Hace un año La Factoría de Ideas publicó un omnibus con las tres primeras novelas de “La Compañía Negra” y a continuación os ofrecemos la reseña de la primera de estas novelas, “La Primera Crónica“, en su edición anterior. La gran saga de fantasía oscura de Gleen Cook.

https://www.via-news.es/images/stories/libros/factoria/primera_cronica.jpgLA COMPAÑIA NEGRA: LA PRIMERA CRÓNICA
Glen Cook
Título original: The first chronicle
Traducción: Domingo Santos
Páginas: 293
Editorial: La Factoría de Ideas

“Antiguamente nuestra unidad constaba únicamente de soldados negros, de ahí nuestro nombre. La lenta deriva hacia el norte ha resultado no solo en la disminución de nuestro número, sino también en un cambio en nuestro aspecto. Un Ojo es el único hombre negro que queda hoy en día”.
“Somos la última de las Doce Auténticas Compañías. Hemos sobrevivido más de un siglo a las demás, pero temo que nos encontremos en nuestro ocaso. Siento que ésta puede ser la última misión. Una página de la historia está a punto de pasar, y una vez lo haga, las grandes hermandades guerreras quedarán destruidas y olvidadas”.
Pero el soldado estaba equivocado…

Lejos de princesas elfas, príncipes prometidos, grandes palacios y mundos de ensueño, Glen Cook ha preferido un acercamiento más terrenal: un grupo de mercenarios envueltos en toda serie de fregados, batallas, apuros y lances fantásticos para ganarse su honesto jornal teniendo como única herramienta el acero. Ellos serán nuestros ojos.

Tolkien y Howard han acuñado dos maneras incuestionables , e imitadas hasta el infinito, de escribir fantasía. Junto a ellos, únicamente dos nombres más han sobresalido por la personalidad de su producción en el mismo campo: Fritz Leiber y Glen Cook.

Hasta ahora las novelas de Cook se habían editado con notable éxito en catorce países, lo que hace más inexplicable todavía su ausencia del mercado de lengua castellana.

La saga de La Compañía Negra ha irrumpido en mi biblioteca con una fuerza demoledora. ¿Qué otra cosa se podía esperar de un grupo de cientos de experimentados mercenarios? Desde luego, discreción no. Han llegado y han conquistado la primera línea de mi mesita de noche, y han dejado claro al resto de libros que la ocupaban que no tienen intención de liberar el lugar hasta haberme narrado todas las aventuras que han venido a contar.

Matasanos, un Médico guerrero, escribe los Anales de La Compañía Negra, donde relata todas las misiones de esta orden de duros mercenarios a lo largo y ancho del mundo. Estos anales nos van a contar en este primer tomo cómo la Compañía es reclutada para tomar parte en la mayor de las guerras que debe librar el Imperio. La más poderosa hechicera, La Dama, debe hacer frente a los Rebeldes, que luchan por acabar con su tiranía. La guerra se libra en múltiples frentes repartidos por los cuatro costados del Imperio y la Compañía va a ser pieza clave en el desarrollo de los acontecimientos.

Batallas, escaramuzas, estrategias y traiciones, espadas y conjuros, violencia y magia. No falta ni un ingrediente en esta receta. El resultado es un suculento guiso del que no se desperdicia ni una cucharada.

Y es que además de ser una magnífica historia que engancha desde el primer capítulo, está contada con simpleza y naturalidad. Con el lenguaje llano y directo de quien lo narra, un médico guerrero, que demuestra su cultura y su tosquedad al mismo tiempo. Tampoco ahonda demasiado en los personajes, en su forma de ser, sus sentimientos y su interior, ya que al ingresar en la compañía tu pasado ya no importa y simplemente eres un hermano más. Gracias a esto la lectura se hace ágil y sin darte cuenta las páginas van pasando y pasando a toda velocidad.

El contrapunto a tanto elogio lo pone la poco cuidada labor de edición, que ha dejado toda la novela salpicada de faltas de ortografía, errores gramaticales y simples erratas que convierten unas palabras en otras y rompen el ritmo de la lectura, obligándote a detenerte, jurar en arameo, deducir qué te están queriendo decir, y posteriormente reanudar la marcha con cierta decepción. Desde luego esto no es algo que impida disfrutar al máximo con este libro, pero no deja de ser una grave falta y un punto negativo digno de mención.

Y si seguimos hablando de la labor de la editorial, lo mismo que decimos lo malo, hay que decir lo bueno. Y lo bueno es que aun tratándose de una encuadernación sencilla, las ilustraciones y el diseño añaden un gran atractivo al libro, con imágenes relacionadas con la historia que se halla en el interior.

En definitiva, un primer plato espectacular para el opíparo banquete que supone la saga completa. Acabas lleno a rebosar, pero desde luego, deseas empezar a engullir el segundo plato, así revientes.