Fenómeno televisivo en España, «Aguila Roja» es una serie de la cadena pública TVE ambientada en la España de los Austrias. Era cuestión de tiempo que alguien apostara por el producto y lo adaptará a otros medios. Cine, rol y juegos de tablero. Y esto es solamente el principio…

image1«Aguila Roja» es una serie de televisión creada por Globomedia para TVE, protagonizada por David Janer, Javier Gutiérrez, Inma Cuesta y Myriam Gallego acerca de un humilde maestro, Gonzalo de Montalvo, bajo el que se esconde un justiciero conocido como «Aguila Roja» en la España del s.XVII. Su objetivo, vengar la muerte de su esposa Cristina a manos de una extraña sociedad secreta que quiere acabar con el Rey. Y temporada tras temporada (ya lleva tres) ha ido superando sus propios récords de audiencias (cuatro millones y medio de espectadores la primera temporada, cinco y medio en la segunda y más de seis en la tercera), que ha compensado el esfuerzo: es la serie española más cara de la historia, con un presupuesto cercano al millón de euros.

El primer paso era casi inevitable. «Aguila Roja: La película» es la adaptación a la gran pantalla que se encuentra en plena producción. La trama, independiente de la serie, narra un complot urdido para asaltar el reino de España, en el que colabora la pérfida condesa de Santillana, aprovechando una conferencia de paz internacional en Madrid, a la que asistirán las potencias más importantes de la época: Francia, Inglaterra, Portugal y el Papa de Roma. Aguila Roja intentará desbaratar los planes, a la vez que deberá evitar a un mercenario cosaco contratado para acabar con su vida. Repite el reparto televisivo habitual, a los que se añaden la modelo argentina Martina Klein, Frank Crudele como el Papa, Antonio Molero como el cura Mateo o Stany Coppet como jefe de la guardia personal de Luis XIV de Francia, los mosqueteros. En la dirección José Ramón Ayerra y, en el horizonte, su estreno para la próxima primavera.
El segundo paso, el acuerdo entre la productora Globomedia, Play Television y Devir Iberia para producir una línea de juegos para la campaña de Navidad de este año, que se distribuirán en los centros comerciales. Los dos primeros juegos de esta nueva línea serán «Águila Roja» y «Águila Roja Junior». El primero, que saldrá a la venta por un precio aproximado de 36 euros, es un juego de tablero (tamaño Catán) para de dos a cuatro jugadores que interpretan a los personajes de la serie, y viven las aventuras narradas en la primera temporada de la serie de televisión: un jugador será el Comisario y la Marquesa y el resto, los protagonistas de la serie, como Aguila Roja o su fiel Satur, que deberán evitar ser capturados. El segundo, un juego de cartas dirigido a un público infantil (tamaño Exploradores), donde los jugadores competirán por sumar maravedís y enriquecerse.

Así, como ya hemos vivido en numerosas ocasiones con anterioridad, aprovechando el trampolín del éxito de las principales producciones audiovisuales o literarias se comercializan productos derivados, como por ejemplo «Battlestar Galactica» o «Canción de Hielo y Fuego», dando forma a una franquicia donde solamente había un acierto. Pero un acierto no es una garantía de éxito. Y aunque los dos ejemplos que hemos presentado han dado resultados satisfactorios en su salto a los juegos de tablero, a los juegos de rol, a los juegos de cartas o incluso a los cómics, siempre hay un riesgo. El riesgo de comercializar productos menores que devaluen el original. ¿Será éste el caso? Visto lo visto,… me temo que sí.

Más información en www.devir.es