Desde Batman: Año Uno en DC Comics han convertido en tradición el publicar “años uno” de sus personajes más punteros. Es una regla a la que ahora se ha sumado Green Arrow con el tomo que Planeta acaba de publicar.

 

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/comic/Planeta/greenarrowanouno.jpg” porque contiene errores.Green Arrow: Año uno      
Edición original: Green Arrow: Year One Nº 1 a 6 USA
Guión: Andy Diggle
Dibujo: Jock
Tinta: Jock
Color: Blanco y negro
Formato: Libro rústica, 144 págs.     
11,95 €
No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/3.gif” porque contiene errores.

Green Arrow es un personaje que ha pasado por diversos vaivenes, básicamente no deja de ser un trasunto entre Batman y Robin Hood. Un rico que se dedica a proteger a los débiles gracias a sus habilidades innatas perfeccionadas a lo largo de los años. En el caso de Green Arrow sus habilidades son el manejo del arco con maestría.

Pero… ¿qué le llevó a tomar el arco y ponerse la capucha verde? Esa es la pregunta a la que Andy Diggle y Jock responden en Green Arrow: Año Uno.

Aquí vemos como Oliver Queen es un joven playboy sin otro interés en la vida que no sea llevarse al límite con aventuras que ponen su vida en peligro. Es un hombre sin objetivos, viviendo una vida de oropel y lujo, pero sin contenido. Su guardaespaldas Hackett le organiza excursiones y, en este Año Uno, vemos como le ofrece una manera de ganar más dinero, ilegalmente, al llevarlo a un paraíso fiscal. Queen, aburrido y asqueado de su vida, insistirá en acompañarle en el viaje… y se verá involucrado en una aventura que cambiará su vida y despertará al héroe que lleva dentro tocando la fibra sensible del personaje.

Andy Diggle ha revisitado los orígenes de Green Arrow y, consciente de que había que imprimir más acción a éstos, le enfrenta a un cártel de la droga poderoso que ha esclavizado a los nativos de una lista para enriquecerse cultivando opio. Pero, después de mostrarnos a un despreciable Olivier Queen, le hará sufrir una ordalía para devolvernos a un revitalizado Green Arrow, enfocado y listo para afrontar su lucha contra el crimen y, especialmente, su dedicación social.

Es una pena ver que no se explotan mas las posibilidades del personaje y es que en este Año Uno se podría haber intentado engrandecer al personaje, pero Diggle se conforma con retocar y remozar el origen inicial sin aportar nada más. No dejo de pensar que es una oportunidad perdida.

Eso sí, gracias al dibujo de Jock (Los Perdedores) la miniserie de 6 números tiene el “halo” que se le suele exigir a este tipo de proyectos, goza de una presencia impactante con un trazo realista y una buena narrativa. Tanto es así que, para mi, lo más interesante del tomo es precisamente el dibujo de Jock, alejado de la plasticidad que se podría esperar y centrado en un realismo “sucio” que aporta más notas positivas que el guión de Diggle.

Sobre la edición de Planeta de Agostini poco habría que decir, un volumen muy bien editado de 6 números a buen precio y sin fallos apreciables. Ni más ni menos que lo que nos gusta exigirle a Planeta: calidad de edición.

En definitiva, Green Arrow: Año Uno es una miniserie entretenida, con un gran dibujo, que, sin embargo, podría haber sido más determinante en la parte argumental pero que se conforma con establecer un origen y dejar el resto en manos de posteriores guionistas.