Nueva dosis de comedia americana al uso, con institutos norteamericanos tradicionales repletos de cheerleaders curvilíneas y jugadores de fútbol americano cortos de entendederas, estudiantes revoltosos con las hormonas a cien por hora y profesores severos, a la que se le suma una dosis de drogas blandas y un Adrien Brody en horas bajas, que no encuentra su lugar desde su Óscar por “El Pianista”.

Ayer se estrenaba en nuestro país la opera prima de John Stalberg Jr., una comedia típica made in USA titulada “High School” que posiblemente pasará por nuestra cartelera sin intenciones de quedarse muchos días.
La película cuenta com Henry Burke, un estudiante ejemplar que está a punto de conseguir una beca al mejor de su promoción, prueba por primera vez la marihuana, con tan mala suerte que un inconveniente test de drogas realizado por el instituto está a punto de echar al traste su brillante futuro. Ante la situación, Henry se alia con su amigo fumeta Breaux para urdir un plan: robarle la droga a Psycho Ed, un estudiante reconvertido en traficante, y con ella colocar a todo el instituto.
Protagonizada por un Adrien Brody que todavía busca su lugar en Hollywood tras un merecido Óscar por “El pianista” de Roman Polanski y que deambula de mediocridad en mediocridad, Sean Marquette, Matt Bush, Colin Hanks (¡el hijo de Tom Hanks!), Adhir Kalyan, Mykelti Williamson, Michael Chiklis, Luis Chávez, Max Van Villey Brett Kelly, “High School” es un producto típico que ofrece una comedia al estilo de “Porky’s”, “American Pie”, “Los albóndigas en remojo”, “La revancha de los novatos”, Project X”, o tantas otras películas de adolescentes norteamericanos inmersos en una jornada escolar impredecible, donde serán capaces de hacer cualquier cosa para evitar que su futuro se convierta en humo. (www.highschool-themovie.com)

{youtube}490MMyihtWg{/youtube}