He leído muchos libros durante este año que termina, muchos más de los que he podido reseñar. De entre todos ellos he elegido diez, solamente diez, que me han dejado huella o que me han impresionado de una forma diferente al resto. Neil Gaiman, Joe Abercrombie, N.K. Jemisin o Angel Sanchidrian son algunos de los autores que aquí podréis encontrar. Es mi selección. Personal, subjetiva, y criticable, por lo que incluye y por lo que deja fuera, si así os lo parece.

Los diez mejores libros del 20171. “Filos Mortales: Historias del Mundo de la Primera Ley” (Joe Abercrombie, Alianza Editorial)
Ésta es la primera antología de relatos del escritor británico Joe Abercrombie, uno de los grandes maestros de la literatura fantástica. Muchos lectores se sienten reacios a este formato, pero los libros de cuentos y de relatos también tienen muchos seguidores, y son numerosos los escritores que se sienten cómodos con ellos. Nosotros nos contamos entre los segundos, los lectores que disfrutan con este formato breve, que nos parece más confortable, ágil, simple, heterogéneo, dinámico y, habitualmente, sorprendente en su contenido y en su desenlace. Y si están escritos por ‘Lord Grimdark‘, aún más.

2. “La vista desde las últimas filas” (Neil Gaiman, Malpaso)
El mundo de los lectores se divide en dos tipos de personas claramente diferenciados: aquellos que cuando leen un libro se saltan la introducción y el prólogo, pasan por encima de los agradecimientos para ir directos al meollo, y se ahorran el epílogo y los anexos, si los hubiese, y aquellos que se leen hasta el número de ISBN. Yo soy de los segundos, y eso me ha permitido descubrir los maravillosos textos con los que Neil Gaiman suele presentar sus antologías.

3. “La quinta estación” (N.K. Jemisin, Nova)
Premio Hugo del año 2016, cosa que también ha conseguido su secuela, “La quinta estación”, primer volumen de la trilogíade la Tierra Fragmentada empieza con una gran grieta roja que recorre las entrañas del único continente del planeta, una grieta que escupe una ceniza que oculta la luz del sol. Empieza también con la muerte, con un hijo asesinado y una hija perdida. Y empieza con una traición, con heridas latentes que comienzan a supurar. El lugar es la Quietud, un continente acostumbrado a la catástrofe en el que la energía de la tierra se utiliza como arma. Y en el que no hay lugar para la misericordia.

4. “Humo y Espejos” (Neil Gaiman, Salamandra Ediciones)
“Humo y Espejos” nos presenta una recopilación de treinta relatos, poemas narrativos y piezas breves e inclasificables que ofrece múltiples y variadas posibilidades para que el lector explore una realidad transformada, astutamente velada por el humo y las sombras, a la vez que tangible y afilada. Como explica Neil Gaiman en la introducción, los espejos son la herramienta que utilizan los magos para que el espectador vea aquello que quieren que vea y no pueda ver aquello que no quieren que vea.

5. “Star Wars: BattleFront. Compañía Crepúsculo” (Alexander Freed, Planeta Cómic)
¿Un libro de Star Wars sin Luke Skywalker, ni Leia Organa? ¿Ni siquiera el socarrón Han Solo, su fiel Chewbacca y el Halcón Milenario, el pedazo de chatarra más veloz de la galaxia? ¿Sin Yoda, Boba Fett o Obi Wan Kenobi? ¡Pues sí! Sin complejos ni problemas de conciencia. Y además, “Star Wars: Compañía Crepúsculo” de Alexander Freed ha sido una de las sorpresas más agradables de la última década del universo literario de “La Guerra de las Galaxias”. Mi más sincera recomendación para los aficionados a la saga galáctica.

6. “El viaje de Chihiro. Nada de lo que sucede se olvida jamás” (Álvaro López Martín, Diábolo Ediciones)
Este es un libro sobre el alma y el corazón de “El viaje de Chihiro”. Una guía imprescindible y una narración completa de lo que significa, explicando cada detalle en todos sus aspectos, desde los sentimentales, sociales y filosóficos hasta el significado concreto de cada escena, de cada lugar, de cada objeto, de cada palabra, de cada momento y cada instante exacto de la película dirigida por Hayao Miyazaki y producida por Studio Ghibli.

7. “Tres Enanos y Pico” (Ángel Sanchidrián, Planeta)
Hilarante, crítica, una auténtica delicia en la que Ángel Sanchidrián se revela como el Terry Pratchet español, “Tres Enanos y Pico” es una deliciosa novela de fantasía en clave de humor, repleta de imaginación desborante y un ritmo desenfrenado. Una auténtica delicia que no podéis dejar pasar. De ninguna manera.

8. “Star Wars: Catalizador” (James Luceno, Planeta Cómic)
Las novelas de sagas o franquicias literarias se pueden clasificar de forma sencilla en tres categorías: las que rellenan huecos (¿que sucedió mientras?), las que imaginan sucesos alternativos (¿qué hubiese pasado si…?), y las que expanden los acontecimientos en el tiempo (¿que había pasado antes? ¿que sucederá después?) o en el espacio (los spin-off). Y, claro, las combinaciones de todas ellas. La película “Rogue One: Una historia de Star Wars” de Gareth Edwards, por ejemplo, es tanto una precuela, como un spin-off, como una película que complementa y completa hechos que nos habían contado con anterioridad. Y la novela “Star Wars: Catalizador” de James Luceno es, a su vez, una precuela de “Rogue One” y un spin-off centrado en algunos de los personajes secundarios de la fantástica película. ¿Complicado, no?

9. “Animales fantásticos y dónde encontrarlos: Guión original de la película” (J.K. Rowling, Ediciones Salamandra)
En el año 2001 J.K. Rowling publicó una obra que pretendía ser una reproducción del libro de texto escrito por el magizoólogo Newt Scamander y que Harry Potter utilizaba para el estudio de las criaturas mágicas en Hogwarts. La primera película de esta nueva saga de cinco películas, dirigida por David Yates, se estrenó hace ya unos meses en nuestros cines y Ediciones Salamadra publicó el guión original en castellano. Para muggles y para magos pero, sobretodo, para ‘potterheads‘.

10. “El mundo de Spectrum” (Varios autores, Dolmen Editorial)
Los ochenta están de moda, ¡y con razón! La mejor música, como el pop de Michael Jackson o el “The Joshua Tree” de U2 son de esa década, así como las mejores series de televisión, los peinados, el maquillaje, y la moda con más ritmo, o las mejores películas de todos los tiempos. Sí, sí. Sin ir más lejos, solo en 1984 tuvimos en cartelera “Gremlins”, “Los Cazafantasmas”, “Terminator”, “Indiana Jones y el Templo Maldito”, “Karate Kid”, “Dune”, “Superdetective en Hollywood”, “Pesadilla en Elm Street”,… Y los mejores videojuegos, claro. Los mejores videojuegos, los de Spectrum 48k, son de los años ochenta.