linea_separadora

Hay películas que parece que han caído en el olvido, nadie se acuerda de ellas y las cadenas de televisión en streaming no tienen en su catálogo. Es bueno reivindicarlas para que las generaciones más jóvenes descubran que el pasado lejano del séptimo arte esconde sorpresas con alma que el CGI o la alta definición no pueden emular. Es el caso de “Los 5000 dedos del Dr. T” (“The 5000 Fingers of Doctor T“), una película del año 1953 dirigida por Roy Rowland que adaptó en forma de musical uno de los cuentos de Theodore Geisel ‘Dr. Seuss‘, un popular escritor norteamericano de cuentos infantiles con toques entre perversos y tenebrosos, que es especialmente conocido por “El Lorax” y “El Grinch” (que contó con una adaptación cinematográfica protagonizada por Jim Carrey).

Producida por Stanley Kramer (aunque se dice que también dirigió parte de la película, sin acreditar) y protagonizada por Hans Conried, Henry Kulky, Mary Healy, Noel Cravat, Peter Lind Hayes y Tommy Rettig (el niño que al año siguiente se convertiría en el fiel compañero del perro Lassie), entre otros, nos presentaba al doctor Terwilliker, un profesor de piano arisco y demasiado exigente. Barry Collins, uno de los alumnos del estricto instructor de piano que está aterrorizado por sus métodos, tiene una pesadilla en la que está atrapado en el reino del malvado Dr. T, que tiene secuestrados a cientos de niños a los que obliga a practicar en un piano infinito para siempre. Bart planea acabar con el malvado, que además quiere casarse con su madre soltera, y liberar a sus amigos con ayuda de su buen amigo, el fontanero Mr. Zabladowski.

La película era una rareza entonces y es una rareza hoy, pero tiene cierto encanto. Es una mezcla extraña entre un musical y una película fantástica, con vestuarios y escenarios kitsch. Un delirio de colores saturados que haría las delicias de Agata Ruiz de la Prada. Además “Los 5000 dedos del Dr. T” contiene numerosas escenas oníricas inspiradas en el surrealismo, combinadas con otros momentos musicales que cuentan con la música compuesta por Frederick Hollander, que fue nominada al Oscar.

linea_separadora