linea_separadora

Antes de Neo, de Johnny Mnemonic y Constantine, mucho antes de John Wick, Keanu Reeves fue Ted en uno de los clásicos de la comedia absurda de los años ochenta. Bill S. Preston y Ted Logan, amigos inseparables y miembros de una banda de rock, deben aprobar un examen de historia para poder graduarse y la mejor manera de conseguirlo es viajar a través del tiempo en una cabina telefónica y conocer a personajes históricos como Sócrates, Napoleón, Juana de Arco o Abraham Lincoln.
«Las alucinantes aventuras de Bill y Ted» («Bill & Ted’s Excellent Adventure»), la segunda película del director Stephen Herek tras la entretenida y reivindicable «Critters«, es una delirante comedia de bajo presupuesto protagonizada por Alex Winter y un jovencísimo Keanu Reeves antes de ser lanzado al estrellato, que se estrenó en el año 1989 y cuyo éxito fue suficiente para que un par de años después se estrenase una secuela aún más surrealista y divertida, «El viaje alucinante de Bill y Ted» («Bill & Ted’s Bogus Journey«), e inspirar una alocada serie de dibujos animados. Hoy se habla de que, quizás, pueda llegar una tercera entrega con Keanu Reeves y Alex Winter, treinta años después.
Las dos películas de Bill y Ted gozan todavía hoy de numerosos adeptos, fieles seguidores de estas historias surrealistas de serie B con numerosos guiños cinéfilos (desde el «Doctor Who» hasta «Star Wars«), y por ese motivo se podrían clasificar ambas como películas de culto. ¡Que quede claro que este concepto no es propiedad de «The Rocky Horror Picture Show«!

linea_separadora