linea_separadora

Años después, a medida que otros viajeros desafiaban el árido paisaje y a sus depredadores, yendo de una colonia polvorienta a otra, se dejaban escuchar historias sobre una mujer de gran fuerza, sabiduria y clarividencia. Las historias se convirtieron en una leyenda…

Aunque la monumental «Akira» veló el resto de su obra, Katsuhiro Otomo es responsable de otras joyas del manga que es obligado recordar. Una de ellas es «La leyenda de Madre Sarah«, una distopía que nos traslada a un mundo apocalíptico devastado por la guerra, una ambientación que es muy popular entre los autores japoneses después de la Segunda Guerra Mundial pero que en esta ocasión se escapa de los cánones argumentales más habituales del manga seinen y del género de la ciencia-ficción.
Creado por Katsuhiro Ōtomo, maestro mangaka, director cinematográfico y guionista, y dibujado por Takumi Nagayasu, con un estilo de dibujo que emula el de Ōtomo, «La leyenda de Madre Sarah» se publicó durante seis años, desde 1990 hasta 1996, en la revista «Young Magazine«, y se recopiló en volúmenes de la mano de Kōdansha. En castellano lo publició Norma Editorial.
El manga nos contaba como Sarah recorre un mundo desolado por una guerra nuclear en busca de sus tres hijos perdidos, Satoko, Tumori y Harato. El mundo de «La leyenda de Madre Sarah» había quedado dividido entre los Epoque y los Mother Earth, dos grandes grupos que proponían formas diferentes de recuperar el contaminado planeta Tierra para los humanos, y entre unos y otros, entre la miseria y la maldad, entre la esclavitud y la corrupción, la violencia y la injusticia, entre las bajezas de una humanidad desgradada a sus niveles más bajos, debe avanzar Sarah para encontrar a sus hijos.

linea_separadora