Zangol ofrece la reseña del libro “El Código da Vinci” que ha escrito Dan Brown

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/libros/codigo_da_vinci_libro.jpg” porque contiene errores.No es muy habitual que yo ande por Vianews haciendo reseñas o comentarios de libros, aunque quizás eso habría que corregirlo más que justificarlo, el caso es que ante el inminente estreno de la versión cinematográfica de la historia de Dan Brown conviene echarle un vistazo a la novela ya que todo el mundo va a hablar de ella si es que no se ha hecho ya lo suficiente.

Por lo pronto es uno de los estrenos más esperados de los últimos meses no sólo por la novela en que está basada, no sólo por la polémica que va a suscitar, sino porque de trás de ella hay un reparto imponente encabezado por Tom Hanks y porque en la dirección está Ron Howard, ganador del óscar por “Una mente maravillosa” y uno de los directores “mimados” de Hollywood por culpa de títulos como el ya mencionado o “Cinderella man“, “Apolo 13” o “Willow“, entre muchas otras. Por todo esto es uno de los directores que los grandes estudios consideran más capacitados en la actualidad para llevar a cabo el encargo de un megahit como va a tratar de ser éste.

Ciñéndonos en lo que la novela significa la crítica especializada no valora en demasía sus logros. Ni historiadores, ni conocedores de la historia del Arte, ni la Iglesia, ni los críticos literarios consideran el best seller de Dan Brown más allá de una mera obra de evasión, como casi todos los best sellers, en definitiva. Su baza a favor, lo que hace que se enganche todo el mundo es un argumento desarrollado a base de golpes de efecto muy calculados que cierran cada capítulo “in crescendo” provocando un clima de suspense y una sensación de ansiedad que obliga a leer más y más. No es tanto que su calidad literaria o su contenido sean admirables como que logra “enganchar” a su público potencial.

Regularmente aparecen novelas en el panorama literario mundial que logran este efecto y se convierten en fenómenos sociológicos por los que el que no ha leído tal o cual texto poco más o menos que se convierte en un analfabeto de nuestros días, pero son mayores su impacto y lo que se habla de ellos en los medios de comunicación que lo que realmente aportan al medio de expresión en que se circunscriben. Podríamos decir que es lo que pasa con “Harry Potter” que a todos nos encanta leer por su fácil lectura, porque nos transporta a otro mundo y porque forma parte de nuestro actual imaginario colectivo, pero que todos reconocemos que está escrito de manera muy simple y dirigido a un lector fácil de complacer y una lectura amena

Las razones de su éxito son relativas porque como ya he indicado la crítica especializada no la valora tan bien como el lector “de a pie” en cuyo grupo yo mismo me puedo encontrar. Particularmente debo reconocer que su planteamiento inicial resulta apasionante y que sus primeros episodios mas que leerse se devoran, pero a fin de cuentas tienes la sensación de que va de más a menos y que pese a su intenso inicio va perdiendo fuelle hasta un final desmayado, previsible y ligeramente decepcionante.

Su lectura es muy fácil, no cuesta entrar nada en el argumento y dejarse llevar, interesa porque trata sobre un tema polémico y apasionante a la vez que lleva a replantearse la veracidad que pueda tener una historia de la humanidad que, sin duda, ha sido manipulada por quienes la escribían (siempre se ha dicho que la historia la escriben los vencedores) y como aventura de intriga funciona a las mil maravillas.

Lo que resulta curioso y sorprendente es que no son esas virtudes las que más fama le han dado porque no han interesado tanto sus rebuscados mecanismos argumentales internos, la fuerza de sus personajes o la manera en que se desobilla la trama, como el impacto mediático y su contenido polémico, por otro lado favorecido por los mismos que se ven criticados en la novela: la iglesia católica, incapaz de hacer un poco de examen de conciencia y tomarse las cosas un poco menos “a pecho” ¿quién lo iba a decir? Aunque vaya, después de ver las reacciones de los musulmanes, hasta parecen pueriles ciertos pataleos.

El quiz de la cuestión, el por qué de la polémica se concentra en unas pocas ideas básicas que no debes leer si te interesa permanecer “intacto” de cara al disfrute de la novela o la película. ¡¡¡Por Diooosss!!! Disfrútese siempre antes la obra original ya sea de un arte o el otro. En este caso ha de leerse primero la novela. Pero voy al grano….

– Jesucristo según Dan Brown no es Dios

– María Magdalena era la compañera sexual de Jesucristo y tuvo descendencia.

– Los primeros seguidores del cristianismo adoraron “lo sagrado femenino” que está oculto en miles de códigos culturales  secretos.

La carga de profundidad de estas aseveraciones es lo que sobredimensiona la novela y la convierte en un fenómeno social porqueda demás el autor presenta estas ideas no como producto de la ficción sino como hechos constatables y documentados, lo cual es por supuesto muy discutible, pese a que últimamente las sagradas escritoras que se han descubierto de Judas pongan en tela de juicio todo lo que hasta ahorea creías, quien sabe si razón de ser. ¡¡¡Qué curioso que esta primicia aparezca justo en estos momentos previos al estreno!!!  ¡¡¡Vaya publicidad está consiguiendo gratis Ron Howard!!!! Y no digo que se algo premeditado y orquestado para sacar pasta, pero a veces las casualidades asustan.

No obstante no todo son parabienes, impactos mediáticos, dinero fácil para llenar la caja….también ha habido palos muy duros provenientes de distintos focos culturales y sociales. La novela se califica de tramposa porque se plantean unos razonamientos muy elementales que trastocan nuestros sistema de creencias sin datos fidedignos contrastables; se tacha de oportunista el hecho de usar datos verdaderos que dan forma a otros falsos para dar un tono realista; se ha criticado el uso de obras de arte reales para dar una interpretación interesada pero no válida…El gran peligro para quienes no aprecian esta novela es que se usan una serie de “licencias” para contar unos hechos que los lectores terminan asumiendo como reales por desconocimiento y que se usan puzzles y giros argumentales que no están basados en la coherencia sino en el capricho, un capricho que resulta efectivo e inesperado pero que sólo tiene el don de hacer creer que se tehan abierto los ojos a una realidad que se te escapaba. Es la teoría de la conspiración, que dice que cuanto más descabellado es algo más probabilidades tiene de que dudes de ello.

También se ha criticado a Dan Brown de oportunista porque tenía un público ganado de antemano, porque es muy complicado ponerse en contra de los miles de lectores dispuestos a creer lo que se les cuenta en esta novela, porque está de moda ser antieclesiástico, porque está “in” ser profemenino y porque la polémica siempre vende.

En cualquier caso lo que particularmente me cautiva de “El código da Vinci” es que realmente te atrapa y engancha (al menos inicialmente), lo cual no es poco y que te hace pensar, te hace replantearte tus creencias, que nunca viene mal, aunque no tengo demasiado claro si creer a unos o a otros y me quedo con mi propia verdad, que es en la que más creo a fin de cuentas y porque no es bueno tener ideas monolíticas y si las tienes esta novela despierta una cierta duda en tí. Y además habla de los grande stemas, sobre los que es bueno pensar de vez en cuando. Quizás la moraleja vendría a ser que nada tiene por qué ser como nos la han contado y que a fin de cuentas no importa tanto la iglesia como institución como su mensaje original.

No me gusta tanto que la intriga pierda fuelle lentamente, que los personajes se conviertan en prototipos, que valga todo para crear interés o una atmósfera enigmática y que las historias se resuelvan precipitadamente como creo que sucede con ésta. No obstante su componente de intriga, de suspense, de aventura da juego para convertirse en una gran película de evasión, que es lo que debería haberse marcado como objetivo Ron Howard. Veremos si así ha sido. La solución del enigma muy pronto en nuestros cines.

https://www.via-news.es/images/stories/libros/CasaDelLibro-Blanco.gif