Alcanzamos el cuarto tomo recopilatorio de la nueva Patrulla-X que se centra en el juicio de Jean Grey y nos entrega un cruce con Guardianes de la Galaxia. Brian Michael Bendis, Stuart Immonen y Sara Pichelli al más puro estilo Marvel.

La Nueva Patrulla-X 4 El juicio de Jean Grey
Marvel Now! Deluxe
Edición original: All-New X-Men 18-25 y Guardians Of The Galaxy 11-13 USA
Fecha de edición: enero de 2019
Guión: Brian Michael Bendis, Brandon Peterson
Dibujo: Stuart Immonen, Sara Pichelli
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 304 págs. a color.
31,58€

«El juicio de Jean Grey», un crossover entre La Nueva Patrulla-X y los Guardianes de la Galaxia. Hasta ahora, hemos visto los efectos en la Tierra de la llegada de La Patrulla-X del pasado. Pero… ¿qué harán otros mundos cuando sepan del regreso de Jean Grey?

Cuarto volumen de la recopilación que bajo el sello Marvel Now! Deluxe se viene realizando del trabajo de Brian Michael Bendis en La nueva Patrulla-X y la verdad es que es complicado no disfrutar ante los dilemas que Bendis planteó a los chicos de la Patrulla-X y que mejoran exponencialmente habida cuenta del caos mental que afronta Jean Grey tras descubrir toda su vida del “futuro” y que le lleva a romper su relación con Scott, tontear con la Bestia, etc. Una situación realmente divertida (y tensa para los personajes) que se aprovecha del insuperable trabajo de Stuart Immonen capaz de narrar como en la televisión o el cine escenas como la que tenemos bajo estas líneas.

Por si eso fuera poco Kitty debe afrontar la decisión de la nueva Patrulla-X de irse con las tropas de Cíclope a la nueva Escuela Profesor Xavier, antigua sede del Proyector Arma X en su día, y de la que Bendis no saca todo el partido ya que no vemos a los chicos del pasado interactuar con los nuevos estudiantes de Cíclope, salvo con una recién rescatada X-23 que viene de pasar por el infierno que fue Avengers Arena y que congeniará rápidamente con el Scott Summers del pasado para mosqueo de una indecisa Jean Grey. Por cierto, para justificar este regreso ciertos ciborgs del pasado reaparecen liderados por el hijo de cierto reverendo al que conocimos en Dios ama, el Hombre mata.

Después la historia continua aunque toca contener el aliento para vivir el Juicio a Jean Grey que además sirve para que los Guardianes de la Galaxia, también bajo control de Bendis, vivan un cruce con la nueva Patrulla-X y se vean las caras con unos sh’iar que van un poco de subiditos y al que pronto les bajan los humos los nuevos poderes de una Jean Grey inocente de sus crímenes futuros (y que sirven de excusa como homenaje a la mejor aventura jamás escrita por el tándem Claremont/Byrne) por los que la quieren juzgar los shi’ar y que deben replegarse ante la combinación de la nueva Patrulla-X, los Guardianes de la Galaxia y los Saqueadores Estelares.

Como colofón al Juicio de Jean Grey Scott anuncia que se marcha con su padre, Corsario, con el que se ha reencontrado por pura casualidad. Esto rompe al equipo, pero tendremos que esperar al siguiente volumen.

Brian Michael Bendis podía hacer y deshacer lo que quisiera en Marvel, desde traer al presente a la Patrulla-X a convertir al Hombre de Hielo en gay, cualquier cosa, y la verdad es que la mayoría dan en el blanco porque no sólo es la propia acción de estas aventuras, sino las relaciones entre los personajes lo que le da la vida a la serie.

Aunque, siendo justos, es Stuart Immonen el que da vida a los personajes, el que refleja con precisión la narrativa y expresividad necesaria en los guiones de Bendis y que pocos, poquísimos, artistas, han sido capaces de ofrecer. Immonem es, sin duda, uno de los mejores dibujantes de superhéroes del mundo. En cuanto al trabajo de Sara Pichelli la verdad es que en la comparativa con Immonen… no sale tan bien parada, y es que la italiana es buena, pero no está a la altura del canadiense.

Y para redondear la edición contamos con un buen puñado de portadas extra y de bocetos de ambos artistas, un broche de oro a la edición.

En definitiva, esta Nueva Patrulla-X es realmente entretenida y divertida de leer, eso sí, no esperéis demasiada continuidad porque eso a Bendis le resbalaba un poco, pero aún así es 100 por 100 disfrutable.