Ojos violetas” es una novela de Stephen Woodworth en la que se mezcla el género negro y otros subgéneros muy de boga hoy en día, una curiosa mezcla que parece haber convencido a nuestra critica.

https://www.via-news.es/images/stories/libros/random/OjosVioleta.jpgOJOS VIOLETA
(Through Violet Eyes, 2004)
Stephen Woodworth
Editorial Random House Mondadori
Colección Roja y Negra
Prólogo de Rodrigo Fresán, 2009
Traducción de Ignacio Gómez Calvo, 2009
Barcelona, 1ª Edición Octubre 2009
ISBN: 978-84-397-2183-3
334 páginas
Precio 16,90 €
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4_5.gif
{xtypo_quote} Extraños y valiosos, los violetas son humanos nacidos con habilidades psíquicas especiales: ayudan a la policía a resolver crímenes actuando como médiums con los muertos. Llevan una existencia infeliz y dolorosa a merced de una sociedad violenta que los controla, venera y margina, y que necesita sus servicios desesperadamente. Ahora además están en peligro. Se han convertido en el blanco de un brutal asesino en serie que ha aprendido a esconder su identidad a sus víctimas. Ante él, sus ojos violeta están indefensos.
El agente del FBI Dan Atwaker y la violeta Natalie Lindstrom, perpetuamente aterrorizada por sus visiones, recorrerán Estados Unidos de punta a punta en un desesperado intento de detener al asesino antes de que alcance su macabro objetivo. {/xtypo_quote}
¿Qué pasaría si habitaran entre nosotros personas con la capacidad de servir de cuerpo al alma de un muerto?, ¿Querríamos hablar con ellos?, ¿Saber cómo les va en el otro lado?, ¿Qué pasaría entonces con nuestros sentimientos respecto a la muerte? Mientras lees la novela, estas preguntas no paran de rondarte por la cabeza, ¿qué harías en su lugar?, ¿cómo reaccionarías ante la posibilidad de hablar con alguien querido que ya no está?, y sobre todo ¿qué le preguntarías?

Nos encontramos ante un futuro cercano e hipotético, un futuro bastante inquietante, donde la evolución genética ha dado paso a una nueva “raza” dentro de los humanos, los “ojos violeta”, personas con un poder sensorial excepcional, que sirven de puente entre los muertos y los vivos, que pueden permitir que las almas de los muertos habiten “temporalmente” dentro de ellos para que puedan hablar de sus vidas o de cómo murieron.

Pero ellos no son libres, están “protegidos” por los gobiernos, quienes los entrenan para su uso en la resolución de casos de asesinato. A fin de cuentas, ellos son una prueba irrefutable, ningún asesino quiere que sean testigos, saben que la pena de muerte la tienen asegurada.

Los “ojos violeta” viven recluidos y son intocables… o no? Poco a poco, empiezan a desaparecer algunos de ellos, sus cuerpos no son encontrados, pero sus almas avisan al resto de lo que está pasando… hay un asesino suelto de “ojos violeta”, un asesino al que no pueden ver, se esconde tras una máscara, no habla, no les da tiempo a verle llegar, es rápido y contundente…

A partir de aquí, un agente de FBI y una “ojos violeta” tienen una carrera contrarreloj para detenerle, y junto a ellos, nosotros nos adentramos en una historia que también se vuelve contrarreloj, según van pasando los capítulos, te va generando una sensación angustiosa, necesitas saber cómo va a acabar todo.

La trama es rápida, muy bien estructurada, convincente y fácil de leer, no se pierde en historias paralelas, va directa al grano y según se va acercando al final, te sorprende con pequeños giros que te hacen cambiar las sospechas sobre el posible culpable.

El final es completamente inesperado, cortante, increíble… te deja con la boca abierta y con ganas de saber más…