«Poema al pedo» es una forma muy divertida de acercar la poesía a la infancia y por lo tanto los libros, con algo tan común y popular como es un pedo… pero este pedo es especial porque es el pedo de Quevedo.

Poema al pedo
Autor e ilustradora: Francisco de Quevedo, Marisa Morea
Sello: BEASCOA
Fecha publicación: 06/2019
Idioma: Español
Páginas: 32
ISBN: 9788448853662
Temáticas: Infantil
Colección: Sant Jordi
Edad recomendada: A partir de 4 años
Precio con IVA: 13.95 €

Alguien me preguntó un día:

¿Qué es un pedo?

Y yo le contesté muy quedo:

El pedo es un pedo…

Así comienza uno de los poemas más irreverentes y divertidos de la literatura española. Francisco de Quevedo fue un gran escritor y poeta que nació hace muchísimos años.

Creó los más perfectos sonetos, pero también es el autor de este ocurrente poema dedicado al pedo.

Acercar poemas a los y las más pequeñas parece fácil por la rima, que no se sabe muy bien qué es lo que tiene pero, les atrae de una manera sobrenatural. Poema al pedo es un poema clásico por lo que ilustrarlo y plasmarlo en un libro ya no es tan fácil y le añades valor si este poema es de Francisco Quevedo.

Quevedo tenía esta sátira en su sangre, el arte de poder escribir de cualquier cosa, sin importarle lo que podía decir.

Llevar el libro a la plaza de mi pueblo y que una adolescente se lo lea a dos niños de 4 años, que es están riendo con lo que oyen y con las ilustraciones que ven (que no dejan de comentarlas), que se lo llevan a su “barco pirata” y que siguen leyéndolo sin ninguna indicación adulta, es algo que valoro mucho y este libro lo ha conseguido.

Hay personas que sólo le gustan o le dan importancia a los cuentos que nos quieren trasmitir algo educativo, ya sea una lección, un valor o una actitud… por lo que entiendo que este libro no se encontrará en su biblioteca pero los libros los valoro por ser simplemente un libro que no hace falta saber la razón pero te gusta, puede ser por lo que cuenta, porque te hace sentirte bien, por las ilustraciones o simplemente porque te atrae… pues este libro lo tiene eso que te atrae y no sabes por qué y además cuando lo empiezas a leer te hace reír (que valoro un montón, porque no es nada fácil) y eso puede ser muy primordial porque puede hacer que una persona que no le guste leer, se enganche a la lectura y para mi esto más importante que aprendas algo con un libro.

Las ilustraciones las veo acertadas, la ilustradora tiene un trazo muy bonito y los ha adecuado muy bien al texto, al que acompañan y explican que todos los seres vivos da igual su especie y condición se tiran pedos. Además nos van explicando todo los tipos de pedos que puede haber.

Marisa Morea tiene una larga experiencia ilustrando cuentos y libros infantiles y juveniles con diferentes editoriales y todas las ilustraciones tienen en común que tienen el mismo trazado sin dejar que cada una sea independiente del resto.

La letra no está en mayúsculas pero está lo suficientemente grande que aunque para los neolectores les cueste y necesiten a una persona adulta, será sólo al principio ya que enseguida tendrán soltura para seguirlo sin problema y leerlo sin ninguna ayuda. Además hay muy poco texto en cada página facilitando así su autonomía.

Además todas las veces que sale la palabra “pedo”, que son muchas, está escrita con otra fuente para que enseguida la puedan localizar los ojos sagaces de la infancia.

Al final del cuento explica en grandes trazos la bibliografía de Quevedo, de una forma muy cercana para que se quede en la mente de los y las más pequeñas de la casa.

Con todo esto y además que es un libro que respeta los bosques ya que es papel procedente de fuentes responsables, los tiene todo para tenerlo en cualquier biblioteca sea casa o centro educativo.