Brandon Sanderson es uno de los autores de fantasía más importantes del momento, y su obra comienza a publicarse extensamente en todo el mundo. Aquí tenéis la reseña de una obra menor, titulada “La Espada Infinita. El Despertar“, que contiene algunos de los elementos que lo han convertido en un autor tan destacado.

"La Espada Infinita. El Despertar" (Brandon Sanderson, Nova)La Espada Infinita. El Despertar
Brandon Sanderson
184 páginas
Ediciones B • Nova
Rústica con solapas
16 euros

Adiestrado desde su nacimiento en esgrima y comba- te, un joven caballero llamado Siris ha luchado ferozmente para poder enfrentarse al tiránico Rey Dios en un combate cara a cara. Esta es la misión que ha heredado de toda su estirpe y que se remonta a incontables generaciones, en un continuo esfuerzo por liberar a su pueblo de la esclavitud. Pero cuando finalmente pare- ce lograr su cometido, Siris se verá de pronto arrojado a un mundo mucho más peligroso, lleno de guerreros, ladrones, antiguos conflictos, peleas y alianzas cambiantes, entre mortales, inmortales y aspirantes a reyes. Sus ansias de libertad le llevarán a un viaje épico en busca de un ser –el único ser en el mundo– que podrá desentrañar los verdaderos secretos de Infinity Blade, la Espada Infinita.

Soy un gran fan de Brandon Sanderson, así que intento leer todo lo que publica y cuando Ediciones B anunció que publicaría La Espada Infinita. El Despertar, dentro de la Colección Nova me emocioné y adquirí la edición digital vía Amazon, tardé un par de días en ponerme con ella, pero lo cierto es que la devoré en una más que amena tarde y después, durante un par de días, la esencia del libro permaneció dando vueltas por mi cabeza, aunque, eso sí, me queda la impresión de que podría haber estado mucho mejor.

Me explico, el libro comienza con la llegada de un extraño a un pueblo que acaba de caer en manos de un funcionario corrupto que pretende aprovechar la muerte del Rey Dios (y ahí nos enteramos de que ha muerto) para crear su propio reino particular, pero un extraño, que porta la Espada Infinita lo impide, le echa del pueblo y anuncia su regreso tras cumplir con la misión de matar al Rey Dios… Bien, vale, mientras lo leía sospechaba que ese era el argumento del juego, pero como lector que se aproxima a un libro totalmente “virgen” de información me sentí arrojado al vacío. No hubiese estado de más que Sanderson se hubiese tomado algo más de tiempo para explicarnos qué había sucedido. Lo hace, sí, pero tan sucintamente que echas en falta mucha información (aunque sospecho que en el juego no debe haber mucha información más) que nos irá dosificando a lo largo del libro (que tampoco es muy extenso).

Estamos ante un Brandon Sanderson que trabaja a medio gas, es inevitable notarlo ya que no presta tanta atención al detalle como hace en sus otras obras, aunque su calidad literaria e imaginativa hace que con ese “medio gas” sea más que suficiente para atraparnos. La historia es bastante interesante y el libro, como ya he dicho, se devora en unas pocas horas, pero de haber desarrollado Sanderson más ampliamente la narración y la historia de este mundo… en fin, supongo que por contrato igual no le dejaban meter aún más historia (y no os engañéis, aún a medias Sanderson deja perlas muy interesantes) por aquello de no trastocar las líneas maestras del videojuego. Una pena porque me hubiese gustado muchísimo ver qué hubiese sido Sanderson si el proyecto hubiese sido completamente suyo.

Sobre la edición digital que adquirí os diré que cada vez siento menos reticencias ante los ebooks, soy un gran amante de los libros y las sensaciones que éstos me provocan (¡coño, si soy Diplomado en Biblioteconomía y Documentación!) pero no puedo negar que, con precios económicos, los libros digitales son el futuro, mal que nos pese. Esta edición es más que digna y mis ojos están muy agradecidos de haber leído la edición digital (diría que también mis muñecas, pero afortunadamente este no es un libro “destrozamuñecas”).

En definitiva, se lo recomiendo a los jugones, a los fans de Sanderson y a todo aquel que quiera pasar unas buenas horas de lectura.