linea_separadora

En «Pleasantville» el color era un personaje más de la función.
«Pleasantville» es una película del año 1998, dirigida por Gary Ross y protagonizada por Tobey Maguire, Reese Witherspoon, Paul Walker, Jeff Daniels, Joan Allen y William H. Macy, que fue candidata a tres Premios Óscar en categorías menores (dirección artística, vestuario y banda sonora, de Randy Newman)… aunque no se llevó ninguno.
La película, el debut como director del guionista Gary Ross, nos contaba como el solitario David y su hermana melliza, la popular Jennifer, eran transportados (sin explicación, como en un episodio de «The Twilight Zone«) al mundo catódico, ficticio y aparentemente perfecto de una serie clásica de la televisión en blanco y negro ambientado en los años cincuenta. Allí, en la apacible y conservadora ciudad de Pleasantville, los dos hermanos darán un vuelco a la vida gris y aburrida de sus habitantes y les descubrirán las emociones y las pasiones que esconde la vida, a tomar sus propias decisiones, llevando el color a sus vidas domesticadas por el conformismo. Como en otras películas escritas por Gary Ross, como «Big» o «Dave, presidente por un día«, la historia nos contaba como personas comunes se veían envueltas en circunstancias extraordinarias.
El color de la cinta era un elemento esencial: tal y como sucedía en «La rosa púrpura del Cairo» de Woody Allen, en «Pleasantville» el color estaba reservado para el mundo real mientras que el blanco y negro era para el mundo imaginario, pero el color se irá adueñando de la ciudad de Pleasantville a medida que la modernidad que han traido David y Jennifer se extienda entre sus habitantes y su tranquila y predecible vida. Una metáfora sencilla y efectista, a la par que efectiva.
La película fue rodada íntegramente en color, y casi 1.700 planos fueron después convertidos en blanco y negro.

linea_separadora