Diario de un zombi“, el libro con el que debuta Sergi Llauger es, seguamente, la novela de la Línea Z que más comentarios positivos ha recibido desde que fue publicada hace, escasamente, dos meses.

Diario de un zombi
Autor: Sergio Llauger
Novela. 450 páginas
17.95 €

“El día en el que morí, fue el día en el que casi perdí la poca humanidad que quedaba en mí. La eterna promesa de marcharme como un espíritu en paz jamás me llegó, y, en lugar de eso, me convertí en un alma errante, arraigada a las entrañas de esta tierra baldía. Algunos diríais que sonreírle a la muerte tan de cerca debería ser algo glorioso, pero no hay nada de glorioso en esto. Tan sólo un siniestro y profundo vacío interior. El destino me hizo caminar entre demonios sin la necesidad de temerles. Me permitió contemplar el sol sin apartar la mirada hasta el reinado de la noche. Puso el peso de este mundo a mis espaldas, y también quiso hacerme recordar lo que es amar… lo que es decidir que el ser humano merece una segunda oportunidad. ¿Hubo alguna vez un motivo para tantas leyes rotas? Quién sabe… Dejad que os hable de un viaje fascinante y de tierras lejanas; de lealtades inquebrantables y de criaturas inimaginables. Me llamo Erico Lombardo, y soy un ser condenado a tener conciencia de sí mismo. Puede que, después de mi muerte, aún siguiera quedándome una última cosa por hacer…”

Diario de un Zombi nos transporta a un mundo enterrado bajo las cenizas de la devastación, barrido por una pandemia de proporciones delirantes, donde el ser humano se ha extinguido casi por completo. Pero lo que hace diferente a esta historia es que los hechos están narrados desde una perspectiva muy peculiar. No en vano, el protagonista es un zombi, que por causas, de momento, desconocidas, conservó su conciencia después de su transformación. Tras unos primeros capítulos en los que se presenta al personaje, se empieza a desarrollar una historia de redención, de valores humanos y, sobretodo, de una insólita amistad, cuando el comportamiento frío, cínico e insociable de Erico, el protagonista, va cambiando asombrosamente después de conocer a una solitaria y misteriosa niña superviviente de 8 años de edad. Poco a poco, y a lo largo de una épica aventura juntos, Erico conseguirá conectar de nuevo con su lado más humano, recobrando aquellos recuerdos y sentimientos que no experimentaba desde los tiempos en los que la sangre corría con lozanía por sus venas. Diario de un zombi, ambientada gran parte en una Barcelona post-apocalíptica, ofrece al lector una agradable lectura que arrancará sonrisas y lágrimas por igual. Un soplo de aire fresco en el que el género se reinventa como jamás se hubiese podido imaginar.

Sergi LLauger (1982 – Barcelona) vive en El Masnou, un hermoso pueblo de la costa del Maresme, donde vinculado al mundo de los negocios, ejerce como gestor de cuentas de varias marcas comerciales. Durante años también estudió Artes gráficas y Teatro, actividades que le permitieron desarrollar sus capacidades imaginativas y creativas. CN; Diario de un Zombi es la primera novela de este joven autor, en la que ha conseguido cautivar a profesionales y amantes de la literatura fantástica y de terror, mezclando ambos géneros de forma astuta e ingeniosa.


Este libro, en contra de todo lo que hemos leído hasta la fecha nos habla de Enrico Lombardo, un italiano residente en Barcelona cuando ésta fue tomada por los zombis. Ahora continúa residiendo allí y llevando una más que plácida existencia disfrutando de las oportunidades que ofrece una ciudad tomada por los zombis para un… zombi. Ya se sabe, es una de las ventajas de ser el único zombi inteligente del mundo. Enrico es el único zombi capaz de pensar, aprovecharse y disfrutar del actual status quo de Barcelona. Aunque también es el único capaz de sentir curiosidad al ver una niña, viva, de 8 años paseando por Gracia y dejar que un arrebato de curiosidad, perfecto ejemplo de lo que supone estar vivo, te arrastre a una gran aventura de la que depende el futuro entero de la raza humana… por cierto, quizás sea recomendable evitar a los arcángeles a lo largo del peregrinaje que Erico afrontará, máquinas de matar con un sólo objetivo: “limpiar” las zonas infectadas de todo rastro de no-vida…. y de vida.

Sergi Llauger ha escrito, sinceramente, una de las mejores novelas de zombis publicadas hasta la fecha y, posiblemente, la mejor de la Línea Z. Sergi nos habla del peregrinaje físico de Enrico y Paula (la niña en la que residen las esperanzas del futuro de la Humanidad) desde Barcelona hasta unas lejanas instalaciones científicas en los Pirineos franceses. Una odisea que servirá para que el alma de Erico despierte, paulatinamente, a lo que significa ser humano.

A lo largo del libro asistiremos a un proceso de deconstrucción del propio Enrico y veremos cómo lucha por salvar a Paula y a su vez, salvarse a sí mismo. Para ello Sergi recurrirá a numerosos flashbacks a través de los que iremos conociendo mejor al protagonista y comprendiendo que el alma de Enrico ya estaba herida mucho antes de su conversión en zombi.

Paula es el leit motiv de la historia, el principio y el fin de las motivaciones altruistas de Enrico. Posible salvación de la raza humana y del propio Enrico. Ignorante, Paula carga con el peso de la Humanidad sobre sus pequeños hombros, aunque tan sólo desee cargar con el peso del alma de su amigo Enrico. Su hermano. Es, naturalmente, quién conseguirá hacer aflorar los sentimientos en un anquilosado Enrico.

Diario de un zombi es, obviamente, una novela intimista, enternecedora, reflexiva, cruenta y no exenta de ciertas dosis de humor negro. Es una oda a la esperanza, pero un fiel retrato de la desesperación humana, y una oración por la redención. Es un libro que te emociona, que te hace reir, pensar y que, muy posiblemente, os haga emocionaros.

El referente que se me viene a la cabeza es The Road (La Carretera), de Cormac McCarthy, aunque con un toque a lo español que ha conseguido que disfrute más del libro (y que me lo acabe).

Sin lugar a dudas estamos ante la mejor novela de la Línea Z hasta la fecha, puede que el público mayoritario no comulgue con ella, pero es una delicia de libro.