La actriz Angelina Jolie ha elegido para su debut como directora una historia cruda y comprometida, un viaje a la guerra de Bosnia, que desgarró la región de los Balcanes en la década de los noventa. Al margen de la calidad de la cinta, para la que hay muchas opiniones, la valentía de afrontar este tema en una opera prima merece un aplauso.

En la película «En tierra de sangre y miel» («In The Land Of Blood And Honey»), el debut de la actriz Angelina Jolie como directora y guionista, Danijel y Ajla son dos personas inmersas de pleno en el conflicto bosnio de los años noventa. Danijel es un soldado que lucha en el bando serbio, y Ajla es una bosnia que vive en cautiverio en el campo que él supervisa. Ambos fueron amantes antes de comenzar la guerra, pero a medida que el conflicto armado se apodera de sus vidas, su relación se irá oscureciendo poco a poco, sus motivos y el vínculo que los une se vuelven ambiguos y sus lealtades se vuelven inciertas. Y la película muestra el increíble coste emocional, moral y físico que se cobra la guerra en los individuos.
Las cicatrices del conflicto bélico que sacudió las tierras de la antigua Yugoslavia aún siguen abiertas, y el cine no ha dado la espalda a lo que aconteció durante aquellos oscuros años,… aunque aún falta una película comprometida con el horror como fue ese «La Lista de Schindler» de Spielberg sobre el Holocausto. Y es que el terror, la muerte, lo más sórdido y oscuro de la raza humana, tuvo un nuevo episodio en Bosnia, como ya sucedió antes en España durante la Guerra Civil, o en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, o en China durante la invasión del Ejército Imperial Japonés y la masacre de Nankin… y tantos otros. El hombre es un lobo para el hombre.
Angelina Jolie es una actriz envuelta en el glamour de Hollywood, que ha protagonizado numerosas películas que han arrasado en taquilla para el provecho de las productoras, pero siempre ha demostrado una actitud responsable y comprometida con lo que sucede más allá de las fronteras de su país. Y eso es algo que no muchas estrellas del panorama cinematográfico norteamericano pueden decir. «Quería hacer una película», afirma Jolie, «que expresara, de manera artística, mis frustraciones con la incapacidad de la comunidad internacional a la hora de intervenir en conflictos en el momento oportuno y de manera eficaz. También quería explorar y comprender cuestiones más generales, como las mujeres en los conflictos, la violencia sexual, la responsabilidad por los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad y el desafío de la reconciliación. A veces la gente se olvida de la terrible violencia sucedida en nuestros tiempos, en nuestra generación, a nuestra generación».
Protagonizada por Zana Marjanovic, Goran Kostic, Vanesa Glodjo, Rade Serbedzija, Boris Ler, Alma Terzic y Jelena Jovanova, entre otros, «En tierra de sangre y miel» fue nominada a los Globos de Oro en la categoría de Mejor Película en Habla no Inglesa y se presentó en el pasado Festival Internacional de Cine de Berlín, donde fue recibida con tímidos aplausos y elogios comedidos.

{youtube}FWGFUbFlHRY{/youtube}