Hace un par de horas que he terminado de leerme “Assassin’s Creed: Renaissance“, una novela de Oliver Bowden que me ha decepcionado sobremanera y que, irónicamente, es perfecta para los fans de la saga de videojuegos. Cuando Noren nos anunció la publicación de “Assassin’s Creed: Renaissance” me emocioné, acaba de llegar la moda de los asesinos y la verdad es que tenía muchas ganas de leerlo, tantas que iba a comprarlo… aunque una amiga me lo regaló, por lo que me cabrea más que el libro no me haya gustado.

Assassin’s Creed: Renaissance
Autor: Oliver Bowden
Edición original: “Assassin’s Creed: Renaissance” Penguin Books (USA)
Colección: Ficción 
ISBN: 9788497341431
Formato: 15x23cm. Rústica 
Páginas:  392
Precio: 19,00 euros
Más información en www.esferalibros.com

“Buscaré la venganza contra aquellos que traicionaron a mi familia. Soy Ezio Auditore di Firenze. Soy un assassin…”

Traicionado por las familias que gobiernan Florencia, Venecia y Roma en la Italia del Renacimiento, el joven Ezio Auditore se embarca en una épica lucha por erradicar la corrupción y restaurar el honor de su familia. Para ello deberá aprender el arte de la muerte.

En su camino de venganza y lucha se encontrará con las grandiosas mentes de Leonardo da Vinci y Maquiavelo; deberá decidir entre el amor y su destino y descubrirá que este último es mucho más complejo y elevado de lo que nunca imaginó.

Para sus aliados, Ezio se convertirá en la fuerza que les guiará en pos de la libertad y la justicia. Para sus enemigos, en una amenaza consagrada a la destrucción de los tiranos que abusan del pueblo italiano.

Una historia épica de poder y venganza en la que la verdad se escribirá con sangre.

Antes de nada, la edición; no se puede negar que en La Esfera de los Libros han hecho un libro precioso que te entra por los ojos, no sólo por esa portada (después volveremos a ella), sino por el formato, el papel, el acabado, la tipografía… es un libro muy chulo, aunque el glosario de términos en latín e italiano que se incluye al final del libro debería haber aparecido repartido por todo el libro, en cada página, a modo de notas a pie de página, no tiene sentido llegar al final del libro para encontrarse con la traducción de todas las expresiones en italiano y latín que aparecen en el libro (que no son pocas precisamente). Sobre la decisión de que el listado de personajes aparezca al final, no me quejo, revelaría información, aunque su utilidad quizás sea mejor al comienzo del libro. De todas formas esto se ha hecho siguiendo la edición británica, por lo que quizás en La Esfera no han tenido otra opción.

La impresión que tengo, tras leer este libro, es que es un libro escrito expresamente para los fans de la saga de Assassin’s Creed, Oliver Bowden no da cabida a que otro público lector pueda entrar en la novela. Desde el comienzo vamos viendo cómo se educa a Ezio Auditore en el arte del asesinato, de esconderse entre las multitudes, de asesinar en silencio, de los saltos de fé… en definitiva, que si has jugado al juego conforme vayas leyendo pensarás “nueva habilidad del juego, cómo mola!”… o, quizás pienses, “no soy tonto, no hace falta que digas que realiza un auténtico salto de fe, no me lo des tan mascadito”… vamos, que todo está dispuesto para que la acción, el aprendizaje y la propia trama, avancen rápidamente. No hay respiro, tan sólo saltos temporales entre capítulo y capítulo (como si se estuviese cargando el siguiente escenario). Es, como digo, un juego hecho para los fans de la saga, que adorarán encontrar un personaje tan “molón” como Enzio, un assassini que mata y liga en un parpadeo.

He leído en otras reseñas diversas opiniones, los propios fans del videojuego consideran que sí, que les gustará el libro, que es un acierto… pero los que reseñaban se quejaban de que el libro se hace muy cuesta arriba hacia el final (mitad del libro hacia el final), Ezio va de misión en misión, que si cógeme esto, mata a este, aprende esto y, bueno, sí, acuéstate con esta…

La novela adapta, con ciertas libertades, el Assassin’s Creed II, y me da en la nariz que hace falta haber jugado hasta el final para lograr entender la ida de olla de final que, francamente, es totalmente insatisfactorio y te deja con cierta curiosidad (por aquello de que el autor dé explicaciones, ¡alguna!) sobre los acontecimientos futuros a desarrollar en la siguiente novela.

No creo que Bowden se moleste demasiado en desarrollar a Ezio, ni siquiera su figura como asesino, sí lo hace al comienzo, durante unas pocas páginas, pero después pasa a, sencillamente, hacerle perseguir una misión tras otra en un periplo que dura más de veinte años. Durante todo ese tiempo las relaciones personales de Ezio se basan en: 1. “colegas assassins” (incluso está Maquiavelo… aunque dan ganas de matar al escritor por las coñas que hace sobre él), 2. amistad con Leonardo Da Vinci (homosexual… genio… homosexual… amigo… ¿he mencionado homosexual? Porque Bowden lo menciona mucho…), 3. amantes de Ezio (a las que se liga porque sí, por chulo) y 4. Cristina (el supuesto interés amoroso de Ezio que… en fin, qué historia más tonta y que final más tonto también). No se crea un personaje, se crea una fachada de un assassini que se oculta con la capucha, que lleva una capucha con la que taparse y que mola mucho y folla más.

Si estáis dispuestos a continuar con las aventuras de Ezio os aviso de que en los USA, y Gran Bretaña, ha salido Assassin’s Creed: Brotherhood, continuación directa de este libro. Yo creo que ya he tenido suficiente. Me gustó el juego (la primera parte, a la que jugué unas pocas horas) pero no tanto como para que un escritor me obligue a, mentalmente, ir rellenando los huecos que deja en la definición de personajes y de sus relaciones, mientras se explaya hablando sobre “saltos de fé” y nuevos usos para las armas de Ezio. Hay un término medio entre contarnos una partida y escribir un libro y a mi me ha decepcionado muchísimo, lástima no haber ido a por La mano izquierda de Dios, que tiene mucha mejor pinta..

Aún  así estoy bastante seguro de que el libro hará las delicias de los fans de la saga, sé que se está vendiendo muy bien en la Casa del Libro y parece el regalo perfecto para el primo, hermano o sobrino pequeño al que no sabemos regalar… y es que en La Esfera de los Libros se han encontrado con el regalo perfecto para el frikie de los videojuegos, no hace falta haber jugado, la portada se reconoce enseguida y cualquier, por ejemplo, madre diría “mira, el libro al que juega tanto mi chico, se lo voy a comprar a ver si deja de darle tanto a la consola”.

Si queréis encontrar la relación entre videojuego y libro aquí tenéis un interesante enlace (en inglés, sencillito) quizás también os interese saber que hay una novela gráfica de 16 páginas y un web comic.