A principios del mes de diciembre salió a la venta el libro más esperado, quizás solo con el permiso de “Vientos de Invierno” de George R.R. Martin o la última entrega de “La Rueda del Tiempo” con el Tarmon Gai’don, por los lectores en castellano de literatura fantástica en la última década, puesto que desde los años ochenta las aventuras del bárbaro Farfhrd y el pequeño y escurridizo Ratonero Gris estaban descatalogadas y no se había reeditado ni una sola vez. ¡Inconcebible! Los seis volúmenes de Martínez Roca eran carne de mercadillos y tiendas especializadas… a precio de oro.

image1Quiso la fatalidad que Fafhrd, un corpulento bárbaro norteño, y el habilidoso Ratonero Gris (que aún no era el Ratonero, sino un mero Ratón) coincidieran en las calles de la decadente y seductora Lankhmar. Sellaron su amistad en las tabernas, y la búsqueda de nuevos horizontes los hermanó en peripecias sin cuento. Se toparon con los adversarios más temibles, las muchachas más deliciosas y los hechiceros más diabólicos, así como con bestias sobrenaturales y auténticos demonios. Juntos recorrieron las tierras maravillosas de Nehwon y cometieron mil fechorías a ambos lados de los muros de Lankhmar, pero nunca, nunca, nunca trabajaron como mercenarios.

No, no y no. Imposible. No podré ser frío y objetivo con esta reseña, seré incapaz de juzgar el trabajo de Fritz Lieber o la edición de Gigamesh con ojos críticos y predisposición negativa. La felicidad que colma mi alma con este volumen entre las manos embriaga mis sentidos y me predispone a expresar solamente elogios, a glosar las maravillas que esconde en su interior.
Y es que hace ya muchos años que la página web de la editorial Gigamesh tenía en la sección “En preparación” la referencia a una nueva edición del “Ciclo de Lankhmar” de Fritz Lieber, en dos volúmenes. Tanto tiempo que ya la mayoría, si lo había visto, ya se había olvidado de ello. El mismo Alejo Cuervo, responsable de la editorial y de la decana tienda de Barcelona del mismo nombre, ya había comentado en alguna ocasión que el inesperado éxito de la “Canción de Hielo y Fuego” de George R.R. Martin, sobretodo a raíz de la serie de televisión de la cadena HBO, había saturado al pequeño sello editorial con sus numerosas reediciones y ediciones especiales, y había dejado en el congelador el resto de títulos en desarrollo.
Era coherente dudar que en Gigamesh realmente estuviesen trabajando en ello, que hubiese una fecha fijada en el calendario para publicarlo y yo, por ejemplo, había desistido de esperar y me había dedicado a buscar los dos únicos ejemplares que no tenía, de los seis publicados de la edición de Martínez Roca en la colección Fantasy de lomo amarillo (“Espadas y demonios”, “Espadas contra la muerte”, “Espadas entre la niebla”, “Espadas contra la magia”, “Las espadas de Lankhmar” y “Espadas y magia helada”) en tiendas de segunda mano. Así que cuando se publicó el anuncio de Gigamesh en su página de Facebook (“¿Qué os parece la portada de nuestra próxima novedad? ¿Sabes cuál es el título del libro? ¿Y el creador de la ilustración? ¡Esperamos que os guste!”) no pude reprimir la emoción. ¡Por fin!

El ciclo de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris (“Fafhrd and the Gray Mouser”) es la gran obra de madurez de la fantasía heroica. El escritor de la ventosa ciudad de Chicago Fritz Leiber (1910-1992) abandonó con esta saga el modelo descarnado establecido por el cimmerio Conan de Robert E. Howard, la decadencia y crudeza del monarca de Melniboné Elric de Michael Moorcock o el romanticismo británico de la Tierra Media de J.R.R. Tolkien, y llevó el género de la ‘Espada y Brujería’ (acuñado por Lieber) al terreno de la picaresca, un estilo muy cercano al pulp de los años cincuenta, y lo elevó a cotas de ironía que no han sido igualadas desde entonces. Es, sin duda, uno de los ciclos más sólidos e influyentes que ha dado la fantasía moderna y tanto Patrick Rothfuss como Joe Abercrombie, Paul Kearney o George R.R. Martin, entre muchos otros, son herederos directos de su obra. Incluso las novelas del ciclo del Mundodisco de Terry Pratchett y su cómica ciudad de Ankh-Morpork son parodias, más o menos similares, de las historias narradas por Lieber en Lankhmar y el mundo de Nehwon.

El primer volumen de esta edición tan esperada del “Primer libro de Lanhkmar” de Ediciones Gigamesh incluye las cuatro primeras novelas (“Espadas y nigromantes” o “Swords and Deviltry” de 1970, “Espadas contra la muerte” o “Swords Against Death” de 1970, “Espadas entre la niebla” o “Swords in the Mist” de 1968 y “Espadas contra la magia” o “Swords Against Wizardry” de 1968) y los relatos que se incluyen son: Proemio, Las Mujeres de la Nieve, El cáliz impío y Aciago encuentro en Lankhmar (en “Espadas y nigromantes”), La Maldición circular, Las joyas del bosque, La casa de los Ladrones, La orilla sombría, La Torre de los Aullidos, La Tierra Hundida, Los siete sacerdotes negros, Garras Nocturnas, El precio del sosiego y El Bazar de lo Extraño (en “Espadas contra la muerte”), La Nube del Odio, Malos tiempos en Lankhmar, Su amante, la Mar, Cuando el Rey del Mar está fuera, El Ramal Errado y El gambito del iniciado (en “Espadas en la niebla”), y En la tienda de la Bruja, La dársena de las estrellas, Los dos mejores ladrones de Lankhmar y Los señores de Quarmall (en “Espadas contra la magia”). 
De entre todos ellos en necesario destacar “Aciago Encuentro en Lankhmar” (“Ill Met in Lankhmar”), el relato ganador de un Nebula y un Hugo (1970 Nebula Award for Best Novella y 1971 Hugo Award for Best Novella) que narraba el encuentro entre el bárbaro Farfhrd y el pequeño y escurridizo Ratonero Gris: Donde se narra el segundo y decisivo encuentro entre Fafhrd y el Ratonero Gris, además de ciertas noticias sobre los males de la eterna niebla nocturna y del robo organizado, sobre la ebriedad y la vanidad de muchachas y hombres bienamados, y sobre las maravillas y los horrores laberínticos de la Ciudad de los Ciento Cuarenta Mil Humos. Esta historia, ambientada en la decadente ciudad de Lankhmar donde suceden la mayor parte de las aventuras de los dos héroes, narra la amistad y camaradería que nace entre los protagonistas tras asaltar juntos a un par de ladrones del gremio, como se presentan a sus respectivas parejas Vlana e Ivrian, como, en una muestra de orgullo mal entendido, exceso de alcohol y sobredosis de masculinidad, asaltan la sede del gremio de los ladrones de la ciudad y como la aventura desemboca en una tragedia que unirá el destino de los dos héroes en la búsqueda común del olvido, en la pesada carga de los remordimientos y en la nostalgia por los tiempos felices que no regresaran.

Todos los relatos del “Primer libro de Lanhkmar” están protagonizados por la pareja formada por Fafhrd y el Ratonero Gris, un equipo único e invencible de mercenarios, espadas de alquiler en el mundo decadente y ficticio de Nehwon,y  en la ciudad oscura y peligrosa de Lankhmar. Cuenta la historia, dice la leyenda, que fueron creados por Leiber a partir de su imagen y la de su amigo Harry Otto Fischer (1910-1986) en “Adept’s Gambit”, a finales de los años treinta (aunque esta obra no se publicó hasta 1947), pero su primera aparición, el inicio de la cronología de los personajes y su origen, se establece en “The Swords of Lankhmar” del año 1968. En total, docenas de novelas y relatos cortos repletas de aventuras en estado puro, simples, puras, sencillas y directas con acción a raudales, el punto justo de humor y algunas gotas de terror para aliñar.
Fafhrd es un enorme y fornido bárbaro del Yermo Frío, de más de dos metros de altura y músculos de acero, de temperamento volátil e ingenuo, romántico y brabucón. Pelirrojo y de piel blanca, el norteño utiliza habitualmente en combate un temible espadón de grandes dimensiones cuyo nombre es Bastón Gris (Graywand) aunque también es hábil en el uso del arco y del puñal (Heartseeker). El Ratonero Gris, por su parte, es un antiguo aprendiz de mago reconvertido a ladrón. Es cínico, esconde sus sentimientos bajo una espesa capa de humor, y es más frío y calculador que su compañero. En la lucha siempre usa una espada a la que llama Escalpelo (Scalpel) y el cuchillo arrojadizo Garra de Gato (Cat’s Claw). Ambos son canallas entrañables amantes de la fiesta, la aventura y el riesgo, aunque cargan a sus espaldas con los remordimientos de una trágica pérdida. A lo largo de los relatos de Fritz Lieber los dos héroes viajan por el mundo decadente de Nehwon (e incluso llegan a vivir una aventura en nuestra Tierra), y se labran una reputación y su nombre siembra el temor entre los habitantes de Lankhmar, una ciudad de pasado glorioso pero presente decadente, una urbe corrupta y peligrosa repleta de ladrones y criminales, y donde la supervivencia es un reto.
Junto a ellos, de forma residual, un amplísimo repertorio de personajes secundarios que aparecen y desaparecen en un suspiro: las amadas Vlana e Ivrian, la madre de Fafhrd Mor, el maestre Krovas, el nigromante Hristomilo, los ladrones Slevyas y Fissif, Ningauble de los siete ojos o Sheelba de la cara sin ojos,… Simples acompañantes o meros complementos para conducir a Fafhrd y el Ratonero Gris hasta sus múltiples aventuras, puro entretenimiento, en las que casi siempre deben acabar recurriendo a sus habilidades y su pericia con las armas blancas para salir triunfantes.

Esta esperada edición que nos brinda Gigamesh Ediciones no recoge los cuatro libros de la colección Fantasy que Martinez Roca publicó en los años ochenta y que despertó en muchos de nosotros el amor por el género sino que recoge el “The First Book of Lankhmar” del año 2001 publicada por Gollancz, con una nueva traducción de Jesús Gómez realizada en exclusiva para la ocasión y una portada de Enrique Corominas, complementaria con el segundo volumen, que rinde un evidente homenaje al cómic “Fritz Leiber’s Fafhrd and Grey Mouser” de Mike Mignola y Howard Chaykin que publicó Norma Editorial en castellano (y que en 1991 ya había publicado Forum). Le brindaré un lugar privilegiado en las estanterías de mi salón a este volumen indispensable y uno de los pilares fundamentales de un género, el de la literatura fantástica, que por fin se empieza a librar del sanbenito de género menor, de entretenimiento residual para adolescentes y soñadores, y está consiguiendo que se le otorgue el respeto que merecía a autores tan destacados como Robert E. Howard, Michael Moorcock, Robert Silverberg, L. Sprague de Camp, Theodore Sturgeon, Lord Dunsany, Steven Brust, Roger Zelazny y, claro, Fritz Lieber.

Primer Libro de Lankhmar.
Autor: Fritz Lieber
Colección: Gigamesh Ficción núm.52
Traducción: Jesús Gómez
ISBN: 9788416035014
Formato: Rústica con solapas 
Páginas: 704
Precio: 30,00 euros