosidad o un simple capricho. Tras la reciente “Las flores de la guerra” de Zhang Yimou con Christian Bale como protagonista (que no se ha estrenado en nuestro país) el cine chino repite apuesta con “Shanghai“, una película del año 2010 que cuenta con John Cusack entre sus actores principales y que pronto llegará a nuestra cartelera.

“Shanghai” es un thriller ambientado en la ciudad china de Shanghai, justo antes del ataque japonés a la base norteamericana de Pearl Harbour y que desembocó en la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Cuando el agente secreto Paul Soames llega a la ciudad para investigar el asesinato de su mejor amigo, rápidamente se ve inmerso en una trama de conspiración y mentiras. Acechado por un oficial de la inteligencia japonesa, la investigación de Soames se centra rápidamente en un carismático gánster local, Anthony Lanting, y en su hermosa mujer, Anna.
Años atrás, Soames y Anna tuvieron un romance que hizo peligrar todo lo que tenían. Dado que las lealtades nacionales pueden cambiar de un día para otro y se dejan de lado por los seres queridos, Soames y Anna deben apresurarse por resolver el misterio y salir de la China ocupada antes de que se desmorone la ciudad.
La película está dirigida por un director europeo, Mikael Hafstrom (“1408”, “El Rito”), a partir del guión del iraní Hossein Amini (“Drive”, “Blancanieves y la leyenda del cazador”), protagonizada por el actor norteamericano John Cusack (“El enigma del cuervo”, “Serendipity”, “Alta fidelidad”, “… Y que le gusten los perros”, “La vida sin Grace”,…), con un reparto básicamente de origen oriental donde destacan algunas estrellas que han destacado en Hollywood como Ken Watanabe, Ken Watanabe o Li Gong, y actores secundarios conocidos internacionalmente como Jeffrey Dean Morgan, Franka Potente y David Morse. Si a eso le añadimos que la película cuenta con un director de fotografía francés Benoît Delhomme y la música compuesta por el alemán Klaus Badelt, “Shanghai” es una producción internacional en toda regla. Con dinero chino, para contar una historia en China sobre un momento relevante en la historia del país, pero con un mosaico de nacionalidades en su reparto y sus créditos al más puro estilo “Casablanca”: con drama, conspiraciones, amores condenados al fracaso, traiciones, mentiras y espionaje en un entorno bélico.

{youtube}Kgpq1H8elGU{/youtube}