Las películas “Gravity” y “12 años de esclavitud” se repartieron los galardones de la noche de los Óscars, dejaron a “El lobo de Wall Street” y “La gran estafa americana” con las manos vacías y, con siete y tres estatuillas doradas respectivamente, se convirtieron en las ganadoras de la 86a edición de los ‘Academy of Motion Picture Arts and Sciences Awards’.

 

image1“Gravity” y “12 años de esclavitud” se han convertido en las dos películas vencedoras de la 86a edición de los “Academy of Motion Picture Arts and Sciences Awards”, los Óscars. La Academia de Hollywood ha coronado a “12 años de esclavitud” de Steve McQueen como mejor película, y al director Alfonso Cuarón como mejor director por “Gravity”, en una gala donde ha destacado el reparto equilibrado de premios, la diversificación de estatuillas (tres para “12 años de esclavitud”, otros tres para “Dallas Buyers Club”, dos para “Frozen” y “El gran Gatbsy” y “Her” con el de mejor guión), los premios técnicos para “Gravity” y los premios de interpretación masculinos para “Dallas Buyers Club”. La otra cara de la moneda, para las grandes perdedoras de la velada como “La gran estafa americana”, “Nebraska”, “Philomena” y sobretodo “El lobo de Wall Street” de Martín Scorsesse, a la que muchos siguen considerando la mejor película del año… por mucho que los premios les han dado la espalda.

Si “Hijos de los hombres”, “Harry Potter y el prisionero de Azkaban” o “Y tu mamá también” no fueron suficientes para confiar en el talento del director mejicano Alfonso Cuarón, el thriller “Gravity” ha acabado de convencer a los más reticentes.
Protagonizada por dos estrellas como Sandra Bullock (“The Blind Side”, “La proposición”) y George Clooney (“Up in the Air”, “Syriana”), ganadores de sendos Óscars, “Gravity” nos contará como la Dra. Ryan Stone, una brillante ingeniera en ciencias médicas está en su primer misión al espacio junto al veterano astronauta Matt Kowalsky, quien está al mando de su último vuelo antes de retirarse. Pero en un paseo espacial aparentemente de rutina se desencadena el desastre. El transbordador queda destruido, dejando a Stone y Kowalsky completamente solos, unidos el uno al otro y dando vueltas en la oscuridad. El terrible silencio les indica que han perdido cualquier vínculo con la Tierra… y cualquier posibilidad de rescate. A medida que el miedo se va convirtiendo en pánico, cada bocanada de aire consume el poco oxígeno que queda. Pero el único camino a casa solo puede encontrarse adentrándose más y más en la aterradora extensión del espacio.
Siete años después de su aplaudida “Hijos de los hombres”, Cuarón regresa a la gran pantalla con un thriller de ciencia-ficción y suspense, que te atrae hacia el infinito e implacable ámbito del espacio profundo, escrito a cuatro manos junto a su hijo Jonás. El mismísmo James Cameron no ha dudado en calificarla como “la mejor película del espacio que jamás se ha hecho”, gracias a la dirección de Cuarón, a las intepretaciones de Bullock y Clooney, al despliegue técnico de la película y a los sobresalientes efectos especiales. (www.gravity-es.com)

Brad Pitt, Michael Fassbender y Benedict Cumberbatch, uno de los actores con más glamour, uno de los actores más consolidados y uno de los actores más pujantes unen su talento para que Steve McQueen adapte a la gran pantalla la novela autobiográfica de Solomon Northrup, un esclavo negro de mediados del siglo XIX que tardó doce años en recuperar su libertad.
Protagonizada por Michael Fassbender (“Prometheus”, “Shame”, “X-Men: Primera Generación”), Chiwetel Ejiofor (“Salt”, “American Gangster”, “2012”), el ascendente Benedict Cumberbatch (“El Topo”, “Star Trek: En la oscuridad”, “El quinto poder”, la serie de televisión de la BBC “Sherlock”), Paul Giamatti (“Entre copas”), Paul Dano (“Pequeña Miss Sunshine”, “Prisioneros”, “Pozos de Ambición”), Sarah Paulson (“Martha Marcy May Marlene”, “Mud”), Michael K. Williams (las series de televisión “The Wire” y “Boardwalk Empire”), Quvenzhane Wallis (“Bestias del sur salvaje”), Alfre Woodard, Garret Dillahunt, Lupita Nyong’o, Adepero Oduye, Scott McNairy, Chris Chalk, Dwight Henry y Brad Pitt, “12 años de esclavitud” (“12 Years a Slave”) se ha convertido en una de las grandes películas del año.
Dirigida por el prestigioso director británico Steve McQueen (“Shame”) que firma junto a John Ridley el guión, la película adapta la novela autobiográfica escrita por Solomon Northup en 1853, un hombre libre de raza negra que vivía en Nueva York de mediados del siglo XIX con su familia, y un virtuoso del violín. Engañado, drogado y secuestrado, Solomon fue vendido como esclavo en una plantación de algodón de Louisiana, al sur de los EE.UU. Allí estuvo doce años, los que dan nombre a la película, durante los que sufrió, vió con sus propios ojos la violencia, el dolor y el abuso, alcanzó la desesperanza para, al fin, recuperar la ansiada libertad.  Durante su cautiverio tuvo que luchar no sólo por continuar vivo sino también por preservar su dignidad frente a la crueldad de su amo. Su esperanza, alimentada por inesperados gestos de amabilidad y ayuda, no le abandonó a lo largo de su odisea de doce años, y la oportuniodad de conocer a un abolicionista canadiense cambió su vida para siempre.