Adam Warlock se enfrentó a Thanos y el Guantalete del Infinto, y venció. Y luego luchó contra su lado oscuro, el Magus, y prevaleció. La tercera y última antagonista en la llamada «Trilogía del Infinito«, que comprende los eventos cósmicos «El Guantelete del Infinito«, «La Guerra del Infinito» y «La Cruzada del Infinito«, es la Diosa, su mitad luminosa. ¿Podrá Warlock derrotar a quién promete traer la paz al Universo?

Ella ha llegado, para erradicar el crimen y traer la paz al Universo. El Capitán América y Spiderman están de su lado. Thanos y Mefisto en su contra. ¿Cómo puede ser una villana?

No, el conflicto no finalizó con la derrota de Thanos ante los héroes más poderosas de la Tierra y con el Guantalete del Infinito en manos de Adam Warlock. Al contrario, puesto que el conflicto no había hecho más que empezar. Al despojarse del bien y del mal para convertirse en una entidad justa y neutral, Adam Warlock despertó a su lado oscuro, su mitad negativa, su viejo enemigo Magus, un personaje creado a mediados de los años setenta por Jim Starlin que llevaba tiempo fuera de juego y que puso en jaque a toda la creación. Una vez derrotado al Magus, con la colaboración de su némesis Thanos, un nuevo peligro se vislumbra en el horizonte del guerrero dorado, un rival inesperado al que muchos héroes del universo Marvel darán su apoyo: la Diosa.

La saga de «El Guantelete del Infinito» del año 1991 fue el gran evento cósmico de la década de los noventa de Marvel Comics, un clásico del cómic de superhéroes que giraba en torno a la figura de Thanos, que con las seis Gemas del Infinito en su poder quería complacer a La Muerte, de quien estaba enamorado. «La Guerra del Infinito» era la secuela directa de aquella miniserie y «La Cruzada del Infinito» es el cierre de la trilogía cósmica de Jim Starlin, aunque algunos consideren que «The Thanos Quest» es la primera entrega de una tetralogía.

«La Cruzada del Infinito» forma parte de la Colección Jim Starlin de Panini Cómics, que recoge las obras más destacadas del autor norteamericano que dió forma al universo cósmico de La Casa de las Ideas y revolucionó el género con la saga de «El Guantelete del Infinito» que ha inspirado la película «Vengadores: Infinity War«, e incluye los tres primeros números de la serie limitada «The Infinity Crusade«, escritos por Jim Starlin y dibujados por Ron Lim, Ian Laughlin, Al Milgrom y Jack Morelli, publicados entre junio y agosto de 1993, otros tres de «Warlock Chronicles«, y dos de «Warlock and the Infinity Watch«.
Antes de este undécimo volumen de la colección, la editorial Panini Cómics ya ha publicado otros diez («El Guantelete del Infinito: Prólogo», «El Guantelete del Infinito: El renacimiento de Thanos», el arco principal «El Guantelete del Infinito», «El Guantelete del Infinito: Estela Plateada», «El Guantelete del Infinito: Héroes Marvel», «El Guantelete del Infinito: El Día Después», «La Guerra del Infinito», «Warlock y la Guardia del Infinito», «La Guerra del Infinito: El Día Después» y «La Guerra del Infinito: El Día Después. Resurrección»), y ya solamente queda pendiente la segunda entrega de «La Cruzada del Infinito» para sumar los doce volumenes anunciados dedicados a las Gemas del Infinito, una mastodóntica saga cósmica que redibujó el universo Marvel de los años noventa y que Panini Cómics ha publicado de forma integral, incluyendo numeroso material con los tie-in, los crossovers, los antecedentes y las consecuencias de cada evento.

La Diosa, la mitad luminosa de Adam Warlock que surgió cuando se despojó del bien que anidaba en su interior, ha llegado al Universo Marvel para poner orden y erradicar el mal. Pero el bien encarnado puede ser tan peligroso, o más, que el mal encarnado. Como Maquiavelo, el fin justifica los medios. Un ser convencido y entregado a su causa, bienintencionado, como lo eran los cruzados de la Edad Media que dirigían sus ejércitos hacia Tierra Santa.
En «La Cruzada del Infinito» veremos como tras su llegada, la Diosa expulsa a Adam Warlock y a Thanos a una realidad dimensional desconocida, y convoca a treinta y tres de los héroes de la Tierra con más sensibilidad espiritual y fe como Spider-Man, Tormenta, Mercurio, Dragón Lunar, el Dr. Extraño, Estela Plateada, Thor, Jean Grey, Namorita o el Capitán América, entre otros, para que formen un ejercito sagrado de devotos para iniciar una cruzada contra el mal. Una causa aparentemente justa y benévola, como todas las guerras santas que se han emprendido durante la historia de la Humanidad, pero que esconde sombras oscuras que tienen el hedor de la corrupción y la podedumbre… como todas las guerras santas que se han emprendido durante la historia de la Humanidad. Al otro lado de la balanza, junto a Adam Warlock, La Diosa tendrá enfrente a los científicos y pensadores más importantes del Universo Marvel, aquellos que ponen la razón por delante de la religión: Reed Richards, Visión, Iron Man o Bruce Banner, entre otros.

En conclusión, «La Cruzada del Infinito» («The Infinity Crusade«) es un volumen que será de interés para los seguidores de la saga cósmica de Jim Starlin y Ron Lim, y aunque puede leerse de manera independiente al resto es imprescindible para coleccionistas y amantes del completismo, los que han estado desde el principio y quieren permanecer hasta el final. Pero, seamos honestos, aquí se empieza a constatar el desgaste de la fórmula y es obligado e inevitable catalogarla como una obra correcta, entretenida, aunque muy menor. El globo se deshincha.

La Cruzada del Infinito. Primera parte.
Guión: Jim Starlin
Dibujo: Ron Lim, Tom Raney, Angel Medina y Tom Grindberg
Tinta: Al Milgrom, Bob Almond, Tom Raney y Keith Williams
Color: Ian Laughlin, Jack Morelli, Reneé Witterstaetter y Gina Going
Traducción: Raul Sastre
Edición original: «The Infinity Crusade» núms. 1 a 3, «Warlock Chronicles» núms. 1 a 3 y «Warlock And The Infinity Watch» núms. 18 y 19
ISBN: 9788491676782
Formato: 17x26cm. Cartoné. Color.
Páginas: 256
Precio: 19,95 euros