linea_separadora

Joan Gràcia, Paco Mir y Carles Sans son Tricicle, la compañía teatral catalana que recientemente se despidió como formación estable después de una larga y fructífera trayectoria de cuarenta años plagados de gags de humor inteligente, sencillo, desternillante y a un ritmo frenético. Parecían incombustibles, pero al final se han bajado de la bici. Una larga despedida que empezó en 2016 con el estreno del espectáculo-antología «Hits» que reunía sus mejores números cómicos de los diez montajes que han presentado desde su primer espectáculo, «Manicòmic«, en 1982. No salieron mucho de su zona de confort, los teatros, pero se aventuraron en varias ocasiones a la pantalla pequeña («Tres estrelles«, «Xooof!«, «Dinamita«,…) y en una única ocasión en la pantalla grande. Fue en 1995, con «Palace«.

Joan Gràcia, Paco Mir y Carles Sans debutaron (y se retiraron) como directores, actores y guionistas de cine en «Palace«, una comedia sin diálogos con un humor apto para todos los públicos, como sus obras de teatro. Junto al añorado Jean Rochefórt, Lydia Bosch, Beatriz Rico, Julia Trujillo, Mónica Van Carpen y Nathalie Sesena, entre otros, «Palace» narraba la historia de tres hermanos, los hijos del señor Rius, que heredaban un lujoso hotel en decadencia al que intentaban reflotar con la dudosa ayuda de un prestamista cuyo principal objetivo era quedarse con el establecimiento para especular con el terreno.

Las peripecias de los tres hosteleros novatos para reflotar el establecimiento y del otro para hundirlo en la miseria de «Palace» estaban alimentadas por muchos personajes y gags de la serie de televisión «Tres estrelles«, que había hecho las delicias de los espectadores de la televisión autonómica TV3 unos pocos años antes. En la película solamente se reutilizaron algunos de los gags de la serie, y también algunos de las obras de teatro, pero la cosa no acabó de funcionar. En los espectáculos de Tricicle se calcula que hay un gag cada 10 segundos, pero al llegar a la gran pantalla decidieron que junto a los gags cómicos de estilo slapstick, la pantomima y el humor gestual, hubiese una historia, un hilo que genera situaciones divertidas. Y ahí la cosa no acabó de cuajar… aunque Tricicle son unos genios e incluso su fallida incursión cinematográfica es una delicia que merece ser reivindicada más de veinticinco años después, coincidiendo con su despedida definitiva de los escenarios.

linea_separadora